TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Rentass / La paja en el ojo ajeno

[C:541830]

La paja en el ojo ajeno.
Por: Samuel Soto Bosques

Cuando Rigoberto estuvo listo y se disponía a salir al supermercado, su mujer, Marcela, lo detuvo sin asomo de amabilidad.

-¡Espera! ¡Quiero acompañarte!

El marido le aclara que el asunto puede ser atendido sin ninguna asistencia. Ella insiste, agregándole sal a gusto.
-¿Por qué no quieres que te acompañes? ¿Acaso temes que nos vean juntos?

Al cabo de un rato, el marido, que ha tenido que esperar con paciencia, comenta dirigiéndose a la Doña.

-¡Se nos ha hecho un poco tarde!

Marcela, ya en el auto, arrugando el entrecejo y con enormes ganas de golpear, riposta atropelladamente:

-¿Y por qué tanta prisa? ¿Tienes algún compromiso que no me has contado?

El hombre guarda silencio. Llegan al supermercado y completan la compra de acuerdo a la lista de necesidades. La señora ordena:

- Ve a hacer la fila para pagar, mientras busco algunas cositas que me faltan.

El hombre hace la fila detrás de otros tres clientes. Observa pagar al primero y pagar al segundo. Está registrando su compra el tercer cliente y Marcela no aparece. Rigoberto se impacienta. La voz chillona de la mujer de enfrente le hace olvidar momentáneamente a su esposa. La Mujer se dirige al tercer cliente, un hombre alto y maduro, al parecer su marido.

-Te dije que el azúcar era negra , la escogiste blanca! También te dije que el shampoo era Head & shoulder y traes esa mierda!

El hombre retira los artículos del mostrador y pide a la cajera que haga el cambio conforme al gusto de la señora.
En esos momentos aparece Marcela, que ha observado el drama desde la góndola más cercana. Se acerca a la caja registradora y levantando la voz dice con descaro:

-¡La verdad que hay hombres que toleran ciertas cosas!

Texto agregado el 14-05-2014, y leído por 242 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
31-05-2014 Jaja, es inevitable la risa, pues que bien conoces a las damas, hay que reconocer, somo algo extrañas, saludos. krisna22z
25-05-2014 Muy normal y cotidiano cuento peo narrado con excelente calidad. elpinero
24-05-2014 Me olvidé. Linda historia. Bien narrada. Clorinda
24-05-2014 Pero llegó a tiempo a la caja...¿Qué más quieren? Y la otra seguro que tenía razón...Los hombres eligen cualquier cosa con tal de salir afuera a fumar. Clorinda
17-05-2014 Bien narrado y bien expuesto, ángeles o demonios, no hay metereologos para tal asunto. sendero
15-05-2014 Que haríamos con ellas si no fueran tan necesarias. Mujeres , mujeres están por donde quiera que se manifieste la vida,, pariendo, amando llorando e insultando , son de variados gustos pero al final todas se parecen entre si, antes o después en algo coincidirán y, pensar que las amamos , un abrazo estimado Rentass, un buen relato para dejarnos lo fue tu intención, me alegraste la tarde ye hiciste pensar… rolandofa
15-05-2014 Un cuento muy ilustrativo, Samuel. Desafortunadamente no siempre tenemos a la mujer que merecemos y que nos valore. Saludos. maparo55
15-05-2014 gafer le dió al centro jajaja :) atanasio
15-05-2014 ¡Claro que yo soy quien lleva los pantalones en casa!...y yo mismo los lavo y los plancho.UN ABRAZO. GAFER
15-05-2014 Hahahh si una mujer es una molestia para ti déjala!! Pero entiendo el punto del cuento muy cierto. Andea
15-05-2014 Completamente de acuerdo. Increíble que haya hombres que no sepan que Head & Shoulders es el único que elimina la caspa. jajaja NeweN
15-05-2014 Gran viga la que tenía que soportar ese hombre... raulrojas
14-05-2014 Muy cierto y bien expresado. filiberto
14-05-2014 Es cierto, sobre todo a sus mujeres. elisatab
14-05-2014 Eso mismo: ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. hipsipila
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]