TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / CJVR / La chica de la curva

[C:545913]

-¡Vaya fiesta! ¿No Larry?
-Oh si amigo, la mejor que ha habido.
-¿Cuándo será la otra?
-Oye, calmado tigre. Tienes que aprender a ser paciente.
-De acuerdo… oye, ¿quién es esa chica?
-¿Cuál?
-Esa, la que pide un aventón con la mano.
Larry miró a su derecha. Una chica de blanco pedía un aventón con la mano. Larry detuvo el auto.
-Oye, este no es un lugar para que una chica como tú esté a esta hora –dijo Larry sonriendo. Era cerca de la medianoche. La chica no dijo nada.
-¿Quieres que te lleve?
La chica asintió con la cabeza.
-Entonces sube.
La chica subió en la parte trasera del auto. Siguieron con su marcha. Cuando llegaron a una curva Larry bajó la velocidad.
-¿Y por dónde vive señorita?
No hubo respuesta. Larry y su amigo miraron hacia atrás. No había nadie. Larry detuvo de un frenón el auto.
-Larry…
-¿Si?
-¿No habías recogido a una chica hace rato?
-Si.
-¿Entonces… dónde está?
-No lo se.
Larry y su amigo se llenaron de miedo. ¿Qué le había pasado a la chica de hace rato? Larry y su amigo temían que les volviera a pasar lo mismo pero tenían que volver a casa. Siguieron la marcha. Después de avanzar 100 metros hallaron a una chica de blanco pidiendo un aventón. Se tragaron la saliva que tenían en la boca y detuvieron el auto.
-¡Qué suerte! –dijo la chica-, ¡creí que no encontraría un aventón a esta hora
-Y hablando de aventones… ¿no te habíamos dado uno hace rato?
-No…
-De acuerdo… sube entonces.
LA chica subió al auto. Avanzaron. Al poco tiempo se acercaron a una curva.
-¿Y por dónde vives? –preguntó Larry.
-No muy lejos de aquí.
Pasaron la curva.
-Oye –dijo la chica-, creo que deberías darle un aventón a esa chica.
-¿A cuál?
-A esa –señaló a una chica de blanco con el pulgar levantado.
-Alto, ¿cómo es que puedes estar aquí y allá a la vez?
-No estoy aquí.
-Claro que si. Si no como explicas…
Larry y su amigo voltearon hacia atrás. No había nadie. Frenaron el auto. Terminó de detenerse cerca de la chica que pedía un aventón.
-Disculpen, ¿me pueden dar un aventón?
Larry y su amigo se miraron; luego miraron a la chica, quien sonreía y movía su mano.
-¿Y bien?
-¿Cómo lo hiciste?
-¿Hacer qué?
-Eso. Hace un momento estabas en el auto, y ahora estás aquí.
-¿En el auto? Si estuviera en el auto no estaría pidiendo un aventón.
-Pero yo… tú… el auto… ¡desapareciste!
-Bueno, si no me quieren dar un aventón solo díganmelo.
-No, no , perdona. Es solo que…
.-¿qué?
-Nada, mejor olvídalo. Sube al auto.
-Gracias.
La chica subió. Arrancaron de nuevo el auto. Luego de unos minutos llegaron a una curva.
-Oye Larry.
-¿Si?
-¿Qué no habíamos pasado ya esa curva?
-Creo que si.
-¿Y entonces cómo es que la volvemos a pasar?
-No lo se.
-Algo raro está pasando Larry.
Voltearon a ver hacia atrás. La chica aún estaba ahí.
-Bueno, al menos ella aún está aquí.
Su amigo asintió con la cabeza. Pasaron la curva.
-¡Cuidado! –gritó la chica.
-¿Con qué?
-¡Con ella!
Pusieron los ojos en la calle. Una chica de blanco cruzaba la calle. Se detuvo en medio de ella. Larry trató de frenar, pero iba con demasiada velocidad. La atropelló. La chica salió volando por encima del auto. Cuando se detuvo, Larry y su amigo bajaron del auto con unas linternas para hallar a la chica. Buscaron y buscaron, pero no la encontraron.
-No me gusta esto Larry.
Regresaron al auto.
-¿Su casa está cerca de señorita?
No hubo respuesta. Miraron hacia atrás. Se espantaron al ver que no había nadie. Se les erizó la piel.
-Ya no puedo con esto Larry.
-Yo tampoco.
-¿Qué vamos a hacer.
-Conducir.
-¿Qué?
-No podemos hacer nada más. Sube al auto.
Subieron con miedo, atemorizados de volver a ver a la chica y repetir la experiencia. Y sus temores se hicieron realidad cuando vieron a una chica pidiendo aventón vestida de blanco.
-¿Vas a detenerte?
-¿Qué? ¿Crees que estoy loco?
Pararon de largo y llegaron a una curva. Era la misma curva que habían pasado ya tres veces antes. Siguieron su marcha. Cinco veces volvieron a pasar la curva y cinco veces volvieron a ver a la chica.
-Es todo, ya me harté.
Larry detuvo el auto. Sacó una lata y se dispuso a salir.
-¿Qué vas a hacer
-A terminar con esto.
Larry salió del auto y puso la lata cerca de la curva. Regresó al auto.
-¿Por qué pusiste la lata?
-Para ver si todo esto es real.
Avanzaron y pasaron la curva. Pusieron sus ojos en la derecha. El corazón casi se les salía mirando, temiendo encontrar nuevamente a la chica. Pero no vieron a nadie. Se aproximaron a una curva. Esta vez, en ves de ir a la derecha iba a la izquierda. Sonrieron.
-¿Lo ves, qué te dije?
-Si, que suerte que soplo era nuestra imaginación. Oye, ¿ves a esa chica?
Larry miró a su derecha. Una chica de blanco pedía transporte. Se detuvieron.
-¿Necesita que la lleven?
-Claro.
La chica subió al auto. Siguieron la marcha. Se acercaron a una curva hacia la izquierda.
-¿Su casa está cerca?
-Si, pasando la curva.
-Bien.
Todo iba bien. Ya daban por sentado que todo lo que les había pasado era producto de su imaginación. Pero, ¿qué creen? El amigo de Larry notó algo extraño entrando en la curva.
-Larry…
-¿Si?
-¿Qué esa no es la lata que pusiste hace rato?
Larry miró a la derecha. Efectivamente esa era la misma lata que él había puesto hace rato. Volvió a mirar a la carretera. La curva ahora estaba a la derecha.
-¡Frena, frena!
-¡No puedo, los frenos no responden!
-¡Entonces gira, gira!
-¡No puedo, el volante se atoró!
El auto se precipitó al vació. Los chicos miraron hacia atrás. No había nadie. No pudieron hacer otra cosa más que solo gritar mientras caían al vacío. Hasta el día de hoy, nadie ha podido encontrar los cuerpos de Larry y de su amigo. La única pista que hallaron fue una lata cerca de una curva, donde una chica, años atrás, murió atropellada.

Texto agregado el 16-08-2014, y leído por 95 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
07-08-2015 Muy buena serbook
16-08-2014 hay una leyenda chilena sobre la mujer que describes en tu cuento.... buena historia, saludos! mineth
16-08-2014 Excelente. filiberto
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]