TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carloel22 / En la línea de Geminis

[C:554929]

OCASO EN SETIEMBRE

Una ciudad cualquiera sobre el hemisferio sur, la noche se va apagando sobre algún barrio en buenos aires...
Las pocas luces encendidas en las casas bajas reflejan rostros reunidos, palabras dichas en voz baja, algunos gritos de emoción.
En silencio, camina sus ojos por las sombras
Se esfuerza por cuidar el día.
La ausencia no tiene en cuenta tiempo, es solo vacío. Sabe que nada ocurrirá, entonces, sacude la cabeza y se echa a reír irónicamente cuando escucha las campanadas de algún reloj de esos que marcan los tiempos.

Esos mismos tiempos que fueron ausentando de sus días, de sus momentos, de modo casi imperceptible. Esos mismos tiempos que huyeron de sus manos por pasillos y pasajes poblados de circuitos de ausencias. Tanto se había acostumbrado a dejar ir, que ni siquiera advertía que le faltaban.
La Línea de Géminis. Esa delgada línea astral, con la cual nacemos y llevamos fundida como una marca ancestral en nuestras venas desde el día del nacimiento. Esa que le permitía ser diferente a otros seres, que le invitaba a conocer lugares, música, gente, viajar y estar en movimiento.
Géminis mismo la había olvidado una mañana.
La había llevado a volar como una mariposa sobre el mar, y en invierno.
El frío paralizó sus alas y ella, acostumbrada a la tibieza, paralizó también su corazón.
Horas, semanas, meses; dudas, sufrimiento, temor.
Intentaba, buscaba, observaba pero no lograba en su derrotero, obtener la capacidad de comprender el porqué de los inviernos.

TRAS LAS USINAS DORMIDAS

El sonido, si empieza, lo hace siempre después, en esa hora que sucede a la oscuridad, cuando existe ya un gusto acre en la boca, conciencia del tiempo perdido.
La sinfonía aparece cuando habita el silencio, cuando ya nada existe, cuando todo es solo un ciclo fantasmal del eterno retorno, allí, en la quietud... los símbolos se encarnan, se fortalecen; cada preludio, acorde, melodía, se enamoran de los pentagramas, entonces la armonía comienza a hacerse canción y el blues cobra vida...

LOS GIRASOLES DE LA ULTIMA PRIMAVERA

Una ciudad costanera sobre el hemisferio sur, una tarde de jueves, un barrio cualquiera, una taza de café, la arena, y una mujer que aparece cada anochecer junto a la playa y el mar...
Las luces encendidas de las casas bajas reflejan rostros reunidos, palabras dulces dichas en voz baja, algunos gritos de emoción.
Camina...
Aprendió que la ausencia no tiene en cuenta tiempo, es solo vacío.
Aprendió también, que cada instante puede sorprenderla con algo distinto, que comienza a agregarse a sus días de modo casi imperceptible, atravesando sus pasillos, sus pasajes, sus circuitos íntimos.
Lo que no advirtió aún es lo mucho que ha crecido.
Recuerda, mientras camina, su primeros tiempos, aquellos en los que empezaba a garabatear ideas, en los que subida a la silla mas alta y a hurtadillas, robaba los sonidos el estante para escucharlos, los apilaba sobre la mesa, los abría y el blues invadía la sala.
Recuerda también, aquellos otros en los que buscaba en sus libros temas, los anotaba, elegía y guardaba.
También mientras camina rememora, que todavía existen algunos de aquellos viejos escritos garabateados con letra de niña en alguna carpeta, prolijamente conservados.
Se da cuenta entonces que en algún momento de este largo invierno, aprendió a soñar.

EL BLUES DE LA MARIPOSA

Una especie de asombro apasionado se refleja en los rostros de los que la ven pasar.
Cabellos largos, cubriendo como un velo cada uno de sus hombros desnudos.
Cabeza suave inclinada sobre los pechos.
Ojos velados a medias por los párpados.
Boca roja, tibia, suave.
Redondez altanera y firme en sus senos acariciados por una respiración suave.
Piernas delgadas, casi perfectas.
Y una piel turbadamente rosada, que escondía levemente las alas de una mariposa.

En silencio camina sus ojos por las sombras
Sonríe ahora.
Se esfuerza por cuidar las horas, son suyas, son propias, es su vida.

Descubrirse nuevamente lleva tiempo, gestos, pequeñas cosas, reconstrucción de caricias, caricia de frases.

Acostumbrar a descubrirse algunas veces, la mayoría de ellas diría yo, lleva a enamorarse de uno mismo.
Esa mujer que camina, que despierta en los que la ven pasar un asombro apasionado, consiguió enamorarse de ella misma.

Muchas veces, los inviernos de la vida congelan las alas, no permiten volar, la quietud y el dolor rodea y se tirita de frío, sin entender el porqué; aparece entonces la noche, el invierno.
Toda noche es necesaria, motiva un ocaso, un final, logra movimiento en las usinas dormidas, enciende "esos pequeños fuegitos que se ven desde los alto" (escribía por allí un grande).

El sol de primavera descubre la mañana...
Un girasol florecido desafía altanero...
Dentro de él, germina otra vida...
Un capullo azul celeste se abre.....
Una mariposa... aletea... un cielo infinito la envuelve.
A lo lejos, los rasguidos de guitarras suenan... Johnson, Gallangher, King, Clapton, Hooker,... hasta que llega la historia misma hecha canción, Buddy Guy y con él, la mariposa se viste en blues y levanta vuelo.



(*)Para una persona muy especial, diferente a todas las otras personas que he conocido... y para todos los que alguna vez tuvimos primaveras que sucedieron a nuestros inviernos.

Texto agregado el 19-04-2015, y leído por 256 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
10-06-2015 Y me estaba perdiendo esta delicia? menos mal que sentí que debía visitarte, descubrir mejor tus misterios. Es un texto bien en la línea de géminis sin duda alguna, la siento en mí muy fuerte. Carlo, cuánto sentimiento, sabiduría y poesía late dentro tuyo...Un beso. MujerDiosa
23-04-2015 Hay textos por los que uno se desliza a gusto y disfrutando.Este es uno de ellos.Muy bueno,me gustò edu485
22-04-2015 1. Me fascinan las delicias descriptivas que usas para exponer la línea ancestral de Géminis. La poesía que hay en cada texto como la del frío en las alas y en el corazón. ¡Qué belleza de símil! Y sí, amigo, la ausencia no tiene tiempo ni preferencias, eso lo sé con certeza. SOFIAMA
22-04-2015 2. Me hechizó cada frase que escribiste porque además de plasticidad, tiene puntos para reflexionar. Es un texto para conservar y leerlo en diferentes momentos de la vida. Esa persona especial, deberá sentirse privilegiada porque es un escrito con clase, sentimiento, razonamiento y emoción. Un abrazo, y gracias por tanta exquisitez. SOFIAMA
19-04-2015 Bellas imágenes y buenas reflexiones encierran tus letras . autumn_cedar
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]