TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / FERMAT / Buitre leonado (El Cheyenne)

[C:559073]


Buitre Leonado (El Cheyenne)
Hacia ya cinco años que los poco indios Cheyenne que habían sobrevivido a las incursiones de los chaquetas azules del general Caster por sus queridas praderas de Dakota del Sur estaban recluidos en una reserva controlada por soldados.
Buitre Leonado, uno de los indios confinados, era ya un anciano que hacía tiempo había perdido la hidalguía de su cuerpo y el antes fulgurante brillo de sus ojos se había convertido en una mirada de profunda tristeza, era un hombre inconsolable al contemplar en lo que se había reducido su orgullosa raza.
Era un pueblo derrotado, sin futuro y él ya no volvería nunca a poder cazar bisontes como antaño acompañado de sus hijos y de otros bravos de la tribu, nunca podría contemplar los preciosos anocheceres desde su campamento a las orillas del rio Blanco, ni a sentirse libre cabalgando en su caballo como solía hacer en aquellas maravillosas noches solo iluminadas por la luna y las estrellas.
Su pueblo no solo había sido vencido, diezmado y aniquilado sino que además había sido humillado, ahora tenían que aguantar la vergüenza de vivir en una zona acotada impuesta por los que ellos consideraban un pueblo bárbaro incapaz de comprender como vivir en equilibrio con la naturaleza y que no conocía mas ley que la de las armas.
Unos hombres que les habían robado sus colinas y praderas y que ahora alegando que eran los civilizados se afanaban en destruir animales, paisajes y recursos naturales.
Si el impacto en Buitre Leonado había sido importante el que habían recibido los jóvenes que aun vivian había sido tremendo, él al menos tenía unos recuerdos maravilloso, ellos ni eso.
Esos recuerdos fueron sin duda los que le llevaron un día a la decisión de dejar constancia escrita para la posteridad su vida, y aunque en la tradición Cheyenne siempre la transmisión se había realizado por vía oral, quizá es que el pobre viejo se había contaminado algo de los que llamaban “rostros pálidos” y se había decidido a escribir
Así que una mañana se puso a ello.
--------------------------
Mi nombre es Buitre Leonado, mi padre fue el valiente guerrero Castor Marron y su padre el jefe Caballo Veloz, mi madre fue Luz Brillante una india Crew que mi padre rapto en una de sus incursiones guerreras.
Nací en la tercera luna menguante del año de las Aguas Bravías, no me acuerdo cuanto tiempo hace.
He tenido seis hijos con Flor Azul una preciosa india Cheyenne de mi tribu a la que me uní cuando era muy joven, pero no me acuerdo de cuantos años tenía yo ni cuantos ella, ni tampoco la fecha en que la traje a mi tienda, solo recuerdo que fui siempre muy feliz y que ha sido la parte más importante de mi vida.
Mis hijos fueron muriendo en los diferentes conflictos que mi tribu ha tenido a lo largo de los tiempos con los Arapajoes y los Navajos y aunque no me acuerdo cuanto tiempo hace que murieron, si tengo grabado en mi cerebro sus caras, sus palabras y sus cuerpos y no hay un día en que no converse en sueños con cada uno de ellos, ahora solo vive Cuchillo Fiero que está conmigo en la reserva.
Mis padres murieron cuando empezaron las invasiones de los rostros pálidos pero no me acuerdo cuando fue, aunque a ellos nunca los olvido, ni sus rostros, ni su olor, ni sus caricias, ni sus consejos.
He vivido libre en las praderas, he sido feliz cazando búfalos y bisontes solo con ayudado por mi astucia, mi arco y mis flechas, y aunque no recuerdo a cuantos animales conseguí cazar, está en mi muy presente la sensación que me producía cada vez que conseguía derribar a uno de ellos.
He sido un valiente guerrero que siempre ha luchado con fiereza en las batallas tenidas con nuestros vecinos, nunca he sentido miedo y siempre he estado decidido cuando mataba a algún enemigo y aunque no me acuerdo a cuantos, sí recuerdo lo orgulloso que luego me sentía de haber defendido a mi pueblo.
He pensado siempre que la mayor fortuna de mi vida era haber nacido guerrero Cheyenne descendiente de otros guerreros Cheyenne y ni un día había dejado de pensar que nuestro pueblo estaba llamado a ser el más feliz y valeroso de las llanuras que nuestro dios Manitú nos había concedido para vivir.
Cambie de idea cuando los ejércitos de los blancos invasores empezaron a acosarnos primero a tacarnos después y a diezmarnos a continuación.
He participado en todas las batallas que mi pueblo ha tenido con ellos sufriendo lo indecible después de la gran derrota que nos infringieron en el rio Washita y aunque no me acuerdo en que año fue si tengo grabado en lo más intimo la pena que me causo la muerte de tantos bravos amigos, por el contrario disfrute con la gran matanza que con ayuda de los siux posteriormente infligimos a las tropas del general Caster en Little Big Horn, no recuerdo el año, pero sí recuerdo con claridad el placer de contemplar las enormes bajas que les produjimos, aunque no sé cuantas.
Esa fue la última alegría que he recibido en estos últimos años, después vinieron las derrotas, las masacres, las destrucciones y posteriormente la terrible humillación de vernos ahora controlados como un rebaño en un espacio limitado, nosotros los Cheyenne amantes de la libertad, de los espacios abiertos de las praderas interminables y de la naturaleza salvaje, pero ahora todo ha acabado.
Dejo esta memoria por si puede servir de ejemplo a alguno de mis descendientes, en las que he tratado de recoger las momentos más importantes de mi vida.
Solo me queda esperar la muerte, que tampoco sé cuando me vendrá.
Buitre Leonado Año 1882
-------------------------------------

Cuchillo Fiero fue el primero en leer las memorias de su padre y no pudo evitar al terminarlas torcer un poco el gesto y cariñosamente decirle.
“Pero padre no a hay ni un dato en ellas, ni una fecha, ni una cantidad, ni nada parecido “
“Hijo querido”, contesto pacientemente Buitre Leonado, ”Los números, las fechas, los datos, no son lo importante, pero sí lo son las emociones, las sensaciones, los pensamientos y los sentimientos y eso sí creo he sabido recogerlo.”
Fernando Mateo
Julio 2105

Texto agregado el 08-08-2015, y leído por 90 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
08-08-2015 Que hermosa historia, con algunos contornos tristes pero muy buena. Me gusto. 5* dfabro
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]