TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sheisan / Los Pelirrojos

[C:553060]

Sin un pasado, sin un futuro. En sus manos sólo un precario presente que se esfumaba tan rápido como el escaso dinero que lograban reunir. Así vivían Eidan y su mujer Ive. Ambos tenían la particularidad de ser de cabello rojizo, una piel muy blanca, casi transparente y divertidas pecas que brindaban a sus rostros un aspecto de inocencia. Tenían ojos de color gris, cosa que sucede con muy poca frecuencia en personas de su particular característica.

Tanto Eidan como Ive eran indocumentados, situación de la que sacaban partido sus respectivos empleadores. El, trabajaba para un viejo y malhumorado ex militar, en un precario taller de reparación, ella de empleada doméstica en una fastuosa casa a las afueras del pueblo.

Ambos sufrían de una constante discriminación, ya que, debido a la delicada pigmentación de su piel, debían protegerse de los cada vez más dañinos rayos solares, recurriendo a cremas y ungüentos, a lentes de sol y sombreros, tanto en invierno como verano, por lo que eran el foco de atención de pesadas bromas y motivo de risa en los desconocidos que - amparados en el anonimato - les lanzaban toda clase de improperios.

Sin embargo, todas esas molestias no hacían mella en su humor, y disfrutaban de la vida con alegría y esperanza. Siendo, además, personas de una potente calidad humana, dispuestos a ayudar a sus vecinos y conocidos cada vez que era preciso, no obstante eran retraídos a tener una amistad más profunda, quizá por miedo.

Tenían un hijo, tan pelirrojo como ellos, tan blanco como ellos, con ojos tan grises como ellos, cuya menuda existencia sufría de una discriminación infame y silenciosa, tanto en el salón de clases, como en el patio de juegos. Esto lo había transformado en un ser frágil, atormentado y receloso.

Una tarde en que el pequeño regresó a casa golpeado, llorando y renegando contra el mundo y su maldad el padre meditó apesadumbrado hasta comprender su error. Siempre le había enseñado a ser generoso, humilde, consciente de su prójimo y del entorno. Eso debía cambiar, debía darle armas de defensa y respuestas a su hijo, porque más que mal él era diferente.

Paciente esperó la noche, lo alzó en brazos amorosamente y lo llevó al patio. Estaba frío por lo que lo arropó con una gruesa colcha y allí, bajo un amplio cielo lleno de bellos y delicados destellos cristalinos, besó a su hijo y le dijo con voz quebrada; “En ocasiones, llegas a un lugar mejor que aquél desde el cual venías” y al fin, con orgullo, enfocando un punto en el firmamento, le mostró la moribunda estrella desde la cual provenían.



M.D

Texto agregado el 02-03-2015, y leído por 486 visitantes. (19 votos)


Lectores Opinan
31-08-2019 Sea de Marte, de Plutón o de cualquier planeta, el asunto es que el respeto debe prevalecer sin importar ninguna condición física, política y religiosa. Eso está en los libros de Jriiop, donde aclara que "d0r0nkl{kñlyñl njhjk suiorñs". Un abrazo, buen cuento. Guidos
27-05-2018 por los general los blanquitos rubios y pelirrojos son los que discriminan, era hora que recibiern su propia medicina satini
09-10-2017 Cada escritor tiene una veta de la cual explota su talento. Algunos de su bagaje intelectual, otros de experiencias por el mundo, tú, mi querida Sheisan, haces que la poesía pura brote de tu hermoso y cálido corazón. Gnomono
31-01-2016 Pero si era un superman pelirrojo Gran mensaje el que mandas y precioso cuento ×××××. grilo
29-04-2015 Ohhh, qué relato tan delicioso...! Me hizo recordar otro que tengo y subiré pronto. Una maravilla!!!! MujerDiosa
07-03-2015 Si que sorprende tu final, totalmente reflexivo, saludos. krisna22z
06-03-2015 De indocumentados a seres estelares. Un gran vuelco en tu historia. lucrezio
05-03-2015 Haces un relato de ciencia ficción en el que la ficción es real como la vida misma. Dejas una lección que muchos de nosotros hemos olvidado.+++++ crazymouse
03-03-2015 No sólo es una historia bien contada, sino con un mensaje contundente. Sabes entretejer la vida entre líneas cautivadoras y elegantes. El final, bien profundo: no se puede vivir con miedo, es mejor estar muerto. Lo de la estrella moribunda es una metáfora ingeniosa que sirve de corolario a toda la historia. Bien por ti, un abrazo full, querida Sheisan. Te felicito. SOFIAMA
02-03-2015 Buen tema, bien desarrollado a mi entender y un ingenioso final. Bien por el padre, pues en lugar de inculcar la violencia en el hijo le da el arma más valiosa que pudiera darle: el orgullo de conocer su origen. Algo así como lo establece Nietzsche: “No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada”. Grato leerte. sagitarion
02-03-2015 Uffff, el final no me ha terminado de disgustar. El problema era que me temía el típico final de "cuida a los pelirrojos" y por eso me ha sorprendido. La idea es buena pero se podría trabajar un poco más. Egon
02-03-2015 Un cuento muy bien escrito. Con claridad y narrando los hechos de manera sencilla. El final, sin embargo, es realmente espectacular. 5* Tellier
02-03-2015 Excelente cuento, y magistralmente narrado. Los personajes muy bien definidos, detallados, y el tema muy actual. Gracias por compartir, un abrazo! asb
02-03-2015 Una historia de tolerancia y de respeto con quienes son diferentes.UN ABRAZO GAFER
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]