TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / heraclitus / Humor blanco

[C:558222]

Queridos amigos:
Muchos autores y otros aprendices de escritor, como yo, nos gusta escribir de “humor negro”. Copiaré de Wikipedia lo que se dice de éste tipo de escritura:

“El humor negro es un tipo de humor que se ejerce a propósito de cosas que suscitarían, contempladas desde otra perspectiva, piedad, terror, lástima o emociones parecidas. Cuestiona situaciones sociales que generalmente son serias mediante la sátira. El asunto más recurrente en el humor negro es la muerte y todo lo que está relacionado con ella. Atañe los temas más oscuros y dolorosos para el ser humano y que, por norma general, suelen resultar controvertidos y polémicos para la sociedad porque están relacionados con la moral. Algunos ejemplos pueden ser: las grandes tragedias, las normas sociales, la sexualidad, los asesinatos, el suicidio, las enfermedades, la pobreza, la locura, el terrorismo, el racismo, la drogadicción, la violación, las discapacidades, la guerra, la religión, la política, la discriminación, etc., pero representados en forma cómica. Este tipo de humor puede ser infantil (en algunas películas o la mayoría en las caricaturas), juvenil y adulto.”

Ahora la historia que voy a narrar es de “humor blanco”, pues un compadre me dijo: “ya cámbiale cabrón” y dado que este cuate a menudo tiene razón (si no es que siempre) no me quedó más remedio que hacerlo.

Yo, antes que nada, tengo que decirles que soy un afortunado habitante del norte de México, en el lugar conocido como “Región Lagunera”, donde por cierto no existe ninguna laguna, sólo el recuerdo.

Cuando obtuve mi título profesional me tocó iniciar mi trabajo en uno de los lugares más bellos que en mi vida he visto, la Ciudad de Puebla, que en contraste con mi desértica región, es un vergel. Estoy por decirlo así, preso de amores por esta ciudad.

¿Cuántos templos católicos hay en Puebla? Apunté el nombre de algunos, no de todos: Parroquia de San Francisco de Asís, Iglesia Santiago Apóstol, Iglesia La Preciosa Sangre de Cristo, Iglesia María Reina de la Paz, y al último, pero no la última, la Catedral.

Catedral Basílica de Nuestra Señora Inmaculada Concepción de Puebla, es su nombre completo, se inició a construir en el siglo XVI, Por cierto me contaron que en la época virreinal, el presupuesto para la construcción de la Catedral estaba destinado a la ciudad de Lima, capital de Perú, pero los españoles influyentes de Puebla, cabildearon (“hacer grilla” como dicen en mi rancho), en la corte del Rey de España y obtuvieron los dineros para la preciosa ciudad de Puebla. No sé si sea cierta esta afirmación o sólo una leyenda, pero la Catedral más bonita de mi país, México, está en Puebla.

No soy para nada religioso, así que cuando estoy en Puebla visito su Catedral por los concierto de música clásica —a mí me fascinan y más que es gratis— que con frecuencia ofrecen en ese lugar.
Antes de empezar un concierto, vi a un sacristán que se ocupaba en limpiar una Sagrada Imagen. Una mujer de aspecto pobre fue hacía él y le dijo algo. El hombre impaciente, le contesta no sé qué. Luego para mi asombro, la mujer vino hacía mí.
—Señor —me pregunta con desesperación—, ¿no ha visto una bolsa negra?
—No —le respondo—. Acabo de entrar; no he visto nada.
Me dice llena de angustia la mujer:
—Es que en esa bolsa traigo mi alma y otras cosas, y me la han robado.
Sin esperar contestación y con la mirada extraviada va con otro feligrés que rezaba en paz y le pregunta lo mismo. Al parecer él la conoce ya, pues hace un vago ademán, como pidiéndole que se retire. La mujer —ahora entiendo es una pobre alienada— va de una parte a otra de la Catedral buscando por los rincones y tras las columnas su bolsa negra, y en ella su alma.

Al empezar el concierto me olvido del incidente y pienso en el paraíso al oír la “Novena sinfonía” de Beethoven. Al terminar salgo a la bella explanada que da la bienvenida al visitante al ofrecerle la hermosa vista del arte sacro del siglo XVI y mientras me deleitaba en su contemplación observe a la mujer envuelta en su rebozo con la vista baja buscando. La vi, y pensé: “yo debería también andar en esa búsqueda, pues hace tiempo perdí la fe”.



Texto agregado el 14-07-2015, y leído por 165 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
16-07-2015 No se que tiene mas mérito, el excelente relato que precede a la frase final o al revés “yo debería también andar en esa búsqueda, pues hace tiempo perdí la fe”. Fantástico. Saludos! TuNorte
14-07-2015 Me gusta la forma de recrear tu narracion,mezclando hechos y lugares historicos.Un Abrazo. Gafer
14-07-2015 Jajaja. Me encanta tu forma de narrar. Todas tus narraciones se caracterizan por ese toque de naturalidad que es tu impronta. Tienes chispas cuando escribes. Me reí full con eso de la “Región Lagunera” sin laguna, jajaja. Eso sí que es humor negro. Muy original lo de la mujer que buscaba el alma en una bolsa negra. Suena gracioso, pero es para reflexionar. También amo a la Novena Sinfonía de Bethoven; es como dices: miel para el alma. Un abrazo fuerte Heraclitus tan querido. SOFIAMA
14-07-2015 Muy buen relato, ameno, de bellas imágenes que invita a la imaginación a comprar su vuelo en primera fila y también su buena reflexión. Un abrazo. jdp
14-07-2015 Puebla de lo angeles le dicen también hermano. Con respecto a las catedrales, son bellísimas -tampoco soy religioso, estoy lejos de ello-, pero un concierto allí, es miel para el alma, por último, alma igual a fe... mmm Cinco aullidos que ya no buscan yar
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]