TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / CJVR / El triste verano de los Carson

[C:554232]

-¿Aun nos sigue?
-No lo sé,
Dan volteó a ver. Una figura negra con ojos blancos y un hacha corría hacia ellos.
-¡Vienes detrás, corramos!
Andy y Dan corría con todas sus fuerzas. En la oscuridad de la casa casi no se veía nada. Andy tropezó con algo y cayó.
-Vamos Andy, ¡levántate!
-No puedo, ya no puedo más.
-No digas eso, ¡levántate!
-No, déjame aquí, sálvate tú.
-Pero…
Se oyeron unos pasos muy cerca.
-¡Oh no, ahí viene! Dan, sálvate, ¡sálvate!
Los ojos blancos de la figura aparecieron. Dan dejó a Andy y siguió corriendo. Luego de cinco segundos se oyó un grito agudo y el sonido que hace un hacha despedazando un cuerpo. Dan continuó corriendo, pero llegó a un punto sin salida. Tocó la pared. No había por donde escapar. Había una ventana enrejada. Era una noche de luna llena y la luz de a luna entraba por los orificios de la ventana. Dan puso su espalda contra la pared. Respiraba agitado. Los pelos se le erizaron y su sangre se enfrió cuando vio a la figura levantar su hacha, a diez metros de donde estaba. Se podía ver en el acero manchas de sangre.
-¡Ahhhhhh! –gritó Dan agudamente.
***
Todo indicaba que sería un gran verano. Roger Carson había alquilado una casa para pasar unas buenas vacaciones junto a su esposa Miriam y sus hijos: Megan, Andy y Dan. Un hombre le había conseguido esa casa a Roger a quinientos dólares. Era una oportunidad única, que tal vez no aparecería de nuevo. La casa estaba a dos horas de la ciudad. Para llegar a ella había que atravesar un pequeño bosque. Enfrente había un hermoso lago. La casa tenía, entonces, al sur el lago y al norte el bosque. Era un lugar casi inhóspito. Las únicas casas cerca estaban al principio del bosque. En el lugar había calma, tranquilidad y silencio, todo lo que esperaba Roger para pasar las vacaciones con su familia. El único defecto que tenía la casa era su falta de electricidad (tal vez por eso era tan barata). Había que encender velas para poder ver por la noche. Cuando había luna llena, las sombras de los árboles parecían ser seres de espantoso aspecto. Sus ramas parecían ser seres con manos deformes que entraban por la ventana.
Los cinco primeros días transcurrieron con normalidad. La familia se divirtió pescando, viajando en balsa a través del lago y dándole vueltas al bosque. Una de esas noches Megan, la pequeña hija de 6 años de Roger y Miriam, le afirmó a su mamá haber visto unos ojos blancos con la hoja de un hacha arriba de ellos, observándola desde la ventana de su cuarto. Su madre Miriam no le dio importancia y le dijo que solo fue una pesadilla.
Cerca de las 10:00 PM del viernes 13, en su último día de vacaciones, la familia aun estaba despierta. Roger y Miriam conversaban en la mesa. Andy y Dan jugaban damas. Megan coloreaba un dibujo cerca de la ventana. El Padre, Roger, había abierto esa ventana. Hacía cierto viento esa noche. De pronto Megan gritó y corrió hacia su madre.
-¡Mamá, mamá!
-¿Qué pasa tesoro?
-¡Los he visto de nuevo!
-¿Qué viste?
-¡Los ojos mamá, los ojos blancos en la ventana, mira!
Miriam volteó en dirección a la ventana. No había nada.
-¡Ahí no hay nada Megan!
-¡Pero yo…!
-Debe ser tu imaginación.
-¡Pero mamá, te juro que los vi!
-Tranquila –dijo el padre-, mañana mismo nos vamos.
-¿Lo prometes?
-Lo prometo.
-Cariño, cierra la ventana. Hay mucho viento.
Roger estaba a punto de cerrar la ventana cuando un fuerte viento entró y apagó las velas.
-¡Mamá! –gritó Megan.
-No te preocupes. Aquí estoy.
-Bueno, no hay fósforos así que… vamos a dormir. Mañana empacamos todo y nos iremos… ¿qué fue eso?
Se oyó el ruido de una cerradura que se intenta abrir. La puerta se abrió y, para el asombro de todos, apareció una figura negra, con ojos blancos y un hacha.
-¡Lo ves mamá, te lo dije! ¡Sabía que había visto algo!
-¡Corran! –gritó Roger.
Todos comenzaron a escapar, pero la figura atrapó a Roger.
-¡Ayyyyyy! –gritaba Roger mientras la figura con su hacha cortaba cada parte de su cuerpo.
-¡Mi amor! –gritó Miriam. Los ojos de la figura se posaron en ella. Lanzó un grito. Megan, Andy y Dan estaban escondidos en un armario. Se oyeron unos pasos. Dan dijo que guardaran silencio. Pero Megan no paraba de llorar. El armario se abrió y apareció la figura con el hacha levantada. Megan lanzó un grito. El hacha cayó sobre su cráneo, partiéndolo en dos. Andy y Dan lograron escapar y corrieron hacia abajo. Se detuvieron luego de dos minutos a descansar…
***
La figura se abalanzó sobre Dan. este se agachó y el hacha de la figura quedó trabada en la pared. Dan aprovechó eso para escapar. Salió de la casa. Cuando corrió cerca de cinco metros sintió un fuerte temblor. Volteó a ver y vio como un enorme pino caía sobre la casa. Dan corrió como nunca y llegó a las primeras casas a principios del bosque. Contó lo sucedido y le dieron un lugar para dormir.
En la mañana fueron al lugar donde estaba la casa. Para asombro de todos, la casa estaba en pie. Revisaron cada rincón del lugar, pero no hallaron ni un solo cuerpo.
-¿Eso pasó en verdad papá?
-Claro que si. Si es mentira, dejo de llamarme Dan Carson.
-¡Tengo miedo!
-No te preocupes. La casa fue derribada poco después. No creo que la figura me siga.
-¿Lo prometes?
-Lo prometo. Buenas noches.
-Buenas noches.
Dan apagó la luz y su hijo cerró los ojos para dormir. Los abrió repentinamente. Había escuchado un ruido. Dirigió sus ojos a la ventana. Había un par de ojos blancos con una enorme hoja de hacha arriba de ellos, observándolo.
FIN

Texto agregado el 02-04-2015, y leído por 86 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
07-04-2015 Lo leí en un ratito y eso es porque está bien narrado y la historia cierra bien. SerKi
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]