TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / El juego de la copa.

[C:564507]

El juego de la copa.

Afuera, el invierno llenaba las calles de nieve, adentro de la casa el hogar ardía como nunca, en la cocina, Susana preparaba una deliciosa comida casera para las personas que de un momento a otro llegarían.
Era el cumpleaños de Rodrigo y su esposa Susana, quería darle una sorpresa invitando, sin que él lo supiera a tres matrimonios amigos con los cuales solían reunirse los fines de semana.
Rodrigo aún no había llegado pero Susana tenía todo preparado, la carne, la salsa para los ravioles, el postre a base de miel y avellanas, los vinos, uno dulce y otro tinto y hasta había amasado y hecho los ravioles caseros que tanto le gustaban a su esposo lo único que faltaba era poner a hervir el agua y echar los ravioles pero para eso tendría que esperar a que todos estuvieran presentes.
Antes de que Rodrigo llegara, los amigos ya se encontraban calentándose junto al hogar.
Rodrigo fingió sorpresa al verlos, pero su esposa sabía que al igual que todos los años ya estaba enterado de la supuesta sorpresa.
Después de abrir los regalos, camisas, corbatas y botellas de vino, se sentaron alrededor de la gran mesa del comedor mientras Susana ponía a hervir el agua para echar los ravioles.
Caren, Patricia y Helena ayudaron a Susana a servir mientras que César, Alvaro y Oscar, esperaban impacientes junto a Rodrigo para poder saborear los deliciosos, ravioles ya famosos entre ellos.
Transcurrida la cena todos ayudaron a limpiar los platos y a dejar en orden la cocina, luego regresaron al comedor a tomar café y a charlar.
De pronto, Caren dijo que desde hacía mucho tiempo tenía deseos de jugar a un juego el cual no sabía si sería del agrado de todos pero que de repente, les serviría para pasar un rato ameno y descubrir qué de cierto había sobre lo que se decía de él.
Era el juego de la copa, que consistía en poner una copa en el centro de la mesa, tomarse de las manos y comenzar a hacer preguntas a los espíritus que se encontraran allí.
Todos estuvieron de acuerdo, prendieron velas y apagaron las luces para estar más acorde con la situación, pusieron una copa de cristal sobre la mesa y comenzó la sesión
Se tomaron de las manos y luego de un prolongado silencio Patricia preguntó:
___¿Hay alguien que quiera comunicarse con nosotros? Estamos todos dispuestos a escucharlos.
Los hombres lanzaron algunas disimuladas risitas que hizo que las damas presentes se enojaran y les dijeran al unísono que con esas cosas no se jugaba que no era para reírse.
De pronto, la copa comenzó a girar y a tambalearse, hubo un silencio total luego del cual Helena habló en nombre de todos.
___Quien quiera que se encuentre aquí y quiera decirnos algo, háganoslo saber a través de la copa.
Otro silencio, seguido del ruido que hizo la copa al partirse en cientos de trocitos de cristal.
Los hombres creían que las mujeres lo habían hecho para asustarlos, pero luego de reponer la copa, tres veces, supieron que no era obra de ellas, Susana jamás hubiera roto sus copas de cristal por un simple juego.
El que habló ahora fue César preguntando:
___¿Por qué hacen esto, qué quieren decirnos?
La luz de las velas se apago y sólo quedó la luz del fuego en la chimenea donde seguían ardiendo los troncos.
De pronto, una brisa helada pasó sobre sus cabezas y una voz de ultratumba les habló:
___¿Creen que lo que hacen es broma, que es un simple juego? No les aconsejo que se metan en cosas desconocidas para ustedes, lo sobrenatural existe pero las personas lo toman a broma lo mejor que pueden hacer es desistir de este “juego” que les puede traer serios problemas.
Nadie movía ni un dedo, el miedo se apoderó de todos los presentes pero la voz dejó de sentirse para dar lugar a espantosas carcajadas que las ocho personas apretaron sus manos tan fuerte unas contra otras que se sintieron gritos de dolor.
Álvaro fue el primero en reaccionar y soltó las manos de Susana y de Caren y trató de encender las luces pero éstas seguían apagadas a pesar de todos los esfuerzos hechos por él para prenderlas.
Todos corrieron hacia la cocina dejando el comedor vacío y se refugiaron en ella que era bastante espaciosa.
El hogar se fue apagando de a poco a pesar de que todos le echaban leños a cada rato.
La casa comenzó a helarse y de común acuerdo decidieron dejarla, irse a la casa de alguno de sus amigos o a cualquier otro lugar.
Se abrigaron bien y cuando estaban prontos para salir, la puerta se trancó de tal manera que por más que intentaron romperla, todo fue inútil.
Imposible salir.
Comenzaron a impacientarse y echaron la culpa a Caren por haberles propuesto un juego tan peligroso y del cual ahora no podían salir.
Poco a poco, todos sin excepción comenzaron a discutir, peleándose como enemigos a pesar de lo amigos que eran.
La casa quedó a merced de sombras, todo era oscuridad y temor y sin fuego en la chimenea el frío era casi insoportable, intentaron llamar a alguien por teléfono pero todo inútil, ni uno de los ocho celulares marchaba.
Las mujeres lloraban mientras los hombres cada vez más asustados intentaban romper las ventanas pero todo en vano.
Comenzaron a oírse voces, lamentos y llantos desgarradores además de ver sombras que revoloteaban por toda la casa.
La voz que les habló al principio, volvió a oírse con más énfasis que antes diciéndoles:
___Se los advertí y no me escucharon, lo lamento pero es tarde, ya no pueden escapar de su destino, las sombras reclaman venganza, ustedes nos despertaron con su llamado, estábamos dormidos y mientras dormimos no sentimos pero al despertar todo vuelve a comenzar para nosotros.
Cada uno de nosotros vivió alguna vez en esta casa y cada uno intentó ese horrible juego del cual no pudimos escapar al igual que ustedes ahora deberán formar parte de nosotros.
Un año estuvo la casa a la venta, los antiguos dueños desaparecieron sin dejar rastro una noche de invierno y al no encontrar parientes a quien dársela, el gobierno decidió venderla para la comunidad.
Los nuevos dueños, una pareja de ancianos, luego de un tiempo de habitarla, cierto día se hicieron esta pregunta:
___¿Qué te parece si jugamos al juego de la copa?

Omenia



Texto agregado el 15-01-2016, y leído por 148 visitantes. (14 votos)


Lectores Opinan
16-01-2016 Muy bueno. Los viejos del final, algo aburridos (¿a qué otra cosa podían jugar? ¿No?). Creo que se quedaron dormidos al toque, y los espíritus malignos no pudieron despertarlos. Jajaja Mis ******* elqtgdi
16-01-2016 Uy, yo no me adentraría en éstos ámbitos... me ha gustado tu relato. Un abrazo dulce. gsap
15-01-2016 Juego ?..Te sugiero que no lo intentes.Interesante relato.Un Abrazo. Gafer
15-01-2016 Existe una tabla que muchos adquieren en remates, la tabla Ouija ...¿Para qué meten a la casa una porquería semejante?. Gracias ome por tratar este tema. La ignorancia y el ansia de poder, puede llevar por caminos de oscuridad y muerte. girouette-
15-01-2016 Nunca se debe jugar con cosas tan delicadas, las copas son para beber y para la Ouija vaso de cristal. Aterrador y "atrapador" relato. elisatab
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]