TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cjvr / Camila (XI)

[C:563248]

-Doctor, doctor.
-¿Qué ocurre enfermera?
-Ya llegaron los resultados del laboratorio.
-Ah, que bien, muéstremelos.
La enfermera le entregó el sobre al doctor. Lo abrió y lo leyó detenidamente. Una sonrisa apareció en su rostro.
-¿Todo en orden? –preguntó la enfermera sonriendo.
-Así es enfermera, así es. Todo está de maravilla.
-Doctor, doctor, se le necesita en la sala de operaciones –dijo una voz por el parlante. El doctor dejó los resultados en su escritorio y salió para la sala de operaciones con su enfermera. Los resultados no mostraban ninguna sustancia que pudiera haber inducido el aborto.
Llegó febrero. Era tiempo de volver al instituto. Un nuevo año escolar había comenzado. Camila lo sabía y estaba feliz de no tener que repetir nuevamente el primer año. Steven logró cambiar su nota a tiempo y ahora estaba en segundo año.
Pero aun tenía preocupaciones. ¿Será que su nuevo maestro también la acosará? ¿Los chicos la verían diferente por haber sido abusada? ¿Sus amigas le hablarían luego de todo lo ocurrido? No lo sabía. Por eso, desde que ingresó al instituto, mantuvo siempre la cabeza baja, mirando el piso. No le hablaba nadie y ella no le hablaba a nadie. Mientras seguía caminando por el pasillo, por ir viendo el suelo, no se fijó y chocó con una mujer. Ambas cayeron al piso. Los papeles de la mujer se escaparon por el suelo.
-Lo siento –le dijo la Camila mientras le recogía los papeles a la señora.
-Ah, no te preocupes.
Camila le entregó los papeles.
-¿Quién es usted, por cierto?
-Soy Carmen, ¿y tú?
-Camila.
-Oh ya veo. Así que tú serás mi nueva alumna.
-¿Alumna? –preguntó Camila un poco sorprendida.
-Si, alumna. Puedes llamarme señorita Villegas.
-Ok... –Camila esbozó una sonrisa- señorita Villegas, ¿así que usted será mi nueva maestra?
Carmen asintió con la cabeza.
-Bueno, me tengo que ir a marcar mi entrada –dijo carmen-. Nos vemos en clases, ¿vale?
-Así será.
Carmen se fue. Camila iba a seguir con su camino.
-¡Camila! –gritó alguien. Camila se volteó. Una chica corría hacia ella.
-¡Por fin te veo! –dijo la chica abrazándola.
-Hola Natalia, ¿cómo estás?
-¿Qué como estoy? ¡Cómo te ha ido a ti! Por Dios, ¿cómo te ha ido?
-Bien, muy bien.
-¿Segura, ya lo superaste?
-Aún no pero trato.
-Lo vas a superar.
-Lo sé.
Natalia le miró su vientre. Se extrañó.
-¿Qué ocurre? –preguntó Camila.
-Nada, nada. Es solo que…
-¿Qué?
-Creí que estabas embarazada.
-Si, si estaba.
-¿De verdad? ¿Y por qué tu vientre no está hinchado?
-Aborté.
Natalia guardó silencio. Empezó a sentir algo en su pecho. No debió de haber hecho esa pregunta.
-Lo siento.
-No te preocupes.
-¿Y qué? ¿Vas a repetir primer año?
-No.
-Pero, ¿y tus notas?
-El nuevo maestro de primer año modificó el último período y pasé con seis de promedio global.
-¿Significa que…?
-Sí, ¡seremos compañeras!
Natalia lanzó un grito y volvió a abrazar. Cerraron sus ojos. Al abrirlos Natalia notó que un chico las veía desde los casilleros.

Texto agregado el 13-12-2015, y leído por 49 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]