TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Cuenton / Podéis ir en paz

[C:555697]

Juicio, prejuicios, palabras ofensivas. Todas las premisas en: http://loscuentostontos.blogspot.com.es/2014/04/44-podeis-ir-en-paz.html



Podéis ir en paz


—¡No hables tan alto, mamá!, que te van a oír.

—Me da igual, no me estoy inventando nada.

La madre parecía enfadada con su hija por haberla reconvenido, pero sabía que tenía razón, porque cuando se motivaba se le disparaba el volumen.

Anduvo un rato mohína, hasta que volvió a las andadas.

—Y la hija de la Engracia, ¿qué? Tanto, tanto dar catequesis a los niños, para luego quedarse preñá del primer panchito que se cruza en su camino.

—Pero si se quieren mucho, mamá. Ya sabes que se van a casar y seguramente nos inviten a la boda. Y bien guapo que es el panchito, como tú dices.

—¡Ya! ¡Voy a ir yo a ese bodorrio! Ni por mucho que se empeñe la Engracia. Qué Dios los guarde muchos años, pero no creo que dure demasiado ese matrimonio. Si se casan por el bombo que le ha hecho el gachó.

—Pues no tiene nada que ver. Un accidente lo tiene cualquiera. A veces la pasión es incontrolable.

—¡Uiii! ¡Mira la libidinosa! A ver si me vas a decir ahora que también has sentido tú la concupiscencia. Si vas camino de convertirte en una solterona. Tendrás tres carreras, pero no tienes un varón a quién servir. Toda la vida te la has pasado estudiando. Por algo todos te llaman “la empollona”.

—¡Mamá, no empecemos! Creo que ya habíamos acordado no hablar de ello.

—Bueno, hija, que tiquismiquis estás hoy. Si sabes que tengo razón, se te va a pasar el arroz.

Se mantuvieron madre e hija unos minutos calladas, aunque la señora no dejaba de mirar, con cara de reproche, a la hija de su amiga, sentada unos metros más adelante, hasta que se fijo en unos adolescentes que acababan de entrar.

—¿Ese de la trencita no es el David, el de la Cloti? —se extrañó la doña.

—Sí. Y el que viene con él es Mario, su primo.

—Vaya con los niños, que se han hecho ahora unos perroflautas de esos. Cualquier cosa, menos trabajar. Si es que esa familia ha sido siempre muy roja. No sé qué pintan aquí.

—Para ti, mamá, los únicos majos son los meapilas, como el facha de Borja. Mucha novena y mucha limosna para luego juntarse con esos pijos de pacotilla, siempre con ropa de marca, aunque sean mecánicos o charcuteros, que se enrollan con las más horteras que se encuentran. Unas copitas, una vuelta en sus discretitos coches tuneados, con el banderín colgando del retrovisor, y así veamos los buenos patriotas que son, para acabar... bueno, habrá que ver cómo acaban. Y eso que son casi cuarentones.

Cuando la madre estaba dispuesta a expulsar la metralla que guardaba bajo el paladar para contrarrestar el ataque de su hija, tuvieron que dejar la cháchara y, como los demás correligionarios, ponerse de pie.

—Hermanos, podéis ir en paz

—Demos gracias a Dios.




http://loscuentostontos.blogspot.com.es

Texto agregado el 08-05-2015, y leído por 62 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
20-05-2015 Lindísimo cuento donde se pintan situaciones muy interesantes y graciosas. Clorinda
10-05-2015 Impecable...casi 10, "concupiscencia" se te escapó...no cuaja en tu relato. timoratohenry
08-05-2015 Final inesperado. Relato entretenido. Un texto claro y preciso que ejemplifica lo que debe ser la fluidez y la fuerza que representa la tan anhelada sencillez. ¡Bien por ello! Pato-Guacalas
08-05-2015 La maledicencia sacrílega tan común en las iglesias católicas y en otros centros religiosos también, muestra fehaciente del grado de deterioro moral y religioso de esas instituciones. Una crítica mordaz dejada con mucho tiento, ¡bien por ello! sagitarion
08-05-2015 Y la misa que?.Un Abrazo. gafer
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]