TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carloel22 / Un tren al cielo

[C:564343]

Comenzaste a caminar alguna vez sin rumbo fijo, sobre las vías de los trenes muertos?
Si, porque existen los trenes muertos, o pensabas que solo la gente que tiene alma y cuerpo muere?.
Los trenes mueren también.
Y claro tú te preguntarás, donde los llevan,¿ existen cielos para los trenes.?
Mira, los trenes muertos están generalmente durmiendo su sueño eterno sobre las vías viejas de algunas estaciones que también duermen.
Y las estaciones que también duermen son las que se encuentran sobre los pueblos sin vida que incomunicados también terminan muriendo.
.
Nunca observaste una nube pasar lentamente?
Cuando una nube pasa lentamente, absorbe luz y calor.
Vierte sombra y frío.
Siembra quietud.
Y sabes, se lleva algo de vida.

En la provincia de Salta (Argentina), al costado de una vieja ruta, y besando la cordillera, existe una estación de tren con vías abandonadas, que fue bautizada allí por 1922 como Puerta Tastil ( 2675 mts sobre el nivel del mar).
Fue erigida orgullosa como lugar de depósito y traslado, cuando se comenzó a construir un tren que decían iba a recoger gente que quisiera pasear sus instantes de vida en estaciones muy cerquita del Cielo.
Luego de creado el tren, se dibujaron estaciones importantes y la aldea pequeña, Puerta Tastil fue olvidada, como los chicos olvidan un juguete viejo o los grandes un sentimiento.
Pero allí aun vive gente.
Bueno, si a vivir llamamos ser un juguete viejo o un sentimiento olvidado.

Los veinte habitantes que hoy existen ven como la gente pasa a su lado viajando cómodamente en un moderno tren hacia el cielo.
Como una nube que iba a pertenecerles, lentamente sin detenerse les da la espalda, como da la espalda en la vida, un amor olvidado.
La nube, el tren y también el amor, absorben luz y calor, dejando una sinfonía de sombras y frío luego de su paso, para luego sembrar la quietud.
Las casas se agachan, en su baja estatura, para protegerse de la nube que sobre sus cabezas de adobe, lleva pasajeros dichosos con rumbo al cielo.
¿Nunca bajaste la vista ante un amor que creías tuyo y ahora dichoso camina de otra mano rumbo a otros cielos?

Abajo, cabezas de alpacas, guanacos, llamas y vicuñas con sus ojos inmensos y azorados piensan que cuando una nube pasa lentamente absorbe luz y calor, oculta el sol por un instantes, y allí entre la sombra debería verter también esa especie de temblor frío y húmedo que alimentaría las sequías, pero con el tren no sucede.
Cosa curiosa, el amor si, cuando ha pasado, derrama lluvias sobre la tierra.
En esos instantes, cuando se llora, callan los pájaros, se aplaca el viento, y se siente una extraña emoción, esa de saberse no elegidos para determinada tarea.
Y allí es cuando los pobres capullos curvan las ramas haciendo reverencias a la brisa, y la misma brisa se aquieta, inmovilizando la tarde, es cuando los habitantes van tomando conciencia que ciertas cosas cuando pasan, son como las historias, marcan sus vidas sin darles tiempo a detenerla un solo momento.
Porque sabes? detenerla sería como otorgar un peldaño al cielo sobre la vieja estación de los trenes muertos.

Pero hay una historia que cuenta que.....

Cuando los habitantes quedan solos inventan cuentos que les permitan seguir viviendo el resto de los días.
Descubren que es un absurdo vivir en una estación muerta.
Pero también es un absurdo una mariposa que en la vida no puede entregar sus alas al viento para que este le ayude a levantar vuelo
Y otro absurdo es sentirse dejados de lado por los vivos en un lugar abandonado por los muertos.


Una historia que habla de otros tiempos y de un montón de manos, de ilusiones que pensaban, de guardapolvos, de colegios, porque cuando nace un pueblo es como cuando llega una nueva vida.
Primero se lo atiende, se lo cuida, se lo conoce pero sobre todo se lo quiere.
Y allí estaban las manos para cuidar.
Manos que sembraron rosas en los canteros.
Que se elevaron para con ilusión pinchar el cielo y que desde el descienda una estrella.
Que tras una rama plantada, despertaron sueños reconcentrados y quietos.
Que saben que abarcaran desde allí el universo infinito y se llenarán de otros cielos.
Manos que dibujan una silueta de mujer sobre una puerta mientras esperan.
Manos que ven como tus cabellos juegan calladamente.
Que toman suavemente los contornos de tus labios para crear sonrisas en ellos.
Manos que me permitan llevarte de la mano por el sencillo camino de las vías muertas en una tarde azul turquesa.
Manos que no permitirán que tiembles bajo los cielos de tormentas.
Manos que si no se detienen los trenes en esta, la estación muerta utilizaran palomas mensajeras para gritar a los cuatro vientos lo mucho que te quieren.
Manos que te digan que nada hay muerto mientras respires.

Comenzaste a caminar alguna vez sin rumbo fijo sobre las vías de los trenes muertos?

Puerto Tastil tiene vida, porque existen corazones allí que laten y sienten.

Y saber esto.

Es haber aprendido que el amor, cuando es verdadero, se detiene igual en cualquier estación, viva o muerta.
Porque cuando se quiere demasiado, no se ama un rostro, las manos, o el cuerpo, se ama entero.
En las manos, el vientre, los senos, las esperanzas y los sueños.
Cuando te tomen de la mano, otras manos sobre una vías muertas, dos brazos trémulos por atraerte, dos ojos deseosos de acariciarte, habrás descubierto que alguien va a caminar contigo , esta vez si, de la mano por el resto de tu vida.
Y caminarán en Puerto Tastil, allí, cerquita de la cordillera, con un farol hecho en estrellas, que titilan en la noche tibia cuando esas dos manos se entibien mientras caminan sobre los viejos rieles de un tren que marchará muy juntito a ambos, rumbo al cielo.
Recuerda, Tastil es un pedazo de cielo anterior al poblado hispánico, anterior a los incas, anterior tal vez, dicen al amor y la leyenda.
Para el amor, como para Tastil, nunca existen trenes muertos, mientras existan tan solo dos labios que se besen.

(*) Para alguien muy especial, que ayer cumplió un año mas y aprendió a reir nuevamente, que esta venciéndo una lucha desigual con valentía, que está gestando vida dentro de su vientre y que seguro va a encontrar "su" Puerto Tastil verdadero, que camine junto a ella por el resto de su vida.

Texto agregado el 11-01-2016, y leído por 117 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
12-01-2016 Linda historia y bien lograda, escrita con sentimiento, con detino, con recuerdos y vision. Una historia tan linda como el titulo y el nombre del...TSTIL ouacosta
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]