TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / Los habitantes de la Luna

[C:564872]

Los habitantes de la Luna

Aquella noche de invierno, fría pero despejada y cubierta de estrellas, la Luna brillaba más que de costumbre, daba gusto pasear observando el cielo.
Difícilmente me olvide de esa noche.
Tanto se ha hablado de la Luna, de los astronautas que allí llegaron, de que no está habitada, etc…, pero nadie sabe como yo, lo que hay en la luna, lo descubrí aquella noche cuando la miraba como un niño y no dejaba de sorprenderme su esplendor, su redondez y su blancura.
Desde el auto la observaba y por una extraña razón, no podía dejar de verla cuando de pronto, por no mirar el camino, embelezado por la Luna, fui a dar de lleno contra un árbol.
Me parece que estuve internado algún tiempo pero un día ya no quise estar más en aquél hospital y me fui sin que nadie me dijera nada.
Del hospital me fui a casa, intenté entrar pero la puerta parecía estar trancada y ni forzándola lo logré.
No había nadie en la casa, ni mi mujer ni mis hijos porque a pesar de golpear la puerta, nadie salio a abrirme.
Me sentía sorprendido, no los había visto en el hospital pero como estaba inconsciente a lo mejor estuvieron y no me di cuenta.
Al no poder entrar pensé que podría pasear un poco y así lo hice.
Otra vez me encontraba mirando la Luna cuando de pronto vi algo o a alguien que estaba a mi lado, era un ser transparente, de una dulzura inimaginable que me miraba, al cual podía escuchar sin que dijera ninguna palabra, se comunicaba conmigo mentalmente y yo lo entendía.
Me preguntaba por qué miraba tanto a la Luna a lo que respondí que para mi era lo más hermoso del universo.
El extraño ser me dijo que había una razón para eso, que todo en el mundo tenía su razón de ser y que él era el encargado de mostrarme la Luna, la verdadera Luna, no la que solemos ver, sino la otra, con sus habitantes, que los tiene, aunque los humanos no los vean.
Lo escuchaba sin entender demasiado pero con la convicción de que todo lo que decía era cierto.
El luminoso ser puso sus dedos en mi frente y al instante nos encontrábamos en un hermoso lugar con casas, árboles y flores hermosas ciudades las cuales veía desde arriba como si volara sobre ellas.
Todo era diferente, fascinante, extraño y a la vez sublime.
Es difícil explicar lo que veía, parecía un mundo paralelo al nuestro pero transparente, luminoso, los colores eran como si viéramos a través de una gota de agua a la que le da el sol.
Tanta belleza y armonía elevaban mi espíritu y me sentía flotar.
Ante todo esto pregunté al ser que estaba a mi lado en dónde nos encontrábamos y por qué me sentía de aquélla manera, volátil y feliz.
Aquella criatura, con mucha suavidad y dulzura me preguntó:
___¿Aún no te has dado cuenta?
___¿De qué tendría que darme cuenta?
___Estamos en la Luna, me contestó.
De pronto, todo vino a mi mente, me vi otra vez en el árbol luego de haber chocado con él, vi la ambulancia que me llevaba al hospital, vi a mi mujer y a mis hijos llorando y por fin me ví a mi mismo, me había transformado en un ser igual al que estaba junto a mi, era transparente, no tenía miedo, era feliz pues sabía que algún día ellos también estarían conmigo disfrutando de esta paz que ahora gozo, pero todo a su tiempo, ellos aún tenían que vivir sus vidas.
Por eso les digo que se que la Luna está habitada porque ahora yo también formo parte de ese mundo extraño y magnífico al que solo acceden los seres puros, para dar su luz y cuando por las noches vemos brillar la Luna con más intensidad, es que todas las almas se reúnen alrededor de ella, la rodean y con su calor la iluminan.
He tenido suerte, no puedo quejarme, tanta paz y belleza es algo que no todos los mortales van a tener al morir, lejos en otros mundos, en los agujeros negros interminables, sin luz y con mucha tristeza, se encuentran las almas de los impuros, de aquellos que de alguna manera u otra, en vida han ofendido a Dios.
Ahora entiendo mi fascinación por la Luna, ruego a Dios que usted querido lector sea uno de los privilegiados.

Texto agregado el 26-01-2016, y leído por 170 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
27-01-2016 Es cierto la luna está habitada. Esta llena de lunáticos. Yo vengo de allí, en breve regreso de las vacaciones. Me gustó ×××××. grilo
27-01-2016 Amigo ome esta buena la historia, pero siempre hay un pero, suena como cuando lo cuentas a los amigos, quizas con mas detalles o descripciones no seria predecible, me gusto Pablishus
26-01-2016 Yo también estoy destinada a un agujero negro...pero que le voy a hacer...soy muy mala. Muy bueno tu texto. elisatab
26-01-2016 Ome, que buen relato/yo me voy cuando me muera/a la luna en aeroplano/la octava maravilla/hay que llevar natilla/porque Dios no lo quiera/hay veces esos vuelos/se demoran un rato/también hay que llevar buñuelos. JULIANGA
26-01-2016 Por mi parte creo me iré a un agujero negro, je! Fluida tu escritura, como tu imaginación. lucrezio
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]