TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / FERMAT / Quetzalcoatl (El azteca)

[C:559956]

Quetzalcoatl (El azteca)
Hacia ya casi un año que Hernán Cortes andaba por tierras mexicanas negociando a veces con Moctezuma II y acosándole y atacando a su pueblo en otras, bueno en la mayoría.
Era una época de gran incertidumbre para el pueblo azteca, en ocasiones parecía cercana la paz y en otras el ímpetu colonizador e invasor se imponía y acababa masacrándoles, era un tiempo de intrigas, de abusos y de traiciones.
Y en aquel caldo de cultivo y en aquel momento de intereses contrapuestos, de ambiciones incontroladas y egoísmos desatados, fue donde emergió, creció y brillo la figura de Quetzalcoatl, un alto funcionario de la corte de Moctezuma con importante contactos e influencias en casi todos los medios que vio enseguida claro cuál sería el futuro de su pueblo, los españoles habían llegado para quedarse y era seguro que más pronto que tarde destruirían su sistema de vida y se apoderarían de todo el país, era evidente e imposible solucionar lo que intuía que vendría muy pronto, la única salida era adaptarse a los nuevos tiempos, no oponerse y tratar de medrar en el futuro.
Como hombre inteligente que era, no tuvo que esforzarse mucho para explotar las debilidades de los hombres que les invadían y tratar de sacar ventajas de ellas, se dio cuenta de que aquellos barbudos mostraban un desaforado interés por sus compatriotas femeninas pareciendo la mayoría de las veces que la única razón de su existencia era conseguirlas, que no conquistarlas. “Bueno” pensó, “Pues facilitémosles la tarea y saquemos beneficio de su desmedida afición a nuestras mujeres“
Hizo algunos contactos entre varias jóvenes y no le costó mucho convencer a unas cuantas de que ya que tarde o temprano serian abordadas a la fuerza al menos que trataran de sacar algún beneficio económico de ello, así que abrió en pleno Tenochtitlan el que fue el primer burdel azteca que bautizo con el nombre de La gran serpiente emplumada que recordaba su antigua cultura y costumbres y aunque no pudo adornarle con luces de neón, no existían, le decoro con sugerentes dibujos incitadores.
Como se había figurado, fue un rotundo éxito y aunque los precios que marco para los servicios eran moderados, la desmedida afición de aquellos aventureros al asunto era tan grande que enseguida consiguió grandes beneficios para él y sus colaboradoras.
Enseguida se percato que aquel era un negocio fácil de poner en marcha y que no se necesitaba grandes inversiones así que toco algunos de sus contactos, utilizo parte de sus muchas influencias, compro alguna que otra voluntad con oro contante y sonante y consiguió el permiso para abrir en otras provincias sucursales del negocio y aunque el nombre de la primera lo consideraba adecuado y muy tradicional por algunas opiniones decidió utilizar nombres más sugerentes y así nacieron Masajes tropicales y más en la ciudad de Tlexcala, La picara florecilla azteca en Yuntepec y Ven te esperamos y veras en Mixtecas, que tuvieron el mismo éxito que el primera.
Pero Quetzalcoatl era un hombre inquieto y ambicioso, que en cuanto vio que el negocio rodaba solo, empezó a imaginar nuevas oportunidades que le permitieran incrementar sus ya importantes ingresos y como al parecer era el único que no estaba ocupado en las continuas guerras, intrigas palaciegas y traiciones entre unos y otros, le fue muy fácil poner en marcha su siguiente idea.
Se dio cuenta que en España estaban empezando a interesarse por algunos de los productos agrícolas de su tierra que al otro lado del Atlántico eran desconocidos y considerados como exóticos, bueno pues él se los facilitaría, así que presionando a unos y a otros y soltando otra vez una cierta cantidad de oro, compro algunas voluntades para lograr la licencia y fundar una compañía de exportación de productos mexicanos, la primera en América, a la que llamo M.E.S. (Mexicana Export Company), el porqué utilizo las correctas palabras en ingles, son un misterio ya que era un idioma desconocido en aquellas latitudes, lo que demuestra una vez más que además de un hábil comerciante tenía una gran videncia eligiendo nombres.
Se hizo con un barco mercante y empezó a enviar a la península Ibérica, patatas, maíz, tomates, alubias, pimientos, calabazas, aguacates y chirimoyas, que fueron tan estimadas como si de oro se tratara.
Y a propósito del oro, otro rasgo de inteligencia fue el no involucrarse para nada en ese negocio del oro y de la plata que tanto interés despertaba en los hispanos y como el tiempo le demostró, acertó de pleno, él ya intuía que sería origen de muchos problemas y muertes, así que prudentemente se decanto por productos menos llamativos pero al final más seguros.
Se había ya convertido en un hombre famoso no solo en su país sino también en España y fue entonces cuando considero que había llegado el momento de abandonar a su suerte a sus hermanos de raza antes de que las cosas se pusieran aun más feas, traspaso el negocio de los burdeles y dejo al cargo de la compañía de exportación a un amigo, aunque en su mente estaba que no sería por mucho tiempo pues pensaba controlar el negocio desde España, y sin despedirse de nadie, no quería dar pistas, se embarco en uno de los barcos pero no antes de haber cambiado totalmente su apariencia y personalidad, hablaba perfectamente español y con los trajes que se hizo confeccionar estaba seguro que pasaría sin problemas por un rico hijosdalgo que retornaba a la patria.
Al llegar a Sevilla y ya con una perfecta documentación falsificada se presento a las fuerzas vivas de la ciudad como Don Juan Santamaría Gómez y Cifuentes, informándoles que venía dispuesto a invertir allí parte de la fortuna que había logrado en el ya llamado Nuevo Mundo.
Y como no podía ser menos, le recibieron con los brazos abiertos, nadie dudo de sus credenciales y nadie le puso pegas para establecerse en el Puerto de Santa María ciudad donde decidió empezar a crear el que luego sería su imperio económico.
Comenzó rápidamente su andadura gracias a sus innegables habilidades negociadoras, a la facilidad que tenia para conseguir comprar conciencias cuando era necesario tanto a los personajes políticos, como a facilitadores, conseguidores e intermediarios (Fue también al parecer el primero que institucionalizo la cesión de un 3% del negocio a cambio de ciertos favores, que parece aún perdura) y por supuesto también a que oportunamente desaparecieron bruscamente cinco o seis personajes que se oponían a sus negocios, así que al poco tiempo consiguió una licencia real para ser el único en poder encargarse del envío y traída de mercancías al nuevo continente.
Corría el año 1523 cuando fundó la H.A.I.E.C, (Hispano Americana Import Export Company) acertando de nuevo con la palabra Import, no se sabe cómo, se hizo con una decena de barcos y empezó a enviar arroz, trigo, alcachofas, zanahorias, habas, melones, sandias, naranjas, plantas de pinos y castaños, productos muy fáciles de gestionar y desconocidos en América y traerse de nuevo los barcos hasta el tope con cacao y tabaco, que enseguida fueron demandados con verdadero entusiasmo por los españoles y con los que como ahora se dice, dio el pelotazo.
Al año estaba considerado como uno de los más importantes empresarios andaluces y gozaba de una enorme influencia no solo en Andalucía sino también en la corte, se había construido un hermoso cortijo en el centro de un enorme viñedo de su propiedad y era uno de las personas más respetadas y a la vez más temida en la región, pues aunque nadie conocía a ciencia cierta su origen y sus métodos comerciales, muchos preferían no saberlos.
Y aquí acaba esta pequeña historia, ya que a partir de ese momento decidió estabilizarse definitivamente, considero que había llegado el momento de sentar cabeza y que para que su futuro fuera a partir de ese momento incuestionable se debía emparentar con la aristocracia y el mejor camino era el matrimonio, eligió para ello a la señorita María de las Angustias y Encarnación del Rosario, perteneciente a una familia arruinada pero que ostentaban el titulo de duques de...., me permito obviar el título nobiliario que heredo nuestro personaje porque sus descendientes todavía lo conservan y no estaría bien que yo denunciara como había sido el origen de sus actuales fortunas e influencias políticas.
Fernando Mateo
Septiembre 2015.

Texto agregado el 09-09-2015, y leído por 113 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
10-09-2015 Que interesante historia. Muy atrapante y son de las que me gustan. Felicitaciones 5* dfabro
09-09-2015 Bueno, siendo Quetzalcóatl el Dios del desdoblamiento, digamos que pudiera ser. je! rhcastro
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]