TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / mividaeneldesierto / Mi Vida en el Desierto (Mayo 2015)

[C:556918]

25.05.2015 Hace mucho tiempo que siento que mi trabajo dejó de ser compatible con mis modestas y conformistas pretensiones laborales. Por eso no debes permtir por ningún motivo que tu trabajo, sea cual sea, se convierta en el centro de tu vida, y que tu estado de ánimo dependa del ambiente laboral que impere en el momento. Es infinitamente triste vivir de esa forma. Por eso quisiera renunciar, Ingeniero Lorenzo. Pero me faltan huevos para decírselo. Por eso me levanto a mitad de la noche a escribir sobre mis penas, que son mas bien pocas, pero suficientes para no conciliar el sueño. Soy un ser de lo más simple. Un ser simple que gusta de ahogarse continuamente en un vaso de agua.

Confiar y esperar. Pero exactamente, ¿confiar y esperar qué?. Confío en ganarme la lotería pronto, sin comprar boleto. Espero heredar algo de mi pobre y anciano padre, que no puede heredar más que deudas añejas y una casa horrenda. Debo obtener un crédito hipotecario y mantener bajo mi colesterol. Debo agradecer que no he perdido aún el cabello. Mi cuerpo está del asco, pero tengo corazón. Me he enamorado de una gorda. En realidad no es amor, simplemente tiendo a sentir un poco de afecto por cualquier mujer que me brinda un poco de su atención. Pero me gusta platicar con ella en el trabajo (el único lugar donde puedo conversar con mujeres), siento que tenemos mucho en común. Pero no me atrae físicamente. No es mi tipo de mujer, mis gustos se han visto mermados por el porno que he visto. Ya no pueden impresionarme las mujeres reales de mi vida cotidiana. Para sentirme verdaderamente fascinado deben ser rubias y delgadas, con el coño rasurado y el ano blanquito, como si fuera un botón de rosa a punto de florecer. Es triste estar solo. Hablar solo, y que te descubran y te traten de loco. Pero enmedio de la tristeza, también hay muchas reflexiones. La mayoría desechables. No hay nada peor que las punzadas del estreñimiento a mitad de la noche. Esa sensación de ahogo y mareo por no poder defecar. Siento que moriré en uno de esos episodios.

No podría trabajar de otra cosa. No podría ser vendedor. No podría ser bombero. No podría ser escritor. Pagar renta es tirar el dinero. Pienso mudarme pronto. Volveré a la casa horrenda. Compartiré nuevamente el hastío y el hacinamiento con mis dos hermanos y mi padre, que tienen la casa hecha una pocilga. Colaboraré. En definitiva este año viviendo solo me ha dejado grandes enseñanzas. La más importante es no tirar papel higiénico en el excusado, por años lo hice hasta que vino la casera y me dijo que se había tapado el drenaje. Yo lo negué todo. La otra gran enseñanza es que te vuelves más huevón. Necesitas a alguien que te mueva a hacer las cosas. Mi madre era la persona que se encargaba de hacer eso. Mi vida perdió su eje central. Quisiera poder compartir con alguien mis grandes y valiosas enseñanzas, pero la mayoría de la gente ya las sabe. Lo más importante que puedes hacer en tu vida es lograr tus sueños. Los sueños, sueños son. No valen nada. No están hechos de nada. Debes sacrificar tus sueños por un empleo estable y aburrido, con el pretexto de la seguridad financiera y alimentaria.

No quiero envejecer. No quiero ver mis fuerzas menguarse, mi piel arrugarse y mis cabellos enblanquecer. No quiero perder el brío de la juventud. Me aterra la conciencia de mi propia vejez, no puedo asimilarla con madurez. El mundo es para los jóvenes. Los jóvenes ricos y guapos. Los viejos pobres y feos.






27.05.2015 Mi jefe, el Ingeniero Lorenzo, es una persona petulante, como la mayoría de los jefes. Parecieran salir todos del mismo inodoro. Tiene un montón de cualidades que no tolero, que odio con sinceridad, es la clase de gente de la que jamás me interesará lograr su simpatía, como hacen denodadamente mis colegas. Me produce desánimo sentir que mi poco talento, juventud y tiempo, (que es lo más valioso que poseo en la vida), están siendo subutilizados para engrosar la billetera de este hijo de puta. Si no haces algo para luchar por tus propios sueños, terminarás siendo contratado para ayudar a conseguir los sueños de un cabrón hijo de su puta madre, que piensa que tu pequeño y velludo trasero es parte de su inventario.







28.05.15 Vivir solo requiere templanza y valentía. Los solitarios tenemos genes especiales que nos ayudan a dominar la situación y no caer en desesperación, y nos permiten resolver problemas y no volvernos locos en la tempestad de la vida. No somos como esos débiles seres que necesitan sentirse protegidos o en constante codependencia de otros débiles seres, y tienen que aprender a estar pegados años y años aguantándose y amargándose la vida mutuamente, como si eso fuera la máxima felicidad. Una felicidad falsa es mejor que nada, suponen.







***

Señora Gordita Bebé, Señora Hermosa Bebé, Señora Preciosa Bebé y demás títulos que se me ocurrieron decirle a usted durante sus últimos tres años en este penoso plano existencial:

Han pasado casi dos años desde que usted se fue. Recuerdo cuando le preguntaba con angustia sobre qué sería de mi vida cuando usted se fuera, y usted sólo me decía: Sigue viviendo. Bien, he seguido su consejo, no me ha sido tan difícil. Déjeme contarle que he soñado muchas veces con usted, y en general han sido sueños muy bonitos. Sueño que la abrazo y la beso, y las sensaciones son tan vívidas en mis sueños, que rompo a llorar cuando despierto y recuerdo mi sueño. Soy un ser muy débil y sensible, frágil e inerme en muchas circunstancias. Cuando me dijeron en el hospital que ya nada podía hacerse por usted en su último ingreso, no lloré, ni tampoco lo hice cuando días después recibí la desgraciada noticia estando en el trabajo, ni lloré en el sepelio ni en el entierro, ni cuando nos regresamos a la casa y pasamos la primera noche sin usted. Me guardé esas lágrimas para meses después, cuando decidí dejar la casa e irme a rentar un cuarto, lo hice porque necesitaba estar realmente solo para poder llorarla debidamente todos los días, para que nadie se diera cuenta lo cobarde y llorón que soy realmente y lo mucho que aún me sigue afectando su ausencia. Aún la sigo llorando, y mi amargura no acaba. Vivo en constante desazón, ya nada me motiva ni me inspira absolutamente nada. Siento como si todo lo que me faltara por vivir en realidad ya no va a ser tan importante para mí, si muero ahora o dentro de cuarenta años, la única ilusión que me sostiene es poder reunirme de nuevo con usted de alguna manera, usted sabía que yo no era creyente, no, en realidad siempre me ha costado creer en su dios, pero si realmente existe y es bueno, ojalá que nos permita encontrarnos otra vez y estar juntos para siempre. Es mi único anhelo.





Dedicado a las palabras que se lleva el viento

Texto agregado el 06-06-2015, y leído por 61 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
17-12-2016 Recién leí alguno de tus escritos y descubrí que posees una manera única y especial de expresarte, que me gusta mucho. Entredoscielos
06-06-2015 Hola amigo, es grato leer tus textos, hay un escritor que en lo personal considero excelente y si todavía no lo has leído me gustaría recomendarte pues tu estilo se asemeja a su forma de de escribir, se llama charles bukowski, es un tipo genial, saludos. miguelferazu
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]