TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / freddy50 / Un ladrón.

[C:554503]

02/04/2015

Que pretendes encima que no te halla dado
dime quien eres ahora, que gripe has pescado,
al pie de la cama poniendo candados,
atando la mente del chorro que soy.

El lujo no es sombra, ni el oro es macana,
mi lengua afilada aquello lo puede,
déjame querida no soy eminencia
que siga portando bolsillos de pana.

Escucho al presente en tu voz que rezonga
no arruines muñeca el alma sin huellas,
momentos dispersos la vida termina
y el agua que corre no piensa volver.

Más, sea quien sea este sueño a futuro,
el niño descalzo que viaja en tu vientre
por ésta prometo pañales de seda
y cuando camine los vicios más caros.

Con cara de mármol atrévete a mentir
que al principio de este amor suplicaste
con doble sentido moral claro que va
que aunque insuficiente no mire al bien ni por quien.

Y ahora que obedecen como pichichos de circo
empilchas los de aumento más onda intelectual
jefa de gabinete en el congreso nacional
como madre de todos de la iglesia universal.

Si por mi fuera sería portero en el ascenso
pero cuando venga la luz a pagar sin retraso
ha sacudir los billetes como si estuvieran pelando
con el resto de las boletas listas para saldar.

Ya todo está asentado y demostrado
pero yo necesito saber con certeza total
si el mal es tan malo si el bien es tan bueno
si el llanto es risa y la prisa desgano.

Pero querida, el mismo tiempo doma las heridas
y vaya la culpa se transforma en reloj de arena
entonces se siente un letargo en el cejo que piensa
una sensación de hastío, mustio sabor edulcorable.

Decía mi santa madre que ande con cuidado
que es mejor esperar la ola oportuna flotando
que luchar contra el viento en triste vano
cuando sopla con desenfado camino al huracán.

Igualmente espero de rodilla a la presa posar
al filo del cañón sediento de prosperidad
afinando en el susurro palabras que hieran
insultos que emerjan como lava de un volcán.

Luego sin permiso o perdón por lo sucedido
me hundo en la espesura de la ciudad bendita
para ir trocando al monstruo por cara de ángel
con el regocijo desecho por el sol que observa.

Sobre el amor, querida, yace la sociedad exigente,
que es la mujer que multiplica voces de reclamo,
el padre que pretende un duende antes que un niño,
aquel que no entiende porque plomo en vez de espiga.

Si pudiera cambiar la historia y empezar de nuevo
sería amordazando el ego junto con el horizonte malevo
comprando pan sin el parmesano que lleva dentro
buscando un llano donde poder sembrar semillas.

Una sombrilla en el desierto tratando de entender
por que descansar con tantísimo que hacer de útil;
de necesario para salir del pantano insaciable
aquella física ineludible que es el destino en cierne.



.

Texto agregado el 09-04-2015, y leído por 56 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]