TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ollaida / MADURO VERDE MANZANA

[C:554820]

El otro día lo vi en la tele. Nicolás Maduro está cada vez más gordo. En Venezuela, las cartillas de racionamiento y las largas colas de su pueblo ante los supermercados se han generado porque toda la carne roja, el cerdo y el pollo se lo está comiendo Maduro. Estoy convencido de ello. Digo que estoy viendo a Maduro por la tele, en uno de esos programas interminables donde el bolivariano habla sin límites. La puesta en escena no deja de ser curiosa. El presidente habla en una mesa y, tras él, el decorado parece estar sacado de una antigua película del Wester americano que quiere ambientar un pueblito mexicano. A la derecha del presidente, una fuente con forma de pila bautismal. Detrás del presidente, la fachada de cartón piedra que dibuja una típica casa de estilo colonial. Maduro, que no es militar, intenta hacer un guiño al caudillo militar que le precedía y, por eso, aparece vestido con una camisa color verde manzana chillón que, por cierto, le queda bastante apretada. Con bolsillos a cada lado del pecho, y un botonado en cada hombro que refuerza ese aire pseudomilitar que quiere conseguir. El color verde manzana hace resaltar el blanco de una camiseta interior que le asoma por debajo de la papada (Maduro ya no tiene cuello. También se lo ha comido). La camiseta interior, tipo abanderado (camiseta interior que lo mismo sirve para dormir que para remover cemento en una obra), también sirve de complemento al intento de asemejar su vestimenta a la típica de un militar venezolano. El disfraz verde manzana que sustituye al tradicional chándal que suele regalarnos Maduro en sus comparecencias, resalta aún más sobre un fondo rosa fucsia, también chillón, provocado por un destello en la fachada de cartón piedra que tiene al fondo. De vez en cuando, la realización del programa apunta al público artificial que tiene el presidente. Caras petrificadas que asienten por decreto, y que hoy tenían en su jornada laboral, sentar el culo durante horas para escuchar al presidente. También la realización, en un intento desesperado de dar agilidad a la puesta en escena, incluye cada cierto tiempo, panéos (así se llama a un movimiento de cámara que va de un punto a otro) desde la fuentecilla del decorado, hasta el careto del presidente. ¡Maduro gesticula mucho! Con los brazos en paralelo y de arriba abajo. Me recuerda a los muñequitos de los Clic, tan populares cuando yo era pequeño (y todavía lo son). Rezo para que no gesticule tanto, no sea que los botones de su camisa verde manzana no resistan. Su papada se mueve violenta bajo su bigote setentero. Su frente es cada vez más pequeña. Cada vez hay menos distancia entre sus cejas, y el "gato acostao" que tiene sobre su cerebro. El todopoderoso presidente bolivariano sentado en aquel pueblecito mexicano con estilo colonial está hablando muy mal de los españoles. Por lo visto, no está muy de acuerdo con que el Parlamento de España libremente elegido por los españoles, y aglutinando a partidos de derechas y de izquierdas, el otro día decidieran prácticamente por unanimidad, condenar la falta de libertad en Venezuela, criticando así la situación que están viviendo los dirigentes políticos que siguen encarcelados allá, por tener ideas contrarias al chavismo. O por intentar ser, simplemente, una alternativa política distinta. Mientras me como una manzana, tan verde como la camisa de Maduro, pienso que el Presidente de la República Bolivariana está muy nervioso, y pienso que es un secreto a voces que le tiembla el suelo bajo sus pies. El abrazo de los Castro con Obama, supongo que no le ayuda nada. Tampoco, que se haya convertido en un pelele a manos de sus socios chinos y rusos. Me acuerdo también de mi amiga venezolana, de Carabobo concretamente, que hacía ya años, demasiados, mientras tapeábamos por la bella Granada ya me hablaba de los peligros de un tal Chávez. Ella era profesora de filosofía en la universidad, y tuvo que huir o desistir de ser libre. Aquella tarde en Granada la convencí para que dejara de ser vegetariana. ¿Cómo? Le di a probar una tapa de jamón serrano con un vino tinto.

Texto agregado el 16-04-2015, y leído por 185 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
22-04-2015 Excelente texto , pero eres consciente que seguramente seas persona non grata para el gobierno venezolano y no podrás visitar Venezuela ¿ no ? . :) autumn_cedar
17-04-2015 Yo me pregunto, porque la honestidad no llega siquiera a ocupar un sillón en la política. Buen título, saludos krisna22z
16-04-2015 Maduro,Verde,Podrido.Estúpido y descerebrado.El circo del gobierno venezolano en acción.UN ABRAZO. GAFER
16-04-2015 Interesante ensayo hermano. Esas puestas en escena de los politicos rayan entre lo ridiculo y lo grotesco. Acá en México tenemos un mini-presidente elgido por y para la televisión -Televisa- Mejor ya no veo TV, ni leo diarios... ¿Para que? Cinco aullidos lejanos yar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]