TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / flyinghands / Nota después del sueño

[C:551001]

Nota después de dormir

Desconcierto cuando desperté muy temprano, la mañana no era joven pero tampoco era vieja, casi tarde, más bien sentí el aroma del vino de su piel.

Mi mente había jugado conmigo, tan sucio era su truco, tan bellas cosas vi, entre ellas, tú. Con la copa en mano del más añejo de los vinos, tomaba en un campo, una finca que contemplaba el calor de la puesta, el final del sol. Pensaba en los días que ya habían terminado: en todo ese tiempo que andaba esperando desde joven, esos años que encerré en palabras que no dije; estaba solo emborrachándome en un santuario campestre, cuando de pronto una mano suave y larga se posó en mi hombro. "¿Recuerdas?" preguntó ella, "Siempre" dije yo.

En estado etílico desperté en un edificio que no identifiqué, los años se habían ido de mi piel y me vi confundido por lo que había presenciado. El ambiente era el mismo, el atardecer con el caer de las hojas y el sol haciendo del paisaje un paraíso naranja y placentero. Estaba sentado en el suelo, arrecostado a la pared viendo todo pasar, ensimismado pensando en ella, en la que llevo pensando años.

Sí señores, se apareció en medio de tanta gente, la recordaba de mi altura, y para entonces estaba un poco más bajita que yo. Seguía bella como la recordaba, como aquel día que usó ese vestido que la adornaba como nunca, que perfeccionaba más mi poesía de joven, una belleza mental única.

Una conversación ferviente como en los viejos tiempos, un divertido tiempo, unos meses pasaron entre palabra y palabra, una sonrisa nos adornaba, una caricia nos consagraba, y un corazón se nos fue formando entre los dedos, dedos que se cruzaron en un parque al que siempre iba para leer, en un parque donde iba a visitarme. Ella era mi única compañía.

Jueves 11 de diciembre del 2014, sueño relativo a la fecha citada.

La quiero tanto en su forma de mujer, la quiero tanto en las nubes que mis sábanas crearon, vimos el mundo de dos, el mundo en las manos unidas que vagaban por toda la ciudad, nuestro corazón formado por dos puños, son el mejor sueño que tuve. La mañana era joven y debía continuar, el efebo tenía el rostro devastado y ojeras de sábado, debería continuar caminando solo, con mis libros y con mis quimeras.

Si llegas a leer esto, fue lo que te comenté. Nos vemos pronto.

Texto agregado el 12-01-2015, y leído por 129 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]