TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / siemprearena / Voy a conquistarte -Corregido-

[C:546073]


Voy a Conquistarte


Se sienten con el derecho o el deber- de tener muchas mujeres en su vida, algunas otras veces, simplemente, no hubo ninguna mujer real en ella, que les diera el afecto que necesitaron en su debido momento, en cada etapa de su crecimiento o formación, y son los resultados tan visibles en la actualidad, todos seguimos arrastrando un pasado el cual nos hizo existir, pero hay una pregunta que todos debemos hacernos, ¿vivimos realmente felices?
El hombre es realmente consciente, de su condición humana, y de las responsabilidades, que va adquiriendo, ¿en cada decisión que toma?

Conclusión
Algunos lo hacen porque su nombre realmente no les gusta, y se les vuelve costumbre cambiarse el nombre con cada mujer que conocen, así no son descubiertos en sus amoríos con las mujeres que conocen en un mismo lugar, y otros a pesar de que si les gusta su nombre, lo hacen exactamente por la misma razón, aconsejados por otros, a los cuales les funciona el truco. El caso es que les guste o no su nombre, muchos lo cambian cuando conocen una mujer y quieren experimentar sus talentos de conquistadores.

Y algunos otros lo hacen por falta de seguridad, en si mismos, pero estos son la minoría.
Porque aunque todos sin excepción son humanos y en algún momento de su vida, les llega la etapa de inseguridad o sumisión.

Me llegó la inquietud de escribir este mini ensayo, porque el primer novio que tuve, aconsejado por su hermano mayor y amigos, Me dijo llamarse Adalberto, y cuando terminó el noviazgo, y él andaba queriendo conquistar a una de mis mejores amigas, si no es que la mejor o única en esa etapa, le dijo llamarse Samuel ella me lo dijo, y también me dijo que a ella no le gustaba, que sólo como amigo. Y con eso, terminaron mis últimas esperanzas de recomenzar nuestro noviazgo.
El caso es que, no ha sido la única vez que eso ha sucedido en mi vida. Quizá sea una especie de karma.

Pero sigo concluyendo, motivos que los llevan a mentir sobre su nombre, o edad, es la sed de conquista, para algunos insaciable, y para otros la única forma de acercarse a la mujer que desea conquistar, por timidez o inseguridad que en este caso, son la misma cosa. En muchos casos son hombres casados o con un compromiso, ya sea novia, amante o simplemente les gusta mentir.

Porque a suele suceder que a veces hay rivalidades ancestrales, entre familias y se cambian el apellido sólo, o también el nombre, algunos lo hacen para conquistar a alguna prima lejana o cercana, o la hermana de su mejor amigo sin que este se entere.
Los casos varían según sus necesidades, de niños caprichosos y traumados. Aquí en lo traumados, llega mi segundo caso de hombre mentiroso en mi vida, él no puede vivir sin mentir, su trauma con el nombre comenzó con una mujer, una prostituta quizá, o simplemente una mujer acostumbrada a tratar mal a los hombres, me contó, que le preguntó su nombre y se lo dijo, pero en realidad, se lo dio con una variante, y que ella le respondió. Ni que sutano ni que tu chingada madre. No sé si ahí haya comenzado su profesión de conquistador mentiroso, usando su inteligencia, para cambiar de nombre, pero siempre los combinaba con una parte de sus nombres verdaderos, porque tiene tres. A mí me dijo que se llamaba Carlos, eso es lo que recuerdo, y él me asegura que me dijo que se llamaba Carlos Alberto. Pues en realidad, ninguno de esos es su nombre real, porque está registrado con otro nombre y ese es el nombre oficial el del registro civil. Agrego que fue mi último novio. Porque me casé con él, al estilo colonial primero Por la Iglesia y el civil nunca llegó, aunque si me lo propuso, cuando ya había decidido terminar nuestra relación de pareja y estábamos separados. Quería reconquistarme. Pero es todo un conquistador con otras, conmigo ya no funcionó, aún guardo el anillo que compró para sorprenderme, dijo sorprenderme porque así fue el teatro que me hizo, por consejo de un sacerdote. En una de mis manías locas que a veces tengo, se me ocurrió tomarlo pero le aclaré, te lo recibo porque me lo merezco, no porque acepte casarme contigo.
Quise venderlo o empeñarlo y me lo calaron, y resultó tener más cobre que oro. Lo sigo guardando porque sospecho quien se lo vendió. Ah por cierto, hace ya tres años que se casó al civil con su mejor amiga. Y vive muy feliz con la horma de su zapato, de ella, nada tengo que decir, mi compromiso y mi casamiento fue con él, no con ella. Pero siempre hay pero; y me lo guardo, Que sea su propia consciencia, la que hable en su contra o en su favor. Sólo me resta cerrar este capítulo, con mis mejores deseos, de que de verdad sean muy felices.


Ahora vamos con papelito habla.
Vienen los conquistadores del viejo mundo, y conquistan a nuestros ancestros, e instituyen una forma de vida distinta, a la que se vivía en Tenochtitlán. Y el predominio de la iglesia, en cuanto a las decisiones que se tomaban, era como el registro civil, los mandatarios de esta institución decidían, quienes podían recibir educación y quienes no, y que clase de educación. Obvias las causas de la lucha por la independencia

Bien aquí, hay una analogía entre nuestros varones mexicanos conquistadores
Al parecer decidieron aplicar, lo que aprendieron de los extranjeros y sus propios talentos naturales. Eso dio pie al nacimiento del México Actual. Y a la forma en que las mujeres somos conquistadas por los varones de nuestro país, buscando someternos a sus requerimientos amorosos. Así conquistan primero un regalo, ya sea en especie o en esencia, caen las mujeres y luego a servirles de sirvientas y a tener hijos.


Y acaso no fue eso lo que hicieron lo españoles y nuestros ancestros originarios de esta parte el planeta.
Lo que quiero que analicen, o piensen bien quienes lean este ensayo; es que no sólo tenemos ancestros en México, sino que también los tenemos en España y regados por todo el mundo, gracias a las conquistas e irresponsabilidades paternas y maternas aunque nos desprecien, quizá lo hagan por sentirse avergonzados de sus propios ancestros, o quizá porque se sienten superiores a los genes que fueron dejando regados, por toda la nueva España como le llamaron a Tenochtitlán, porque cuántos españoles no usaron y abusaron de mujeres indígenas, cuántas mujeres trabajaron como sirvientas, en las casas de los amos, y fueron teniendo hijos, a los que ellos mismos llamaron bastardos, el diccionario dice que significa un hijo fuera del matrimonio; sagrado en ese tiempo, pero se casan y prometen fidelidad ante la religión que vinieron a imponer. Y que ni ellos mismos respetaban. Porque la impusieron asesinando, invadiendo propiedades ajenas y codiciando lo que no es suyo. Como todo conquistador con engaños, fingimientos y falsedades. Muchos mexicanos llaman a España la madre patria, quizá lo sea para aquellos que sienten en su sangre la revoltura de genes vibrar intensamente. Pero para los que son puros de esta tierra, la madre patria son las culturas precolombinas, como son la azteca, zapoteca y una de las más antiguas la Olmeca, son los descendientes de estas culturas, quienes más sufren en este país ya que son los más relegados o marginados siendo ellos los verdaderos dueños de esta tierra.

Por mi sangre corre sangre contaminada de todas las revolturas genéticas que se hicieron durante el sometimiento de la conquista. Y además, eso me convierte en una hija bastarda de eso a lo que algunos llaman repitiendo como cotorros la madre patria refiriéndose a España. Y también soy una hija bastarda de mis padres, porque nunca se casaron por ninguna ley, excepto por la ley de sus necesidades. Yo como ya lo dije me casé al estilo de época colonial, porque primero estaba para mí. Ese miedo o fe ancestral de nosotros los hijos bastardos de las revolturas del viejo mundo Europa.

Ya me deshice de él, me costó mucho hacerlo. Pero lo he logrado. Pero ahora me cuestiono, en si mis hijos son realmente hijos legales, porque ya no es la iglesia católica o el alto clero, quienes deciden si somos hijos bastardos o legales. Ahora son las leyes civiles las que deciden. La legalidad de un hijo. Aún así yo amo a mis hijos aunque no hayan nacido dentro de un matrimonio legal. Claro que están registrados, con el apellido de su padre y el mío. Ambos asistimos al registro civil. Y me pregunto, si la conquistadora de mi ex registró a sus hijos con el apellido del padre, o si su conquistador en un acto de buena fe, los registró con su apellido. Me hago estas preguntas, porque se casaron por bienes mancomunados, y me preocupa realmente el futuro de mis hijos, ya que sus hijos son menores de edad. Y papelito habla.


Oh madre patria, madre desnaturalizada
¿Acaso porque te invade el concreto?
Y los aceros, los hijos bastardos
de tus conquistadores y conquistas
Pero me cuestiono ¿quién te conquistó a ti?

¿Quién te ha sometido?
¿Quién ha hecho de tu vientre un nido de canceres?
Ideológicos con graves tendencias superfluas
¿Quién te ha enseñado a conquistar?
¿Dónde están tus ancestros, dónde tu futuro?
¿Dónde están hundidas tus raíces puras?
Tus hijos te regresan lo que les diste
Y van en el reclamo de lo que les quitaste.

Texto agregado el 20-08-2014, y leído por 95 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]