TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / Aventuras de un dominguero ( de mi columna dominguera ), por Barrasus

[C:54613]

Hay episodios en la vida de uno que merece la pena contar, lo viví no hace mucho tiempo y me dejó enormemente impresionado pues lo impactante de la situación no era para menos.
Todo ocurrió un apacible domingo, amaneció apuntando a que iba a hacer un día espléndido por lo que decidimos tomar el coche y dirigirnos al norte de la provincia para visitar algunos pueblos de la sierra que aún nos quedaban por conocer. Íbamos despacio para disfrutar del bello paisaje de encinas y jaras que nos brindaban ambos lados de la carretera, el tráfico era muy escaso debido a que casi todos los domingueros tomaban la autopista para tardar menos en llegar a sus destinos, así que, mientras reíamos y canturreábamos las canciones veraniegas de la radio, decidimos pararnos para hacer una foto a un enorme toro bravo que pastaba cerca de la carretera y fue ahí cuando ocurrió lo inesperado...
Oímos a nuestras espaldas dos frenazos ensordecedores unidos a un olor a neumático quemado que hizo que se nos pusieran los pelos de punta y sin darnos tiempo a girarnos un estruendoso golpe nos llevó al suelo por una instintiva precaución. Dos enormes camiones habían chocado frontalmente, volcando tanto cabinas como remolques, en toda la zona se pisaba una sustancia oscura, de tonos marrones, que inundaba cien metros a la redonda. Lo primero que hice fue llamar a emergencias y enseguida intentar encontrar a los conductores, hecho que me resultó infructuoso.
A los pocos minutos se presentaron ambulancias y bomberos, una enorme grúa izó los camiones, todos temíamos lo peor, cuando una voz lejana llegó hasta nosotros : “ ¡ Vivos, están vivos ! ” ; corrimos como locos hasta ellos, con dificultad desde luego por el vertido de los camiones, un médico les hizó un reconocimiento de urgencia, el doctor se giró y con el rostro asombrado dio un diagnóstico público : “ Es increíble, no tienen ni una sola fractura, ni un rasguño, es algo milagroso...”, pero había algo extraño, los conductores de los camiones se quejaban a gritos, se agarraban las tripas y gemían de dolor mientras se revolcaban en el vertido, en ese momento me di la vuelta y lo comprendí todo, ya habían levantado los camiones, uno de ellos era un camión cisterna de”LECHES EL AMANECER”
y el otro un camión de “ CAFÉS LA MEXICANA “, los camioneros no tenían otra cosa que un empacho de café con leche. Mi mujer y yo decidimos continuar el viaje mientras nos reíamos de tal situación, mientras uno de los médicos llamaba al hospital para que preparasen todo lo necesario para tratar una sobredosis de cafeína.

Ahora estarán pensando que esto que les he contado es falso, ¡ pues claro que si !, lo que ocurre es hoy me dio la vena surrealista, a parte claro, de ser un mentiroso compulsivo, lo único cierto de este relato es que tengo mujer, por ahora...

Luis Barrasa Martínez ( Barrasus ), Sevilla 29 de agosto de 2004

Texto agregado el 29-08-2004, y leído por 193 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
28-01-2005 No importa que seas mentiroso y además surrealista. Voy a tomar mi café con leche. Felicitaciones y van mis 5 * jorval
08-09-2004 Huy huy huy... "por ahora", te van a descafeinar... jodío. Saludos. Nomecreona
29-08-2004 Jajajaja, pero si tu ya eres la leche!!!, nos faltaba tu vena mentirosa compulsiva para añadirle el café, jajajaja. Un besote dominguero. Airedevalencia
29-08-2004 jajaja! Buenísimo. Máximo islero
29-08-2004 Embustero, so embustero, que reir es lo primero. margarita-zamudio
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]