TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / FERMAT / La familia Martinez

[C:549436]



LA FAMILIA MARTINEZ


Los Martinez eran una típica familia de la clase media, Luis el padre trabajaba en la Administración, Encarnación su mujer se ocupaba de las labores de casa y Luisito el pequeño estaba aun en edad escolar.

Vivian en un sexto piso en una casa de un barrio modesto de la periferia y tenían una vida que definiríamos como tranquila, no se podían permitir lujos, pero tampoco les faltaba lo fundamental, su existencia era relativamente cómoda y dentro de lo que podríamos definir como normal.

Aparentemente el matrimonio era feliz, no solían discutir y siempre estaban básicamente de acuerdo en todas las decisiones domesticas y de la vida, otra cosa distinta era el niño, Luisito se quejaba a su madre continuamente, pero por unos motivos muy distintos de los típicos de otros niños de su edad, a sus seis años no era feliz con la forma en que su familia tenia montada la vida que él no podía entender, por lo que raro era el día que no se acercaba a su madre con la misma pregunta.

“Mama estoy muy cansado de estar siempre en casa y de que solo salgamos a la calle los domingos, ¿Por qué no salimos entre semana nunca?

Y su madre siempre le contestaba lo mismo.

“Luisito, nosotros vivimos así, durante la semana estamos en casa, papa se va a trabajar, yo cocino y atiendo la casa, ya sabes la comida, la lavadora y esas cosas y tu haces las tareas del cole, no esta tan mal”

Pero Luisto no lo aceptaba.

“Pero, pero….otros niños salen todos los días y nosotros solo los domingos, yo veo que la gente no esta siempre en casa entre semana”

“Venga anda Luisito, ponte a jugar y no insistas”, acababa siempre su madre.



El niño lo aceptaba, no le quedaba otro remedio, pero se sentía muy confuso y frustrado con la organización de su casa.

Frustración que con el tiempo, fue aumentando cuando además empezó a darse cuenta, de que los domingos no eran solo los días que salían, sino que además era los únicos días en que les ocurrían cosas, cosas que a veces le parecían rarísimas y que nunca pasaban entre semana.

Y a pesar de que sabía por experiencia, que su madre no le iba aclarar gran cosa, volvió de nuevo a la carga con este otro tema que sumado al anterior, le producían aun mas desasosiego.

“Mama, porque todos los domingos nos pasan siempre cosas, el domingo pasado se rompió el coche y como estaba lloviendo, nos mojamos mucho y yo oía que la gente se reía de lo empapados que quedamos, el anterior domingo, se te quemo la comida y la casa se lleno de humo y también oí muchas risas, otro domingo fue el día en que papa se dio en un dedo con el martillo, se cayo de la escalera y se rompió la mesa y también oí carcajadas, mama porque esto es así, yo de mayor no voy a dejar que nadie se ria de nosotros y saldré a la calle todos los días”

Encarnación no contesto esta vez y dejo caer unas copiosas y silenciosas lágrimas sobre su blusa, ¿como podía explicar a su hijito la realidad ?.

“Que el nunca seria mayor, que seguirían saliendo solo los domingos y que era mejor que la gente se riera, porque si algún día no les hicieran gracia sus desventuras, dejarían también de salir y vivir los domingos, porque todos ellos eran personajes de una viñeta que solo se publicaba en el suplemento de un periódico los fines de semana, la verdad era demasiado dolorosa para Luisito.”



Fernando Mateo
Noviembre 2014

Texto agregado el 28-11-2014, y leído por 328 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
28-11-2014 Sorpresivo final.Un Abrazo. gafer
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]