TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / La extraña muerte de Mercedes Aguirre

[C:563773]

La extraña muerte de Mercedes Aguirre


La casa, otrora de grandes habitaciones, actualmente fue dividida en dos para comodidad de sus ocupantes.
En ella viven por ahora, solamente cuatro personas, que, aunque la dueña, Mercedes Aguirre, anteriormente la había mandado hacer por el mejor arquitecto de la época, ahora al estar ciega y sola, el ser demasiado grande le dificultaba el acceso a las distintas habitaciones, por tal motivo, decidió dividirla dándole la parte más grande de la casa a su hijo y a su nuera.
Enrique y Gloria vivían felices desde hacía varios meses en la casa, en espera de su primer hijo y a la vez podían cuidar a Mercedes ya que la división de la casa no les impedía entrar por la misma desde el comedor por una puerta que difícilmente estaba cerrada.
Mercedes al haber ido perdiendo la vista de a poco, estaba acostumbrada a andar por su parte de la casa sin dificultad, conocía de memoria cada rincón de la misma y trataba de que la empleada dejara todo en su lugar para no caerse si ésta cambiaba los muebles de sitio.
Eugenia, la empleada, también vivía en la casa junto a Mercedes desde hacía muchos años, era de total confianza, había ayudado a criar a Enrique desde muy pequeño.
A pesar de estar casada y tener un hijo, Eugenia se había separado de su esposo hacía muchos años y al no volver a casarse, prefirió vivir en la casa donde trabajaba ya que su hijo tampoco vivía en la ciudad.
La rutina de Mercedes era conocida por todos, se levantaba muy temprano y bajaba a desayunar, Eugenia le tenía preparada la mesa del comedor y se sentaba junto a ella, las dos mujeres se habían hecho, con el correr de los años, muy amigas y la dueña de casa no sabría qué hacer sin su compañía.
Después del desayuno, se sentaba a escuchar las noticias en un amplio sillón, esto duraba alrededor de una hora, luego de esto llamaba a Eugenia para hablarle sobre el almuerzo.
La fiel compañera se sentaba junto a ella para saber qué debería comprar, hacía la lista y muchas veces Mercedes que a pesar de salir muy poco, la acompañaba al súper mercado, si es que estaba lindo el día.
Hechas las compras, volvían a la casa, la comida se hacía solamente para las dos mujeres, su hijo y su nuera no estaban al medio día, los dos trabajaban pero a la noche si, Gloria se encargaba de la cena.
Durante la tarde, solía dormir un par de horas para volver a levantarse y comenzar su trabajo.
Mercedes era escritora y a pesar de estar ciega tenía una computadora para ciegos la cual manejaba con mucha destreza.
Actualmente estaba escribiendo un libro sobre un famoso cirujano que mata a su mujer en un arranque de celos, a simple vista puede parecer algo muy leído pero daba la casualidad que cambiando los nombres por supuesto, ese cirujano existía y la escritora lo conocía muy bien solo que lo habían dejado libre por falta de pruebas, pero al parecer este libro iba a causar sensación por las revelaciones que Mercedes escribiría y quizá, sólo quizá se volvería a reabrir el caso pero todo esto estaba siendo escrito con el mayor de los secretos.
Esa noche. Gloria y Enrique llegaron muy temprano a la casa y como lo primero que hacían era ir a ver a Mercedes se llevaron la sorpresa de sus vidas la mujer se encontraba tirada en el suelo sin sentido.
Enrique llamó inmediatamente a Eugenia pero como era su día libre, no se encontraba en la casa, de inmediato llamaron a una coronaria que trasladó a Mercedes al sanatorio comprobando que tenía fracturas pero que a pesar de todo no corría peligro su vida.
Todo no parecía más que un accidente pero su hijo no estaba conforme, no había encontrado nada fuera de lugar como para que su madre se cayera y se golpeara de esa manera.
Eugenia tampoco podía creer lo que pasó a no ser que la señora hubiera sufrido un desmayo por alguna razón.
El médico restó importancia al hecho pero pidió que no la dejaran mucho tiempo sola, de cualquier manera le mandó hacer algunos análisis.
A la semana, con los análisis prontos, Mercedes en compañía de su hijo, iban a la sociedad a ver a su médico.
Éste, al ver el resultado de dichos análisis, frunció el ceño pensado que ella no podría verlo pero no vio el rostro del hijo que sí lo observaba detenidamente.
___¿Qué sucede doctor? ¿Pasa algo malo?
___Mi amigo, voy a tener que volver a mirar detenidamente estos exámenes, me gustaría hablar con usted mañana.
___Mañana me tendrá acá sin falta.
Al otro día muy temprano, Enrique se encontraba solo en el consultorio médico.
___¿Qué ocurre doctor? Lo noto extraño.
___Tiene razón mi amigo, no se en realidad cómo voy a decirle esto…su madre no está nada bien.
___¿Qué es lo que tiene?
___Eso es lo raro…parece ser que su madre está siendo envenenada.
___!Qué! eso no puede ser, es imposible, mi madre apenas sale y la comida se la hacemos la empleada y mi señora. Tiene que haber sido algún remedio de los que toma, no me imagino nada más.
___Tuve que ver los exámenes muchas veces para decirle esto, estoy seguro que le están dando algo todos los días pero no me imagino qué puede ser.
___Me está asustando doctor, a casa no viene nadie por lo menos que yo sepa. Pero de ahora en adelante nadie más que yo le daré su comida, y si es necesario también la probaré, no se preocupe doctor me haré cargo de todo, usted mándele los remedios necesarios para contrarrestar lo que tiene.
___Por el momento no voy a hacer la denuncia, sobretodo por que los conozco desde hace años a todos ustedes.
___Muchas gracias doctor, voy a tener que hablar con mi madre.
Al llegar a la casa, Enrique se encierra con su madre y le cuenta lo ocurrido, Mercedes no lo puede creer, la única que cocina al medio día es Eugenia y ella es de confianza y por la noche su nuera y cenan todos lo mismo.
Mercedes es una mujer muy desconfiada y recela de todo y de todos pero jamás dudaría de la honestidad y de los sentimientos de su nuera y de su empleada por eso comienza a pensar qué es lo que está haciendo que saca a relucir los peores temores a alguien como para querer matarla.
Y es así que piensa en el motivo que alguien pueda tener en su contra, lo primero que piensa es en su testamento pero se dice a si misma que al no tener más familia que su hijo y su nuera, ellos no tendrían motivo para matarla ya que heredarían todo quizá en poco tiempo ya que ella se creía demasiado vieja.
Entonces una idea viene a su mente, alguien debe estar preocupado por alguno de sus libros y aunque nadie sabe de qué tratan hay alguno que pudiera molestar a alguien.
Al escribir en Braile, son pocas las personas videntes que saben leer este método, tendría que ser alguien que la conociera muy bien y como descartaba a los miembros de la familia y tenía plena confianza en Eugenia…
Tendría que pensarlo muy bien ya que nadie sabía el contenido de sus libros y además aún no estaban terminados, tenía por costumbre y según le llegaban las ideas, comenzar más de uno a la vez.
Tres eran los libros que había empezado, el del médico asesino, otro que trataba de una anciana que tenía un pasado un tanto extraño y el tercero de un adolescente que al volver del liceo encuentra a sus padres muertos.
Lo que la escritora ocultaba era que esos tres casos eran reales, aunque nadie lo supiera.
Ella no siempre fue ciega, antes tuvo una vida diferente, al poder ver, para ella todo era más fácil, lo que se le complicó al perder la vista pero como era una persona muy persistente, no se dejó estar y aprendió a vivir con su ceguera.
Ahora tendría que hacer un esfuerzo mayor pero estaba dispuesta a hacerlo para seguir viviendo los años que le quedaran, sin problemas.
Se encerró en su habitación y pensó lo que tenía sobre los tres libros que estaba escribiendo.
Esa noche le dijo a su hijo que el sábado quería hacer una cena en su casa para celebrar el final de sus libros y que le pasaría una nota con los nombres de las personas a las que quería invitar.
A pesar del asombro de Enrique, y de tratar de disuadir a su madre de hacer esa cena, al final ella logró su objetivo y la reunión se hizo el sábado siguiente.
Muchas fueron las personas que concurrieron ese sábado, no faltó nadie, la fiesta estuvo de lo más animada y ni decir de la comida, verdaderamente a la altura de Mercedes Aguirre.
Al término de la misma, Mercedes muy cansada se sienta en su sillón preferido y se duerme.
Nadie lo notó ya que dicho sillón se encontraba detrás de un biombo.
Cuando la gente comienza a retirarse, el hijo de Mercedes va a buscar a su madre para que se despidan de ella.
La encuentra dormida y al querer despertarla se da cuenta…su madre estaba muerta.
De inmediato llama a la policía y nadie puede salir de la casa.
Comienzan los interrogatorios y la gente a inquietarse, todos quieren irse.
La policía toma nota de cada una de las personas que se encuentran en la casa y les piden la documentación y la dirección y por supuesto el teléfono de cada una.
Les permiten retirarse siendo las dos de la madrugada.
La casa está conmocionada, nadie sabe a ciencia cierta qué le pasó a Mercedes y hasta que llegue el dictamen del forense todos piensan que fue un ataque cardíaco.
Pero…cuando llegan los resultados, el hijo de Mercedes es llamado a declarar, su madre había muerto debido a un fuerte veneno encontrado en su cuerpo.
También fue llamado el médico de cabecera de la señora, tras las declaraciones de Enrique de que supuestamente su madre había ingerido alimentos envenenados anteriormente.
El médico dijo que era cierto y que no había hecho la denuncia correspondiente debido a que la propia Mercedes se lo pidió en una charla que mantuvo con ella un día que fue a visitarla.
Se hicieron examinar todos los alimentos de la cena pero ninguno había sido envenenado, era claro que sólo deseaban la muerte de Mercedes.
Luego de varios días, después del funeral, el hijo de Mercedes muy conmocionado aún por la muerte de su madre, se decide a revisar los documentos de ella y sus pertenencias, sobre todo sus libros y al no entenderlos, decide llamar a un experto en lectura Braille .
Al día siguiente dicha persona es recibida en la casa.
De inmediato leyó los últimos libros y al hacerlo se dio cuenta de que no eran los últimos, sino que las fechas en dichos libros eran de hacía por lo menos cinco años.
Esto llamó la atención de Enrique, sabía que su madre estaba escribiendo algunos libros que por supuesto deberían estar en la casa, pero luego de revisarla, esos libros no aparecían y se animó a llamar a la policía.
El inspector de policía le dijo que lo recibiría esa misma tarde.
Enrique le contó al inspector que su madre tenía por costumbre empezar más de un libro a la vez y que actualmente estaba escribiendo, por lo que le había dicho ella misma, por lo menos tres.
Eso pareció interesar al inspector pero no tenía ninguna prueba de ello ya que en su computadora no había nada, y el disco duro estaba vacío, parecía que lo habían reemplazado por uno nuevo pero el viejo no se pudo hallar.
Por el momento es todo, le dijo el comisario a Enrique, pero voy a pedirle que si recuerda algo más no dude en llamarme, yo por lo pronto voy a tenerlo al tanto de mis investigaciones, tengo algunas ideas pero necesito ponerlas en práctica.
Enrique se retira de la comisaría y se dirige al consultorio del doctor.
___Buenas tardes doctor, no he reservado hora pero me gustaría tener una charla con usted.
___Adelante mi amigo, sólo lamento que ésta sea por algo tan desagradable como la muerte de mi querida amiga Mercedes.
___A propósito…ustedes eran amigos de hace muchos años?
___Ya lo creo! muy buenos amigos, nos conocimos hace muchos años, por supuesto ella era mucho mayor que yo, pero teníamos amigos comunes y solíamos conversar mucho de literatura y de libros en general.
___Usted sabía que mi madre estaba escribiendo algunos libros?
___No, en realidad cría que su madre ya no lo hacía.
___Se equivoca, nunca dejó de escribir.
___Y, de qué quería hablarme?
___Precisamente de esos libros, de los que estaba escribiendo…
___Qué lástima ¡ Como ya le he dicho, pensaba que Mercedes ya no escribía.
___El otro día, usted me dijo que había ido a visitar a mi madre…
___Si, es cierto, la semana pasada ella me llamó, estaba preocupada por que supuestamente estaba perdiendo la memoria y no quería decirlo a nadie por eso creyó conveniente consultarlo conmigo.
___Qué raro, mi madre y yo solíamos hablar mucho pero nunca me dijo eso que usted me está contando.
___Creo que no quería alarmarlos.
___Y cuándo fue a nuestra casa, quién lo atendió?
___Su propia madre me abrió la puerta, tengo entendido que la empleada había salido a hacer las compras.
___Por eso mismo le pregunto, Eugenia, la empleada no recuerda haberlo visto.
___Creo que Mercedes prefería tener una charla a solas conmigo.
___Y qué le dijo usted respecto a sus temores?
___Le dije que tendría que venir al consultorio a hacerse más análisis.
__De qué otros temas hablaron? Perdone que insista pero aún no entiendo eso de que mi madre estaba siendo envenenada y menos aún que lo hayan hecho bajo nuestras narices el día de la cena, entre tanta gente.
___Le estuve haciendo algunas preguntas a Mercedes con respecto a eso mismo, quién le daba los alimentos, o si alguien iba a la casa, etc… Pero no creo que ella se diera cuenta de lo que verdaderamente ocurría, traté de advertirle que no dejara entrar a nadie a la casa y si estaba sola menos aún pero usted sabe cómo era ella, muy crédula.
Enrique pensó que lo que menos era su madre era ser crédula y esto lo dejó pensando…
Al día siguiente Enrique va directamente a la comisaría y pide para hablar con el comisario.
___¿Tiene algo nuevo que comunicarme Enrique ¿
___Quisiera hablar con usted respecto a algo que me tiene intrigado, ayer fui a ver al doctor Robaina, el médico de cabecera de mi madre y tengo algunas dudas respecto a la conversación que mantuvimos.
___Ah, el doctor Ariel Robaina?
___Si, lo conoce?
___Justamente en eso ando, averiguando algunas cosas respecto a ese hombre.
Luego que Enrique le contara con lujo de detalles la conversación mantenida con el médico, el comisario quiso hacer una prueba y le pidió que con algún motivo cualquiera lo invitara a su casa y lo mantuviera ocupado por algún tiempo ya le diría el resultado de su experimento.
Dos días después, Enrique invita al médico a su casa, para seguir hablando sobre su madre.
Mientras tanto el comisario, se proponía hacer dicho experimento y se dirigió primero a un juez y luego al consultorio del médico.
A la media hora el comisario y dos policías acuden a la casa de Enrique con una orden de arresto para el doctor Ariel Robaina.
Luego del arresto, Enrique no sabía cómo se había llegado al arresto del médico ni los motivos que tuvo para matar a su madre y todo esto se lo aclaró el comisario en una cena en casa de Enrique.
___Debido a los comentarios que usted me dijo sobre la conversación mantenida con el médico, pude saber que éste era muy mentiroso, en realidad, si conocía a su madre pero ella no sabía quién era él, sólo sabía que era el médico que la trataba no el hombre que había conocido muchos años atrás por medio de los diarios, con respecto a más de una muerte.
___Y cómo fue eso del experimento que iba a hacer?
___Era muy fácil, debía revisar el consultorio del médico para ver si allí encontraba algo que estaba buscando.
___Y lo encontró?
___Por supuesto, los libros que escribía su madre.
___Es cierto que me los trajo…
___Con una orden de registro firmada por el juez, pude entrar a su consultorio y allí estaban, en una biblioteca contra la pared y detrás de otros libros de encontraban los tres, eran por supuesto, los borradores ya que su madre aún no los había mandado imprimir pero cuando los ví supe que me encontraba ante un asesino muy inteligente y que si ya había asesinado era muy probable que siguiera haciéndolo, por eso fui inmediatamente a su casa a detenerlo, temía que usted siguiera el mismo camino que su madre.
___Pero dígame por favor, a quién había matado antes?
___Tres eran los borradores de tres libros con diferentes asesinos, luego de hacerlos leer por un experto, me puse a pensar en dos de ellos, uno era un médico pero del otro no sabía nada y descubrí que con el correr del tiempo, el otro asesino que había quedado en libertad por falta de pruebas, también había estudiado medicina y actualmente era un médico reconocido.
___No entiendo, creía que esté era el médico que mató a su esposa pero creo que no es así ¿Verdad?
___Tiene razón, este médico era un jovencito que tenía muy mal genio de chico y que en un arranque de furia mató a sus padres pero fue encubierto por sus abuelos para que lo declararan inocente ya que su carita de ángel compró a todos, sobre todo al juez que era una mujer y lo veía como a un hijo incapaz de cometer tales crímenes. Siempre fue así, y no sabemos aún si cometió otros crímenes, lo sabremos pronto, al verse atrapado a pesar de negarlo en un principio se desmoronó por completo al ver las pruebas contundentes en su contra y antes de que me pregunte le diré que mató a su madre porque ella sabía que aquel niño era un asesino y por eso escribió el libro lo que ella no sabía era que el médico que la estaba tratando era aquel niño.
___Pero… cómo supo él lo del libro?
___Esa es otra historia, al principio su madre a pesar de ser una mujer muy reservada, le contó quién era ella y que debido a que estaba escribiendo algunos libros, se encontraba muy nerviosa por el resultado de dichos libros y de cómo lo tomaría no sólo la gente que los leyera sino la misma policía que vería lo equivocados que estaban con respecto a tres criminales en potencia que ella misma había conocido años atrás.
Uno era este jovencito que según cuenta en el libro, quería ser independiente, sus padres le daban todo pero él quería más y no dudó en matarlos, eran vecinos de ella cuando vivía en el interior junto a sus padres, el otro libro trata de una anciana que tenía un pasado dudoso, Mercedes sabía que esa mujer había matado a sus tres hijos con tal de cobrar un seguro, es cierto que no se encontraron pruebas por ese entonces y ella muy doliente se fue del país con el dinero del seguro pero algunos años después ocurrió otro caso similar con una mujer que también había cobrado el seguro por la muerte de su pequeño hijo y Mercedes se puso a investigar por su cuenta y lo descubrió, era la misma mujer, lo que pasó fue que comenzó a perder la vista y las cosas se complicaron para ella por eso pasaron los años antes de volver a escribir y detallar cómo fueron las cosas, ahora nosotros investigaremos. El tercer caso fue el del médico que mató a su esposa ese fue un caso muy hablado donde al hombre no pudieron probarle el homicidio pero daba la casualidad que dicho médico estaba casado con una prima lejana del esposo de Mercedes y ella era muy rica mientras que él recién empezaba su carrera y era hombre de gustos muy caros y además le gustaban las mujeres, demasiado, tanto así que una de esas mujeres, que fue doméstica en casa de Mercedes le contó que él había matado a su mujer y que ella tenía el arma escondida debido a que tenía un hijo que era del médico y con el cual la amenazaba si ella hablara. Pero le dijo a Mercedes que su hijo era mayor y que ella estaba dispuesta a contarle todo si ella quería escribir sobre el caso, ya no le temía, habían sido muchos años te temor y angustia por su hijo pero ya no.
Investigamos y descubrimos que esa mujer desapareció hace mucho tiempo.
Gracias a su madre se resolvieron tres casos importantes que estaban “quietos” por decirlo de alguna manera pero que si es que aún hay tiempo, ya resueltos, trataremos de localizar a los asesinos, la justicia tarda pero llega.

Omenia 20/6/2013





Texto agregado el 28-12-2015, y leído por 181 visitantes. (15 votos)


Lectores Opinan
09-01-2016 A mi me gustó mucho, asi como quedo terminado, pq es como dejar tu marca con tu estilo.5* bishujoo
28-12-2015 O también que hagas creer que es otro, y al final quien señalas en tu historia. Un besito, Omenia querida. SOFIAMA
28-12-2015 perdón: y se espera algo... SOFIAMA
28-12-2015 1. Omenia, leí el cuento con gran interés porque mantienes la tensión en la trama y captas la atención del lector. El cuento es muy valioso desde el punto de vista de la estructuración y de su conducción, no obstante, te sugiero que le des un final diferente porque es predecible, y espera algo diferente. SOFIAMA
28-12-2015 2. Sugiero, con todo respeto, que hagas creer al lector que el asesino es quien tú planteas aquí, pero al final le des una vuelta de tuerca y sea la persona menos pensada. Creo que lo puedes lograr porque talento te sobra. Realmente, lo disfruté. Un abrazo full y eterno. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]