TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / krisna22z / BENDITO ADAGIO (PARTE III)

[C:556132]

BENDITO ADAGIO PARTE III (Narración)

¡Janin!

-Hace mucho tiempo, que no se de ti.

-¡Si demasiado!, Janin responde.

Aún no puedo creer como corre el tiempo, le digo, mientras se inicia nuestra tertulia telefónica.

-Me enteré que tuviste una niña con Rony “el amor de tu vida”.

-¡Me tienes que contar todo!

-Estamos muy bien Andrea. La niña es un terremoto y otros desastres; nos soltamos en risas. Pero, también es el amor ¡En toda su expresión!

- Janin, quiero conocerla.
-En persona; porque en fotografías ya te conoce; me hago un mohín mientras le digo, ¡Que dulce!

-Janin necesitamos vernos. Recuerdas cuando te quedabas a dormir en el departamento; es que tengo algunas prendas tuyas; un cuaderno, ¡Un preservativo!, que a la fecha está vencido; entre otras cosas pequeñas, que tú las debes conservar.

Después de reírnos un momento; nuestros suspiros nos devuelven la cordura.

¿Tomamos un café mañana?

-Si Andrea, en el sitio de siempre, ¿Recuerdas dónde?
-Allí estaré con las reliquias en la mano, nos reímos.

Y continuamos tan conectadas. La charla se extendió de un tema a otro, nuestros viajes, nuestros sueños, y nuestros amores.

-Concluimos con un beso, un abrazo y hasta mañana.

La nostalgia se me hizo alegría, sonreía, presionaba mis labios, movía mi mirada, estaba tan emocionada, que no concilié el sueño.
Tiré las cobijas rebusqué en las gavetas del armario; sé que por aquí los he dejado, escucho el crujido delicioso del empaque, me hizo saltar de emoción, me llevé los chocolates a la cama.

Olí su aroma, deleité su sabor.
-Respiraba mientras mordía mis labios y comí, con mohines de satisfacción. ¡Qué delicia!

-Y caí rendida.

Las cortinas dejaban suave ingresar la mañana, el aire fresco parecía acariciarme, me pegó un susto. Un espantoso ruido, “mi sutil despertador”, la hora estaba moderada.

-Estiré mis brazos; un bostezo, sobé mis ojos.
-Recogí mis cabellos; tomé un colet rosa.
-Bajé las escaleras, me detuve en la cocina, bebí un vaso con agua.

Oía sus quejidos, exclame ¡Voy! ¡Voy!, abrí la puerta del patio; tenían lista mi tarea, juguetes en sus hocicos y sus fuertes almohaditas sobre todo mi cuerpo

-¡Que lucha más divertida!
-No hubo vencedor, todos rendidos y sedientos.

Me doy una ducha rápida, tarareo una de mis canciones favoritas, elegí a Fher…, rio de mi horrorosa voz.

-Sacudo mis cabellos, pienso que no los debí mojar.

-Veo el reloj; moviendo la cabeza ¡Que tarde es! me repito.
Pienso; tengo tiempo para un desayuno rápido, el trabajo ya ha disminuido, así que estoy algo holgada en la oficina.
-Suena James Blunt (La vida es bella), ¿Por dónde?, sacudo el bolso, vuelan las almohadas, tiro todas las mantas.

-¡Nada!

Voy a la mesita de noche, junto a las envolturas del chocolate, vi un resto de chocolate, lamí; más manías mías. El móvil allí resonaba.
-Alcanzo apenas ¡Aló!, ¡Aló!
- Cortaron-.
“Llamada perdida, dice administradora”.

Devuelvo la llamada.
Timbra una vez, dos. En mi mente, contesta, contesta.
-¡Aló!
-Si. Esther, hola sorry, estoy llegando en veinte, bye bye.
-Devuelvo todo al bolso.
-Tomo las llaves y sin pensar, ¡Taxi!

Dentro del auto; reviso el celular, el correo; ni siquiera miro la ventana.

Estando en otro tramo, abro la mirada ¡Uff!
-Señor ¡Que tráfico!
-Si señorita, las remodelaciones de sardineles; nos dejan el tráfico de un solo sentido, se hace un caos.
- Ya veo, respondo; mientras el ruido de los claxon no dejan de hacer protesta.

-Llego; camino apresurada.
Jorge de vigilancia, me mueve la mano, ¿Qué pasó señorita Andrea?
-Hola Jorge, un saludo en la mejilla.
-Te están esperando.
¡Lo sé!, ¡Lo sé!, le respondo.

Abro el panorama.

Mi gesto, ¡Por Dios! Una fila para atender.
Murmullo muy despacio, ¡Hoy madrugaron!, saludo.
-Hola, chicos.
-Ya regreso, denme un momento. -En unísono- ok Andrea, no demores.

Toco, entro a la administración, saludo.
-Hola Esther.
- Hola toma asiento Andrea. Los señores ya tienen la documentación, verifica y prepara todo, ok.
-Ok, me levanto.
Paso a saludar a teresa de recursos humanos, siempre dulce con sonrisa y gesto amable.

Y a los demás oficinistas, en unísono ¡Señorita Andrea buenos días!, hola muchachos ¿Qué tal amanecieron?
-Estos días que estamos con menos carga; extendemos el sueño ¿Verdad?
- me miran- creo que no les gustó mi comentario (Debí guardar mi pensamiento). La verdad llegué un poquito más tarde que ellos, pero hablando verdades, hay veces que me quedo hasta muy tarde.

-Andrea ¡Deja de pensar y ve! me digo.

Caigo sobre la silla.
Bien, ¡Empecemos!

La fila se iba acortando, hasta quedar totalmente sin almas; el murmullo se fue, y me quedé con un cúmulo de expedientes que apenas alcanzaba la vista.
-Miro al frente y allí estaba Javier, quien me echó un guiño.
-Le volé un beso muy fuerte.

Es un bello amigo, aunque la verdad es más amiga, en su cumpleaños le regalé un esmalte de color rojo pasión y me dijo ¡Te adoro!; a veces visitamos juntos a sus padres, ellos tienen una casa de campo ¡Preciosa!

Nunca me niego a sus invitaciones, el aire que allí se respira; es natural y tan lleno de felicidad, hay una comunión ¡Que enamora!, su familia no hace reproches de su opción.

Aunque a veces tengo la impresión que desearían que Yo… Bueno es solo una impresión, - ¡Mi impresión!

-Allí la comida ¡Huy!, es una dulce tortura.

Siempre nos aguardan con una Pachamanca, las carnes, las papas, el choclo, el camote, las habas, las humitas, envueltos del jugoso color verde que deja el huacatay, es una obra de arte rustica; recordar su aroma, provoca.

-Javier monta muy bien el caballo. Y le baila, sí que baila, en su hermoso caballo de paso ¡Una linda marinera! Yo le muevo el pañuelo, intento seducir mis caderas, le coqueteo, pero es por mi instinto norteña, porque tengo dos pies izquierdos.

-Hoy compartimos el almuerzo y seguro me narrará de su oso, así lo llama a su novio.
Pues le da unos buenos abrazos que lo deja sin aire.
Regresando del almuerzo, Javier me cede su durazno; me toma de los hombros me posa un beso en el frontal, ¿Y esa mirada? me pregunta.
-¡Es Tadeo!
-¿Cómo?

Un gran ruido de bus, fue el silenciador de mi respuesta.

Nos miramos y sonreímos.


En la oficina, en mi escritorio ya se veía una merma considerable de expedientes. Javier me ayudaba echándome guiños y más guiños.
Estaba muy concentrada cuando.

-¡Seis de la tarde! ve niña, tu cita es seis con treinta, me alerta Javier; lo miro, me otorga un guiño, devuelvo con un beso en mano.

Cierro expedientes; dejo todo para firmas, llevo a la administración, paso las hojas, expongo con unas pautas, -espero en silencio- respondo sus interrogantes. Todo está bien, déjalo para firmas. Luego vienen las despedidas cordiales.

Un paso muy rápido al tocador.

-Hasta mañana Jorge.

Me detiene el sonido de James Blunt, busco y rebusco,
Atiendo la llamada, observando que son seis con veinticinco.

Andrea, soy Janin.
-Me das diez minutos de retraso.
-ok Janin, te espero.

Subí al taxi respiré e indiqué la dirección, “Señor vaya con prudencia que no estoy de prisa”.
-Como usted mande. Pasajera y conductor teníamos el semblante sonriente.
Me miró por el retrovisor; lo observé de soslayo, bajé el vidrio, sentía el aire, miraba el firmamento.

-Llegué, abrí la mirada hacia un lugar; una mesa, dos sillas, parecía que me llamaban, era un holograma del pasado; unas manos retiraban la silla a un lado mientras yo, tomaba asiento; me senté, mis manos ya estaban por acaricias las suyas.

-¡Andrea!
-¡Andrea!

Despierto ¡Janin!, nos abrazamos, nos miramos un buen rato; van llegando, el humeante y las galletas.

Dando el inicio a una tertulia con aroma a café.

Continúa…


Krisna

Texto agregado el 17-05-2015, y leído por 164 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
18-05-2015 Me encanta lo que estás haciendo querida, es un gran trabajo el que estás realizando!! (espero que llegue pronto la continuación) se me ocurre que Javier se va a tornar más protagónico, jejeje, bueno, hay que ver. Un abrazo graaande. gsap
18-05-2015 fe de erratas, atenta de seguirlo. jdp
18-05-2015 Fascinante tu relato, me ha encantado y antenta a seguirlo. jdp
17-05-2015 Hay en tu narrativa el dejo de lo citadino, de esas prisas y carreritas que por cotidianas les encontramos cierto encanto. Muy atinada la forma en que entretejes el asunto del encuentro con la amiga, con la historia de Javier y sus preferencias y otros detalles que parecieran nimios, pero que dicen mucho de tu habilidad como narradora. Grato leerlo. sagitarion
17-05-2015 Como un buen adagio, llevas cada parte ejecutándola con la certeza de que el movimiento final será apoteósico. A la espera de la próxima ejecución donde tendremos a Janin y a Andrea como solistas de cada performance, o como dúo (?) Un abrazo fuerte. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]