TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / dokini / Delitos Complejos

[C:546923]

Delitos complejos

Mi trabajo como vista en la aduana me permitió adquirir una gran habilidad en detectar pasajeros que intentaban maniobras en el ingreso o el egreso del país.

Una mirada me bastaba desbaratar el engaño. No se si era del todo bueno, solo les puedo asegurar que aquel al que señalaba permitía desbaratar sus maniobras. He llegado en los últimos tiempos a tener una efectividad del 100%. Fue asi que desfilaron ante mi, contrabandistas, narcotraficantes, ilegales.

Asombrados por mis dotes profesionales me ofrecieron colaborar en del departamento de policía, en la la división de delitos complejos de la Policía Federal. Mi función, básicamente la misma, detectar a individuos que ocultaban algo.

Llegué a tal perfección que podía prevenir un delito antes de que se produzca.

Si bien es cierto que nadie puede ser juzgado y condenado por algo que no ocurrió, pude determinar la intencionalidad del delincuente.

Debido a la infinidad de juicios que debí afrontar por querer condenar a inocentes, fruto de retrógradas leyes que solo se dedican a reprimir los delitos y no prevenirlos, opté por renunciar al trabajo y realizar tareas acorde a mi profesión en el ámbito privado.

Fue así que me dediqué a descubrir infidelidades antes de que se produzcan, y hasta creí que estaba haciendo un aporte inconmensurable a la sociedad.

Nada de seguimientos, cámaras espías o hackeos de teléfonos, twitter, Facebook y demás herramientas que utilizan los improvisados detectives de hojalata.

Una delgada línea separa la intención de la acción, curiosos límites impuestos entre el ocultamiento, la mentira o la falsedad.

Ya en mi nuevo coto de caza, la tarea era por demás sencilla, porque lo que está presente en estos comportamientos humanos es el ocultamiento, definido ya no como una mentira, sino por la omisión deliberada de decir cosas. Para las mentiras no es necesario ponerlas de manifiesto, se confiesan solas. Ya lo dice el refrán, la mentira tiene patas cortas.

Siempre fui un autodidacta y de inmediato adquirí esos elementos que me permitieron afrontar con éxito mi nueva tarea.

Guardé con excesivo celo mis técnicas aunque ahora que ya no estoy mas es esto, siento el deber de revelar mis secretos.

Quiero recalcar algo y es que mi función consistía en descubrir presuntos infieles, no a los infieles consumados.

El secreto de mi éxito era observar a las persona en su hábitat, por asi llamarlo, ya que la naturaleza dio sobradas pruebas del comportamiento de los animales a la hora de sus escarceos amatorios.

Fue fruto de estos divagues que logré detectar a los infieles, que pululan por las calles

Ahí comprendí que son los fieles los desdichados que luchan contra su naturaleza, reprimen sus instintos a contramano de sus impulsos, víctimas de las reglas de juego impuestas por una sociedad que intenta ordenar sus vidas.

Fue en aquel momento que pude reordenar mis ideas y pensamientos.

Hoy le di a mi vida el cambio que necesitaba, como traficante de armas, drogas y contrabando he logrado armar una organización con aquellos individuos dignos de mi confianza, que supe reclutar gracias a mi antigua profesión que me dio esos recursos.

Respecto a los infieles, les sigo teniendo una sana envidia.

OTREBLA


Texto agregado el 09-09-2014, y leído por 114 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
09-09-2014 jajaja buen giro final. Con ese instinto seguro que la organización durará mucho, detectarás a los sapos antes de que abran la boca... walas
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]