TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / dokini / El Gran Debut

[C:542456]

El Gran Debut

-Tengo algo importante para contarles. Sin preludios, se lanzó Martín.

Todos en el bar se sorprendieron, nunca lo habían visto tan exaltado.

Al extremo introvertido, un fiel concurrente a las reuniones de café, casi de incognito, ya que rara vez se le escuchaba su voz. Disfrutaba con las historias de sus amigos haciéndolas propias.

Seguía de pie, exultante, como reclamando la atención de la mesa.

-Sentate Tincho y larga el rollo.

Le saltaban los ojos de las órbitas al joven de 20 años que la vida parecía haberlo abandonado.

-¿Se acuerdan de la negra Raquel?.

Todos los concurrentes asintieron con sus cabezas.

-Bueno, por la tarde me la cruce en la calle y me saludó con una sonrisa de oreja a oreja. Siempre me ignoró, la muy guacha.

Raquel era la ligerita del barrio, de dudosa profesión y dispuesta a los favores masculinos, retribución mediante. Su debilidad eran las billeteras.

Precisamente ese no era el perfil de Martín, que se ganaba honrosamente la vida haciendo arreglos de plomería que solo le alcanzaban para pagar la pensión y la comida, siendo su única distracción las reuniones con sus amigos del café.

-No lo van a creer, me pidió si le podía soldar un caño del bajo mesada que estaba perdiendo. No lo dude, agarre mis herramientas y me fui a su casa.

Reparó con el profesionalismo que lo caracterizaba, atento a los movimientos de la dama, que curiosamente se internó en la bañera para tomar una ducha reparadora.

-Cuando le dije que ya había solucionado la pérdida, me pidió si quería probar las sales de baño.

Fue su iniciación en el sexo, condenado a una virginidad forzada por su galopante timidez. Raquel conocía su oficio a la perfección y lo redimió al instante.

-Muchachos, se me dio. Gritaba Martin

Todos en la mesa se levantaron a abrazarlo y felicitarlo. En medio del bullicio se escuchó la voz del Chino que le decía:

-¿Le cobraste por el arreglo?

-Para nada, con el tremendo regalo, me olvide de todo.

El Chino se acercó al Vasco y le susurró al oído.

-Esta Raquel no pierde la oportunidad, no solo se llevó el dinero que le juntamos para que el pibe debute, sino que también le salió gratis el arreglo. No pierde el tiempo la negra.

OTREBLA

Texto agregado el 28-05-2014, y leído por 109 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
28-05-2014 ¡Que vaina!Reparó un caño y tiró el dinero por el otro.Excelente cuento.UN ABRAZO. GAFER
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]