TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / guidos / La señora María

[C:551653]






Hace poco conocí a la señora María, dueña de una historia de esfuerzo. Día a día aparece con su carrito, sus escobas y sus perros. Barre el frontis de las casas y pide un simple estipendio por su trabajo. La doña ya tiene sus años, o bien han sido el sol, el frío, carencias o las penas las que le han esculpido tenebrosos surcos en su rostro.

Pues bien, nuestra señora María se pasea cotidianamente por las calles ofreciendo sus servicios o cobrando, cuando es el caso. Ella, al parecer, es soltera, no se sabe de hijos y vive en un sucucho que le ofrece el club Palestino para que tenga un lugar en donde pueda descansar ella y sus perros, que la siguen para donde ella vaya. Uno nunca se pregunta cuáles serán los sueños de la señora María o cuáles sus pesadillas. Es dueña de su tiempo, de la calle y de las aceras repletas de hojas, de pronto, reprende a uno de sus canes, luego sonríe al ver al animal con cara de compungido, barre que te barre, risas y maldiciones, esa es su rutina. Pero, ¿y en las noches? ¿se dormirá profundamente, sin querer ya pensar en nada, anestesiando el recuerdo y las añoranzas? ¿O unas lágrimas fugitivas se harán cauce en su rostro para denotar alguna esperanza marchita?

El otro día se dirigió a mí, mientras descansaba sentada en la cuneta:
-Mire usted como están apareciendo las tencas.
Miré al cielo en forma refleja y vi que volaban varios pajaritos. No conozco nada de ellos y soy incapaz de distinguir un chincol de una catita, menos podría reconocer a una tenca. Por lo que asentí, para no quedar en vergüenza.
-Debe ser por el clima ¿no?
-Posiblemente- le respondí tal si fuera un experto en ornitología.
-O a lo mejor tuvieron que venirse para acá porque les han echado abajo los árboles en donde tienen sus nidos- argumentó la doña, respondiéndose a sí misma que esa debía ser la causa.
-La gente está destruyendo la naturaleza y el hábitat de tantas criaturas- asentí.
-¿Le gustan los pájaros a usted, caballero?
-Me encantan pero no sé mucho de ellos.
-No importa, respételos, quiéralos, ellos también son creaturitas de dios. ¡Está tan malo el hombre!

Toda esta breve conversación me dio más pistas de la señora María. Posiblemente emigró hace una punta de años a Santiago en busca de nuevas expectativas, pero esta capital hostil, se las mezquinó, tal vez fue empleada en una casa, acaso, trabajó en las ferias libres y ahora, que ya está vieja, buscó una ocupación como la que tiene, sin patrones, sin horarios, sólo limpiando las veredas y recibiendo unas pocas monedas, las suficientes para comer ella y sus quiltros.

Me quedé pensando en sus palabras: “están apareciendo las tencas” y medito sobre eso. Esos pobres pajaritos, al igual que la señora María, volarán de rama en rama y de árbol en árbol, buscando un hogar parecido al que dejaron. Y quizás en eso se les pase su existencia, buscando y buscando, por simple instinto. Acaso, igual como lo hace hasta ahora, la señora María.












Texto agregado el 30-01-2015, y leído por 215 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
09-03-2015 Hermosa narración amigo, todo un personaje doña María, digna en su pobreza y sabia en sus apreciaciones. Carmen-Valdes
11-02-2015 Muy amena y pintorezca la imagen de esta Señora Maria, recuerdo cuando era niña y visitabamos de vacaciones Chih Mexico, veia muchas de estas mujeres con sus historias que cautivaban a mi madre, pude ver eso porque yo la acompañaba. 5* bishujoo
10-02-2015 Estupenda analogia entre las aves y María... y la vida. Tus textos llevan un sello inconfundible de sensibilidad en lo cotidiano. Cinco aullidos volando yar
05-02-2015 Perdon, quise decir amigo. jaeltete
05-02-2015 Que linda historia amiga, emociona, por su soledad y la ternura que despierta el personaje.Ella y sus perros, los pajaros y su filosofia de vida. jaeltete
04-02-2015 Lindo texto. Dibujaste a trazos la vida y la lucha por supervivir. María es una luchadora de todos los días, igual que los pájaron que todos los días bajan para buscar su alimento. Sos muy reflexivo en tus narraciones. biyu
31-01-2015 Conmovedora y hermosa tu historia. Sí, creo Guidos, que la vida de la señora María pudiera ser tan similar a la de esos pájaros que trata de proteger; y de seguro, en las noches, ella y los pájaros se anestesian de recuerdos y añoranzas. Me encantó y la disfruté. Gracias, un abrazo refuerte que te duelan los huesos. SOFIAMA
31-01-2015 Hermoso contenido. Es conmovedor. Felicitaciones. 5* dfabro
31-01-2015 buen relato, de seguro la señora Maria, tiene muchas cosas que decir, y las dice en pocas palabras. siemprearena
31-01-2015 Bella historia. Nunca dejamos de sentirnos conmovidos por estos personajes que también son humanos y sufren también el caos de las ciudades, pero mas trágica es su existencia y sin embargo son sensibles ante la naturaleza y comparten su dolor con algo de locura. Saludos Lgerprezmar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]