TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Flyinghands / Notas de Medianoche

[C:553241]

La bestia se despierta tarde, un lobo, como dijo un genio hace mucho. Mi espera continúa y el tiempo corre inexorablemente, no me perdona ni siquiera los pensamientos y sólo se dedica a correr; haciendo de mí un estropajo de depresión.
Voy en círculos discontinuos, pensando en lo que viene en unos días, unos meses o tal vez unos años: el paisaje chabacano y ramplón fusionado con la elegancia virreinal de mi ciudad me ayuda a reflexionar, para ser exactos, al lado del río sucio doy por perdida la mirada y centro la mente. El romanticismo, aquel misterioso y extraño, invade mi aspecto; mis ojos se direccionan hacia abajo y me vuelvo un completo enigma que sólo medita sobre el amor, la sabiduría y los secretos que me oculta la vida.
Esa fiera interna y salvaje dentro de mí, que se parece tanto al lobo de las estepas, hace su caos y destrucción en la puerta trasera de mi patio. Su carácter montaraz me lleva a la soledad que detesto, me aparto repulsivamente de mi raza humana muy confuso, con un dolor en las entrañas que ocasiona mi amor por ciertas personas, personas que detesto cuando mi corazón se deja dominar por la feroz alimaña. Y llega el momento de nuestra tregua, ambos espíritus aman a la misma dama, ¿cómo pasó? Nadie lo sabe. Las reflexiones al lado del charco capitalino, cuidando cada detalle de su cauce, me recuerda todo a la esencia de la noche de enero, cada detalle se vuelve divino en mi poder, siento la ribera por encima de mí ahogando toda negatividad que me hace entrar en el averno de mis demonios.
Terminaré con unos pasos de mis diarias caminatas en las que busco como un náufrago alguna isla, algún lugar, un aviso, una señal; aunque sea para sentir su voz a la distancia, lo mínimo de su aliento vital que tanto extraño, pero todo esto me resulta insoportable: no quiero verla aunque la nostalgia me esté destrozando. No es tiempo, la vida tiene que hacerme algo, mi plan es una vela rota en la tormenta, un plan completamente descarriado. Mujer: ¿qué puedo hacer para controlar esta tinta de tristes notas? ¿Acaso te perderé y saldrás como si nada de mis pensamientos (cosa imposible) o tal vez (como muchas veces lo imaginé) caerás ante mí rendida? ¿O tan sólo me queda acariciar cada recuerdo y “divinizar” detalles de cada momento que pasé junto a ti?

Es tarde, te veo ante mis ojos contaminados por el agua vacía. Caos, destrucción, hecatombe de mi vida que transcurre solitaria por este túnel lleno de nostalgias. Sólo recuérdame.

Texto agregado el 08-03-2015, y leído por 120 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
08-03-2015 Dejas traslucir algo de angustia existencial en tu escrito.Un Abrazo Gafer
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]