TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / NINI / ¿AMOR O PRINCIPIOS?

[C:551740]

¿AMOR O PRINCIPIOS?

El cargo no lo hizo cambiar su forma de pensar y actuar en la vida. Sus principios y cualidades morales estaban por encima de la vanidad de los hombres. Su mentalidad, formada para servir, traspasaba la línea del deber y responsabilidades; su amor por el prójimo era la evasiva a todos encuentros fuera de sus compromisos.

Marcial Santa María, había sido galardonado con el premio a la excelencia académica al cursar el bachillerato en su provincia de origen. Luego, al graduarse en «Alta Gerencia» en la Universidad del estado, recibió el galardón más alto de ése centro académico y, posteriormente en su dilatada carrera; obtuvo innumerables reconocimientos que lo acreditaban como un profesional digno de su investidura. Al ejercer su profesión siempre lo hizo con desprendimiento, sin tomar en cuenta lo pecuniario y mucho menos el tiempo asignado al ejercicio de sus funciones dentro de la empresa.

Por su cabeza nunca pasó que la vida le jugaría una mala pasada. Su hija de quince años enfermó. Al principio se creyó que era algo peculiar; pero que pasa, con el paso de los meses y años, el aspecto físico de la joven se fue degradando, por lo que, se le hicieron exámenes más profundo, arrojando dichos estudios, la terrible enfermedad «Leucemia»

Era el momento cuando él necesitaba una recompensa por sus servicios prestados - más de treinta años ininterrumpidos sirviéndole a la sociedad - apegado a los principios, normas, éticas morales, sin recibir nada a cambio, sólo el salario de un estado decadente, inmerso en el peor de los atrasos y sin un seguro médico para costear los gastos de internamiento de su hija.

Tocó puertas y todas se le cerraron. La terrible enfermedad de su hija avanzaba. Su aspecto psicológico dejaba mucho que decir, así como sus ojos y todo su cuerpo se fueron achicando, perdiendo la belleza armónica de una chica quinceañera, en la flor de su vida.

Cundió la desesperación en la familia. Con urgencia había que sacarla del país, si se quería contar con ella. ¿Dónde encontraría el dinero? Importante interrogante. Por su mente nunca había cruzado la trágica idea de asaltar un banco. Leía a diario en la prensa estos hechos; pero nunca pensó que la vida lo arrastraría a tales pensamientos. Era la puerta por donde encontraba relajar un poco su mente, llegando a convertirse en una terrible pesadilla que no lo dejaba comer ni dormir. Hasta llegó a planear una noche, cómo llevaría a cabo el asalto al banco.

En estos aprestos estaba esa noche, cuando escuchó ligeros toques en la puerta. ¿Quién será? Abrió. Pudo ver en la obscuridad un hombre vestido de negro, cubierto su rostro con una capucha blanca. En su mano sostenía una bolsa, que le entregó diciendo. « Ahí tienes dinero suficiente para que intente salvar a tu hija de la muerte»

Esa voz la conocía. La había escuchado antes. ¿Dónde? No lo sabía. «Eh…uf..noo..»- Balbució. No queriendo aceptar la funda con el dinero remordiéndole la conciencia.

El encapuchado de forma voluntaria, insinuaba con gestos impulsivos, entregándole la funda sin querer delatarse. El otro, apegado a los principios que lo asaltaban, la rechazaba. Finalmente, más pudo el amor por su hija.

Humillado, bajó la cabeza, asiendo con impotencia y remilgo, la funda con el dinero que liberaría su debilitado pensamiento y daría salud a su hija amada, sin tener que robarlo.

Al día siguiente, escuchó en las noticias que, desaprensivos habían asaltado el principal banco de la ciudad, cargando con una gran suma de dinero. Pensó entonces en las palabras de aquel hombre encapuchado, dando respuesta a las interrogantes que bullían en su cabeza.

JOSE NICANOR DE LA ROSA.





Texto agregado el 02-02-2015, y leído por 271 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
22-02-2015 dificil situación. rhcastro
04-02-2015 Yo vería a esa pesona como un Robin Hood moderno. Un poco de lo que l quitó al banco, que de por si a robar casi no le hayan. No hará mucho mal comparado con el bien que le causará a la pobre hija de Marcial. legendario
04-02-2015 Hay situaciones limites en las que se pueden llegar hacer cualquier cosa.Abrazos. jaeltete
03-02-2015 Me hizo pensar. Habría que ponerse en la piel del otro. Un abrazo Clorinda
02-02-2015 Hermoso escrito,dan ganas de tocar a tu puerta para darte un abrazo,y agradecerte esta hermosura,cariños reina
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]