TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / FERMAT / MELLIZOS

[C:547854]



MELLIZOS


Los Mac Douglas eran una familia acomodada que vivía en una agradable mansión en una pequeña ciudad de Carolina del Sur en EEUU.

Y que como todo el mundo sabe se trata de una región con altísima conflictividad por razones de tipo racista.

Conflictividad de la que siempre habían sabido mantenerse al margen, era una familia con clarísimas ideas en relación a la igualdad de todos los individuos y razas y en todas las ocasiones necesarias habían condenado los excesos a los que a veces habían llegado ambas comunidades, tenían tantos amigos blancos como negros y relaciones, sin distinción con familias de las dos razas.

John el marido trabajaba como profesor en un colegio liberal que no establecía ninguna diferenciación con los alumnos en relación a su color y Mary, su mujer en un gabinete de abogados especializado en la defensa de los trabajadores, por supuesto de ambas comunidades.

Eran felices y solo les faltaba desde hacia años algo para serlo mas, tener un hijo que ansiaban fervientemente.

Pero por fortuna para ellos, cuando comienza esta historia están de camino hacia la consulta del Dr Jones el ginecólogo de Mary, que va a realizarle una primera ecografía al haber llegado Mary al quinto mes de su embarazo.





La felicidad que se reflejaba en sus caras solo estaba matizada por el normal nerviosismo que se produce en estas situaciones, nerviosismo que se elevo en ambos hasta altísimas cotas cuando el doctor que acababa de empezar la exploración dijo.

“Vaya, vaya, vaya“ y se callo.

Tanto Mary como John se miraron angustiados y fue Mary la que por fin y con un hilo de voz dijo.

“¿Qué pasa, algo va mal, que ocurre por favor?”

“Pues vaya, vaya, vaya” repitió el doctor y continuo

“Tranquila, solo pasa que vais a tener dos niños en vez de uno, esta clarísimo y los dos serán varones, mirad, mirad”

Y miraron entusiasmados cambiando sus caras, que se llenaron con dos amplias sonrisas, quedaron encantados y les pareció el mejor regalo que la vida les podía dar.

Toda su familia estaba muy exaltada con la inesperada noticia y se pusieron afanosos a preparar los cambios en ropa y habitación necesarios al ser dos niñitos los que vendrían en vez de uno.

El tiempo se le hizo a John cortísimo y a Mary no tanto, pero al fin llego el día.

Fue un parto sencillo y sin complicaciones, en el que los Mac Douglas tuvieron dos preciosos niños de poco mas de tres kilos, sanos y vigorosos, lo único que uno era blanco, muy blanco y muy rubio y el otro negro, pero que muy negro.






Lógicamente John paso casi de inmediato de un sentimiento de alegría a otro de sorpresa, que fue cambiándose a disgusto y finalmente a duda.

Pero John era un hombre extremadamente bueno, muy equilibrado e incapaz de pensar mal de nadie y menos de su mujer, por lo que actúo desde el principio como si todo fuera normal, siguió tranquilo, esperando poder hablar con el doctor para conocer las razones del porque de las diferencias tan notables entre sus dos hijos.

Mary tampoco dijo nada y se comporto como si la cosa fuera lo más normal del mundo.

Esa misma tarde John abordo al doctor esperando que le explicara como podía haber sucedido un hecho así.

El bondadoso doctor Jones, que era muy amigo de la familia a la que asistía desde hace años y por la que sentía un gran cariño, se esforzó en darle una serie de justificaciones de tipo medico que le tranquilizara, razones que John entendió solo a medias.

“En algunas ocasiones” le dijo

“En los genes y por causas que desconocemos, se produce una transformación que permite recuperar estados que han estado durmientes durante muchas generaciones procedentes de algún antepasado negro tuyo o de tu mujer y que han aflorado en este momento”

Y añadió






“John, el estudio de la genética tiene aun para la medicina muchos misterios y sin saber bien porque, a veces se producen estas regresiones por combinaciones de cromosomas inestables relacionados con el color de la piel”

“No le des vueltas al asunto” finalizo

Y John lo acepto y el doctor Jones respiro aliviado

Y Mary no comento nunca nada sobre la evidente realidad y también respiro aliviada.

Y las familias lo mismo y no se comento nunca mas el tema y también los amigos se comportaron siempre como si el asunto fuera lo mas normal del mundo.

Y fue pasando el tiempo y los dos niños crecieron y siguieron creciendo, felices y alegres, uno cada vez más blanco y con un precioso y largo pelo rubio y el otro cada vez más negro y ensortijada cabeza.

Mikel el rubito cada vez era más parecido a su padre y George el negrito cada vez se parecía mas a T….., pero bueno eso no es importante para esta historia.

Todo estaba yendo bastante normal, se iban definiendo sus caracteres, ambos iban conociendo y tomado el pulso a la sociedad que les había tocado vivir y conociendo la disparidad de pensamiento de los habitantes de la misma, siempre relacionados con las dos razas que convivían en la ciudad.









Pero a los catorce años mas o menos, sus sentimientos, aficiones y forma de entender la vida estaban clarísimamente diferenciadas entre ambos.

Mikel el blanco cada vez tenía más afinidad con la comunidad de color.

.- Le encantaba los espirituales negros

.- Estaba siempre oyendo música de Yazz

.- Componía canciones de raperos que cantaba con sus amigos negros en las calles de su barrio.

.- Le gustaba mucho la comida de ascendencia criolla

.- Adoraba a los jugadores de baloncesto negros, ya que los consideraba muy superiores a los blancos.

.- Y salía con una compañera de colegio de color


George el negro, por el contrario a su hermano, cada vez se quejaba más del comportamiento de las comunidades negras.

- Se pasaba el día oyendo música de rock, sobre todo de los años 60

- El Hockey era su deporte favorito y pensaba que era un deporte al que difícilmente llegaban los negros porque se necesitaba una astucia de la que ellos carecían.






- Amaba las hamburguesas al estilo Texas y los pasteles de manzana según las viejas recetas irlandesas.

- Sus sentimientos no eran claramente racistas pero si establecía claras diferencias entre razas.

- Incluso a veces justificaba algunas actuaciones reflejadas en la historia del KuKusKlan

- Y tenía una novia blanca y pecosilla.

Estas y otras evoluciones de sus caracteres se fueron acentuando y profundizando cada vez mas, hasta el extremo que empezaron a ser insoportables para sus equilibrados padres y que les llevo a la evidencia de que tenían un hijo blanco que le hubiera gustado ser negro y otro negro que querría ser blanco.

Era un verdadero disparate que se veían incapaces de resolver por si solos, razón por la que acudieron a un siquiatra conocido para tratar de ver si había forma de conseguir que los comportamiento de cada uno de sus hijos se adaptara a su físico.

Pero no les resolvió nada ni él ni otros muchos especialistas con lo que trataron, estaban desolados y desesperanzados, hasta que un amigo les hablo de un famosos neurólogo que quizá les podría aportar alguna solución por otra vía distinta a la siquiátrica.

El neurólogo después de estudiar concienzudamente el caso no tardo en sugerirles la posibilidad de realizar un doble trasplante cerebral, cambiándoles los cerebros de tal forma que estuvieran en consonancia con sus cuerpos, las intervenciones no estaban exentas de riesgo pero el doctor les aseguro que el resultado podía ser espectacular dada la igualdad de sus organismos y bagaje cultural común.




No exentos de miedo, John y Mary hablaron con sus hijos de la operación, que fue aceptada por ambos casi de inmediato, pidiéndoles entusiasmados que se realizara en el menor tiempo posible.

En ese momento ya tenían 16 años y viendo que la vida de sus hijos se estaba convirtiendo en un infierno, dieron su aceptación a la compleja intervención.

Operación que se realizo con un total éxito, por lo que a partir de ese momento tanto Mikel como George tuvieron cada uno el cerebro del otro que tendría ideas buenas o malas, esa era otra cuestión, pero que era ahora coherente con el color de su piel.

En la actualidad tienen 32 años.

George el negro, vive en New York, es líder de un movimiento reivindicativo de liberación de la población de color, esta casado con una americana de ascendencia nigeriana y toca el saxofón en una banda de yazz en Harlen. Y es feliz.

Y Mikel, que se quedo a vivir en su ciudad de origen, es profesor de filosofía en una escuela elitista solo para blancos, su mujer es sueca, blanquísima y pelirroja y tiene dos niñas igual de pelirrojas, juega todos los sábados al hockey con sus antiguos compañeros blancos de universidad. Y es feliz.

Y John el buenazo y Mary también son felices y no tuvieron mas hijos ni blancos ni negros.


Fernando Mateo
Octubre 2014

Texto agregado el 06-10-2014, y leído por 198 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
10-10-2014 Me he reído mucho con la historia tan inverosímil, pero a la vez, tan reflexiva. No creo que nada de esto suceda en la vida real, pero como lección es muy buena. Lo de los trasplantes fue genial, y lo de las disputas y gustos entre los mellizos, muy original. La disfruté. Un abrazo. SOFIAMA
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]