TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / mividaeneldesierto / Mi Vida en el Desierto (Junio 2015)

[C:557935]

16. 06. 2015. Me he despedido de mi casera. En un mes más, si acaso no hay piedras en el camino, comenzaré una nueva vida en otra ciudad, mucho más lejos del trabajo. He iniciado los trámites para comprar un pequeño departamento, vía un crédito hipotecario gubernamental, que es la única opción viable que está al alcance de mis pobres posibilidades. Por ahora solo me queda esperar a que me resuelvan la entrega del departamento, pero ya no hay vuelta atrás a esta decisión, que desconozco aún si será la mejor. El tiempo me dará la respuesta. Estuve los últimos meses analizando las opciones que tenía, y me pareció la menos peor de todas. Con mi edad y el miserable sueldo que siempre he ganado, llegué al límite de lo que podía obtener, y me aferré a ello. Estoy consciente que habrá problemas, no sé con certeza qué tan segura sea la zona que habitaré, o cuánto tardarán los traslados en transporte público a mi centro de trabajo. No sé muy bien qué es lo que me aguarda. Sólo me queda confiar y esperar en que esto haya sido lo mejor que pude haber elegido para mí.

Creo que no necesito más que un pequeño departamento para vivir el resto de mi solitaria y aburrida vida. Cuando entré a ese departamento virgen y vacío, (exactamente igual que yo), me identifiqué plenamente y supe que ése era realmente el lugar de mi destino. No tengo dinero para comprar muebles, no tengo nada, pero igual mi padre puede apoyarme, y se lo pagaré rigurosamente. No puedo hacer más, espero no arrepentirme de esta decisión. No quiero seguir pagando renta. Sólo espero no terminar llorando lágrimas de sangre.




24. 06.2014 Las muertes violentas y repentinas siempre han intrigado mi corazón.

A. M. L. L. era un joven de 20 años, envuelto en el cuerpo y la mentalidad de un puberto de 13 o 14, al cual conocí y traté por casi tres años, por razones de mi trabajo. Puedo decir que me caía bien, que eso ya es decir mucho, considerando mi poca disposición para congeniar con la gente. Se desempeñaba como ayudante general, y por su manera de ser y su aspecto tan noble e infantil, se prestaba mucho para que le hicieran bullying, cosa que siempre evité hacerle y que me hacía sentir afinidad con él. No puedo decir que me llevara mucho con él, pero probablemente fue la única persona que haya conocido, de todos mis empleos, que reunía las características suficientes para molestarme en considerar tener una especie de amistad, que aunque muy débil, quiero creer que existió.

No había sabido recientemente sobre él. La empresa lo corrió hace tres meses y lo perdí de vista. Lo último que supe fue que la mañana del 20 de junio, en una calle ubicada en un fraccionamiento lejano, en el que se encontraba para visitar a una de sus hermanas, fue asaltado y asesinado violentamente, y que después fue llevado a un hospital donde finalmente murió después de tres días. Supongo que su error fue resistirse, su mente joven e inmadura quizás no midió el peligro en que se hallaba y tal vez creyó que podía escapar de sus agresores, no sé, lo demás son meras conjeturas.


Anoche fue su sepelio, y supongo que mi presencia allí se debió básicamente al morbo que sentía por ver su cádaver hinchado y desfigurado, y para hacer aún más fuerte mi convicción de que no existe tal cosa llamada dios. La reflexión final es que ciertamente estamos solos. Homo homini lupus, a final de cuentas. No hay nada ni nadie que nos cuide o salve de nada ni de nadie, salvo lo mucho o poco que podamos hacer para cuidarnos o salvarnos a nosotros mismos. En estos casos, nuestro supuesto y concedido libre albedrío se convierte en un argumento fútil y superfluo, y las oraciones y lágrimas no sirven para nada, y la religión se vuelve una vez más fantasía y ficción vacías. No hay justicia ni injusticia alguna. No hay nada de sabiduría perfecta, ni inescrutables caminos del Señor. Inescrutables caminos mis testículos, compañero. Es sólo la historia de la humanidad repitiéndose instintivamente. Al imaginar los últimos momentos de mi pequeño amigo, no puedo más que desear con todo mi corazón que los hijos de puta que lo mataron, para intentar robarle a un muchacho pobre que no tenía nada de valor consigo, sufran intensamente de una muerte lenta, agresiva y dolorosa, y si existe el infierno, que pasen entonces toda la eternidad allí, siendo diariamente sodomizados por demonios negros de espinosos falos de 60 centímetros.





27.06.15 He recibido un mazazo esta mañana, cuando fui a almorzar a un restaurante cercano. Me senté en una mesa contigua a una familia, eran el papá, la mamá, dos niñas pequeñas y la hija adolescente. No podía despegar mis ojos de la chica, tendría 15 o 16 años, guerita, delgada, me parecíó muy bella, la suya no era una belleza vulgar u ordinaria, se veía que la familia era de alto calibre socioeconómico. De alto pedorraje, como se suele decir. De vez en cuando le dedicaba a la chica unas miradas de reojo, discretamente como suelo hacer en estos casos. En todo momento ella ni se percató de mí, estoy seguro. Mi intención entonces fue comer más lentamente, para esperar a que la familia terminara antes y poder admirar mejor a esta belleza cuando se retirara. Cuando llegó el momento, mi corazón comenzó a latir rápidamente, pero no me imaginaba la magnitud de la visión que iba a atestiguar. El padre encargó a las hijas pequeñas que fueran a pagar a la caja la orden de la familia, y las niñas contestaron de mala gana, entonces la chica les dijo «vamos», y entonces se levantaron las tres, y ahí fue cuando comenzó el mazazo, compañero. La chica vestía unos leggins negros y una blusita transparente, de manera que podían apreciarse sin mucho esfuerzo las formas de su cuerpo, y entonces pude comprobar que estaba BUENÍSIMA, (omito trilladas y excesivas descripciones) tenía una silueta soberbia, tal vez era gimnasta, no sé, me quedé pasmado, y en esos momentos me comencé a sentir muy débil ante esta visión celestial, como si se me revolvieran las tripas, hacía mucho que la visión de un cuerpo femenino era capaz de ponerme en ese estado, a temblar como una gelatina, la última chica que logró hacer eso en mí fue una zorra del trabajo que se llamaba Abigail y eso fue hace dos años, de modo que el impacto fue brutal, compañero, sacudió mi ser y perturbó mi alma, forcé a mi memoria a que tomara fotografías mentales de ese cuerpo cuando pasó enfrente de mí, a contraluz, de perfil, tres cuartos y perspectiva, no sé, atesoré con las pocas fuerzas que me quedaron esas imágenes y me las llevé a casa para luego masturbarme frenéticamente durante toda la tarde pensando en ella, y aunque ya me había desfogado debidamente esa mañana, fue necesario volver a hacerlo al menos tres veces más, y es que una chica así, con la carita de un bello ángel y el cuerpo de una sexy diablesa no lo ves todos los días, compañero. Me recordó a Angie Varona, no se me ocurre otra.

Tal vez mi reflexión no alcance mayor profundidad, pero podría decir que hay mujeres cuyos cuerpos parecen haber sido especialmente concebidos para incitar, para el deleite sexual, para provocar los malos pensamientos y hacer caer en los abismos negros del funesto pecado del onanismo a los trémulos y nobles de corazón, (en el menos grave de los casos). Todas estas agradables sensaciones y emociones estarían adecuadas para un adolescente, pero a mi edad he permitido que mi alma se perturbe envidiando ferozmente al afortunado individuo que se estará merendando a esta chica, y a los que vendrán después, seguramente. Solo me queda acudir a ese lugar los sábados que me restan viviendo en esta zona, con la esperanza de que esa familia tenga el hábito de ir allí a almorzar a las mismas horas, y así tener alguna mínima probabilidad de volver a ver el Cielo, al menos una vez más.





28.06.15. Este firme propósito de luchar solo contra el mundo, de ser un lobo solitario, independiente y autosuficiente, pasará a un mayor grado de dificultad en los próximos meses. Viviré más lejos, me costará más tiempo y esfuerzo llegar al trabajo y volver. Cosas que me brindan cierta comodidad ahora, la cercanía de la estación del metro, y la tranquilidad y ubicación de esta zona, ya no estarán más a mi disposición. Estaré aún más solo y lejos, y la vida me obligará a volverme un ser más fuerte y más sabio para seguir subsistiendo. Nunca he estado realmente solo nunca. Nunca me he sentido realmente solo nunca. Sé que existen mi padre y mis hermanos todavía. A veces trato de imaginarme solo en el mundo, sin nadie, sin familia, pero la ensoñación es débil y pasajera. Tal vez mi espíritu no soportaría tal clase de soledad, supongo.

No busco estar solo, pero mi naturaleza solitaria termina imponiéndose siempre en cada decisión. Estoy convencido de que me irá bien si permanezco solo en este viaje llamado vida. A veces cuando veo una linda adolescente en algún sitio, mi corazón siente de pronto anhelo y deseo por disfrutar algún día de tal preciosa compañía. El impulso amoroso existe, pero la consciencia me recuerda la ilegitimidad de mis verdaderas intenciones.No busco una pareja, realmente. Sólo quiero copular con fines recreativos mas no procreativos, y satisfacer mis instintos naturales de vouyerismo y carnalidad, presentes en toda creatura. La masturbación ha sido mi noble compañera en estas tristes batallas nocturnas.

He escuchado que el sabio aprende siempre en cabeza ajena. Opino que el sentimiento llamado amor es un verdadero milagro, y como milagro mágico que es, no logra manifestarse a todos por igual de la misma forma. Por eso muchos fracasan, muy pocos triunfan y otros tantos como yo ni siquiera lo intentan. No lo intento porque soy cobarde, feo, aburrido y pobretón, y porque no quiero condenar a ninguna integrante de ese bello género a estarme sufriendo, y a compartir una vida llena de aburrimiento, miseria y desesperación. En fin, mi punto es que no todos pueden experimentar ese milagro íntegramente, por no ser aptos para lograr apreciarlo en toda su dimensión, algunos solo obtienen migajas luego de años de búsqueda, y se contentan con eso. Otros más se conforman con pornografía. No sé. La realidad es que muchas parejas tienen problemas para convivir tarde que temprano y sus relaciones se vuelven con el tiempo neuróticas y disfuncionales y terminan pésimamente, (como la de mi hermana) porque no estuvieron movidas desde el comienzo por ese milagro llamado amor, supongo. Mis padres no tuvieron un feliz matrimonio, y lo único que lo sostuvo por años fueron los hijos que tuvieron, pero la realidad es que mi madre ya estaba hasta la ídem de mi padre, y viceversa. Las parejas «felices» duran muchas veces por compromiso o apariencias, son como sepulcros blanqueados reventados de podredumbre interiormente, como dijo el buen Jesuchrist.

Siempre he estado en eterno conflicto conmigo mismo, porque en mi adolescencia definí muchas actitudes y comportamientos genuinos y válidos para mí mismo, y que no puedo desterrar ya de mi mentalidad supuestamente adulta. El psicólogo, después de sablearme mental y económicamente, me dirá al final lo mismo que he leído y escuchado cientos de veces: «todo cambio depende de tí». Tengo 35 años, pero mi esencia es la del niño eterno, que no quiere cambiar ni crecer, que aún se entretiene en soledad con cómics y videojuegos viejos y que rehúsa el contacto social obligado e hipócrita. No sé hasta qué punto se distingue una persona mediocre de una persona sencilla. Soy un hombre sencillo que raya en la mediocridad. Soy mediocre porque no tengo ambiciones monetarias y profesionales, y soy sencillo porque no me interesan el reconocimiento ni la adulación, ni llegar «a la cima» (lo que sea que signifique), y porque me conformo con tener una vida y muerte tranquilas, una vez arrojado aquí, en este penoso plano existencial. Si fuera mi deseo y voluntad, en este momento podría cambiarlo (o complicarlo) todo, podría cambiar de actitud ante la vida, buscar otro empleo donde ganara más dinero, podría comprar un auto y conseguir una novia, casarme, tener hijos, el script establecido por el mainstream humano y civilizado. Pero mi alma no estaría allí, no sé si me pudiera entender alguien.

Mi naturaleza está en las cosas sencillas, en las cosas triviales y aburridas para muchos pero que para mí son suficientes, como disfrutar de una agradable brisa una mañana soleada, contemplar una lluvia tranquila o un paisaje de nubes rosadas al atardecer, o simplemente disfrutar de una buena lectura, una pieza melancólica de piano, con eso me basta y sobra de la vida. Beber un vaso de agua fresca, comer algo rico y que no me cause agruras, lograr la hazaña de dormir seis horas seguidas, y volver todos los días a casa sano y salvo luego de una tranquila y productiva jornada laboral, sin haberme peleado con nadie o que me hayan regañado por alguna estupidez que haya hecho. Sentirme útil en mi trabajo y sentir que sirvo para algo, me produce cierta felicidad. Para mí supongo que eso es ahora la felicidad, pero la cuestión es si me bastará con esto los siguientes años, si mi espíritu se mantendrá firme e inmutable a través del tiempo. Como siempre, solamente el tiempo podrá contestarme estas preguntas, nadie más.








Dedicado a esas bellas creaturas que, sin saberlo, incitan a los vírgenes maduros y solitarios a cometer el dulce y nefando pecado de Onán.

Texto agregado el 05-07-2015, y leído por 75 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
23-08-2016 Tu escritura es excelente. Te felicito. godiva
05-07-2015 No amigo, no sólo el tiempo te dará respuestas. La sociología de quinquenios te advierte que personas con tu capacidad de expresión y la facilidad que ostentas de interiorizarte y sacar desde lo profundo de tu historia personal cosas y vivencias de extraña belleza, están destinados a permanecer. Me agradó leerte y pasar un buen rato en tu compañía. -ZEPOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]