TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / abigail78 / Noche de luciérnagas

[C:549353]

Cada minuto parece una hora. La noche se hace más larga y no amenace. La mujer sigue ahí, parada frete a la cama sin quitarme sus ojos. Los ojos son como lumbre que me acaloran el cuerpo. Yo sigo sentada y rezo un rosario o medio lo intento. Meto los dedos gordos a mis oídos y son como clavos que martilleo con espanto cuando la escucho llamarme. Mis pies bailan, se mecen en el silencio y los dedos apenas y arañan el piso.
En mala hora me comprometí a cuidar esta casa. Dije sí porque mi mamá y mi hija se fueron al Santuario de las Luciérnagas, allá por Nanacamilpa. Vino Beatriz, mi sobrina, y se las llevó. Yo no quise ir, según por no dejar sola la casa y viene este Dimas Cárdenas, enterado y nada pendejo, y aprovecha el viaje de ellas para decirme: “Al rato vengo para hacerle compañía y nos calentemos juntos los pies.” Pinches hombres, no la pueden ver a una sin marido porque ya están haciendo fila. Entonces, para despistar a los encajosos o bien intencionados, una tiene que darse sus mañas. Por eso acepté cuidar la casa de don Joaquín Perdomo. En cuanto comenzó anochecer, agarré camino. Me fui como rumbo a la carretera y me desvié en la vereda que baja a la barranca para no pasar por la plaza y dar señal de mi paradero a Dimas o al que se apunte. Al pasar por debajo de unos fresnos cargados de pepetilla, presentí el mal aire, y no traía ni la rama de ruda o de albahaca. Más me interesaba salir huyendo de cualquier interesado en dormirme a la mala que olvidé mis hierbas para limpiarme el alma. Ya debería estar acostumbrada a estos espantos, se acercan a mí de repente y sin aviso. A veces deambulan de día, pero las más de noche. Se me cruzan en el camino de sopetón y me tientan la piel con su aliento frió. Gracias a Dios de eso no pasan. Pero no pude evitar sentirlos y en ese momento, estaban allí, colgando del fresno, moviendo con sus angustias las ramas. Me hice que no los vi aunque me llamaban. Nunca les hago caso y se van arriendo sus penas a sepa dónde.
Pero con esta mujer no siento frío, es un calor que me ahoga y me hace brotar sudor por todo el cuerpo, como si estuviera metida en un temazcal con todo y ropa. Me figuro ha de ser la difunta mujer de Don Joaquín. Mi mamá cuenta que a la finada le gustaba practicar la brujería, ganaba harto dinero y por eso construyó casa de dos pisos con pura piedra de cantera. Tenía clientes poderosos y aunque no se hicieron presentes en el rosario, ni mucho menos en el cementerio, si mandaron sus buenas limosnas y coronas y docenas de rosas blancas.
No aguanto su mirada. Apenas y se da cuenta que parpadeo, comienza a hablarme. Está empecinada en decirme algo. No le pongo atención. En dos horas más va a amanecer y sus ojos serán como dos luciérnagas que perderán su luz con la del sol.
Los rayos del día comienzan a iluminar el cuarto. Los ojos se me cierran, el sueño me desmaya y parpadeo unos minutos. Los ladridos de los perros me despiertan, es de día. Me asomo a la ventana y espío el porqué de la bravata de los perros. Descubro a Dimas Cárdenas con otros dos tipos brincándose la barda. Corro a la puerta y cierro con doble pasador. Detrás de mí, escucho una voz que me pregunta: “¿Cuándo despiertas en qué piensas?” Me encojo y entre mis piernas aprieto la cabeza y murmuro: seguro me seco de miedo, pero aquí adentro.


Texto agregado el 25-11-2014, y leído por 468 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
13-02-2015 Es un cuento que emparienta lo real con lo imaginario. Pienso en tu desvelo, en los susurros de esa mujer de ultratumba, contrastado con las voces enérgicas de los galancetes. Me gustó mucho la narración y te dejo estrellas reales y no esotéricas. guidos
04-12-2014 Narras muy bien,tu cuento nos lleva hasta el final esperando el desenlace,y en verdad lo terminas perfecto***** Un abrazo Victoria 6236013
26-11-2014 Me quedé de una pieza. Es un cuento excepcionalmente bueno en verdad. Gatocteles
26-11-2014 Tienes un gran talento como narradora.Me gustó tu relato.UN ABRAZO desde Medellín-Colombia. GAFER
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]