TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nayru / Frank O., el Tirador

[C:543402]

Frank O., El Tirador


Su nombre era Francesc Olletia, Frank-O para sus clientes, “el Tirador” para sus colegas de profesión. Le resultaba un interesante juego de palabras dado su oficio como sicario. Durante años fue considerado el más eficiente francotirador que se podía contratar. Por sus manos pasaron los hombres más inaccesibles, y a todos había dado muerte con precisión e impunidad; pues aunque los autómatas eran relativamente sencillos de adulterar, pudiendo programarles para matar, se necesitaba un equipo especial, y eran fácilmente localizables por las autoridades. Además, para algo tan visceral y propio de la raza humana como asesinar, lo ideal era un humano. Y él era el mejor.

Llevaba horas tendido en aquella loma desde la que tenía un control visual absoluto de El Lago. Conocía muy bien aquel paraje. Gobierno Central se ocupó de rehabilitarlo y se convirtió en uno de los pocos espacios naturales de los que se podía disfrutar en La Nación. Le resultaba extraño encontrarlo tan vacío y silencioso; pero a él le convenía aquella quietud.

Con la mirada fija en la pequeña alameda del norte, no paraba de preguntarse si hizo lo correcto al aceptar ese encargo. Su fama, su reputación, habían caído en picado desde que Lilian llegó a su vida. Los clientes habituales le reprochaban su falta de concentración, pues llegó incluso a retrasarse en sus trabajos, y los otros sicarios aprovechaban sus deslices para engordar sus bolsillos y hacer escarnio de su mal rendimiento. Pasó de ser un impávido francotirador al hazmerreír de la profesión.

El Dragunov SVD fue el arma elegida para la ocasión, con su mira telescópica y las adaptaciones técnicas necesarias, ya que esta vez era diferente: no debía matar a su objetivo. Vio cómo algo se movía entre el grupo de árboles, y apercibió la silueta de su víctima en el reflejo de las aguas cristalinas. Contuvo la respiración, no podía fallar. Predijo el siguiente movimiento. Apuntó. Disparó. En la otra orilla, cubierto con una finísima red, el cuerpo se desplomo, aturdido por la descarga recibida.

Frank O. se incorporó desentumeciendo las piernas y recogió sus pertenencias. Mientras descendía por la suave pendiente, se cuestionaba cómo podía saber Lilian que estaría allí. ¿En qué momento se había soltado de su mano? ¿Cómo se dejó convencer de aquello? Sea como fuere, estaba hecho. Allí, tirado sobre la hierba, un cuerpo pequeño e inerte le esperaba. Sin retirarle la red, por precaución, le envolvió con la manta que minutos antes le sirvió de camuflaje, anudó los extremos y lo colocó bajo su brazo. Pesaba aún menos de lo que parecía.

Caía el sol, sería fácil llegar a su hogar sin que nadie se percatase de su inusual carga, ya que, llegada la noche, sólo los incautos y algún que otro androide cortocircuitado se atrevían a pisar las calles. Esperaba no encontrarse a ningún conocido, porque, ¿qué dirían? Él, que había sido el mejor francotirador, que había asesinado a los más grandes, que había jurado que sólo mataría hombres… Sólo hombres… Y, en cambio… No podía negarle nada a su pequeña Lilian…

“- Papá, tenía todo este dinero en la hucha, quiero contratarte.
- ¿Qué…? Lili, no digas tonterías, no voy a matar a nadie para ti.
- No quiero que lo mates… Sólo que lo captures y me lo traigas. Te diré dónde puedes encontrarlo.”

Un duende. Su hija le había convencido para cazar el único duende salvaje que quedaba en La Nación. Él, un asesino, que había jurado que sólo mataría hombres…
 


Raquel Contreras.


*****


Cuento surgido del foro Desafío Creativo I. Dormitaba a la espera de ahondar en el personaje y la historia, pero un gran cuentero y amigo lo ha hecho por mí. Gracias, Kasi, por prolongar con Toro la vida de Frank y Lilian. Este cuento, este personaje, es tuyo.

Texto agregado el 17-06-2014, y leído por 121 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
22-06-2014 Sigo admirando la capacidad de mezclar los imposibles, los incompatibles, los vértices opuestos. Es surrealista, pero tratado con un cariz y un tono que sugiere mucha profundidad, mucha realidad. Un gran relato fantástico, pleno de inventiva. Ikalinen
18-06-2014 Excelente, muy buena la idea y el desarrollo del cuento. filiberto
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]