TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / La locura de Michel

[C:566582]


Aquella tarde de enero, la vi por última vez, tenía los ojitos muy abiertos, su madre la llevaba en brazos hasta que desaparecieron en la oscuridad de la noche.
De esto hace más de veinte años… veinte años de angustia por no haberlas encontrado a pesar de buscarlas constantemente.
Era como si aquella oscuridad las hubiera tragado sin dejar rastro.
Buenos Aires, era una ciudad enorme y La Boca, con sus recovecos y edificios viejos pudiera muy bien ser el lugar ideal para quien no quiere ser encontrado o para ser “perdido” por alguien.
Vera, mi hija tenía apenas un año cuando desapareció, Evangelina, mi esposa, sólo dieciocho, nadie las volvió a ver, ni la familia, ni la policía ni los detectives que contraté, pero nunca me di por vencido y aunque la policía en más de una vez sospechó de mí, y no los culpo, ¿De quién más sospecharían?, no pudieron incriminarme, sin cuerpos…no hay delito.
¬¬¬___Michel, no te olvides de los remedios, tómalos antes de irte, le decía Anibal, su compañero de trabajo quien vivía en su casa por no tener momentáneamente casa donde hospedarse, hasta que las cosas mejoraran.
___No te preocupes Anibal, sé que tengo que tomarlas.
___Es que tu memoria no funciona muy bien últimamente, por eso te lo recuerdo.
___Gracias Anibal, sé que sos un amigo.
Anibal no lo entiende, pero si tomo esos remedios, mi memoria comienza a fallar, por eso no los tomo, nadie se imagina el efecto de esos remedios en mí.
No recuerdo nada, luego que los tomo y yo quiero recordar, necesito pensar en Vera y en Evangelina, no puedo olvidarlas ni quiero borrarlas de mi mente.
Así, Michel guardaba las poderosas cápsulas recetadas por su médico, en una caja junto a su cama, allí estaban seguras, nadie debía saberlo ya que nadie entraba a su dormitorio.
Pero, esta historia no comienza en el presente, sino veinte años atrás, la noche que Evangelina y Vera desaparecieron.
Esa noche, Michel, al volver de su trabajo, tomó a la niña en brazos y trató de llevarla a la casa de su madre pero su mujer se lo impidió, pelearon, discutieron y el hombre perdió la razón, obligando a su mujer a tomar a la niña y acompañarlo. Eso es en realidad lo que él “recuerda”.
Condujo el auto hasta una zona apartada, la que conocía, por haber vivido anteriormente.
En La Boca vivía su madre, en la misma casa que vivió desde que se casó, allí pensaba llevarlas pero sucedió que en ese mismo momento que llegaban, una multitud de manifestantes pasaban junto a ellos y la niña y la madre pudieron escapar.
De ahí en más, en su desesperación, Michel perdió la memoria y pasó muchos años internado en un hospicio, hospital para enfermos mentales lugar que tuvo que llevarlo su madre al constatar que se había puesto muy violento, pero a pesar de no recordar casi nada de su vida, el recuerdo de su mujer y su hija jamás desaparecieron de su mente.
Varios años pasaron sin que Michel recobrara la memoria pero poco a poco fue recuperando la cordura y los médicos lo dejaron ir, no había necesidad de que estuviera internado.
Al salir, Michel tuvo la suerte de conseguir un empleo y pudo alquilar una casita barata hasta conseguir un empleo mejor.
Unos días después, Anibal, un compañero de trabajo le pidió para quedarse unos días en su casa y Michel aceptó y así fue que mientras su amigo no se arreglara con la esposa y volviera a la casa, tendría compañía.
Michel estaba bastante solo, su madre hacía tiempo que había fallecido y no tenía otros parientes cercanos. A pesar de que él no recuerda que ella lo hubiera visitado mientras estuvo internado, aunque muy bien pudo haberlo olvidado.
Para la policía, a pesar del tiempo transcurrido, el caso aún no estaba cerrado aunque nunca encontró los cuerpos de las dos mujeres así como tampoco nadie que las hubiera visto en ninguna parte.
Hasta que un día hubo un derrumbe en la antigua casa de Michel que estaba abandonada pero en la cual dormían algunos indigentes.
Al llegar los bomberos a la casa derrumbada en busca de posibles víctimas, se llevaron una sorpresa, no había víctimas pero si se podía ver los cuerpos de dos personas, una mayor y un niño pequeño, que estaban muy bien conservados debido quizá a algún compuesto químico utilizado en la construcción del muro.
De inmediato dieron aviso a la policía y se pudo identificar a las víctimas gracias al ADN del cabello que aún quedaba pegado al cráneo y de algunas prendas de vestir que curiosamente estaban casi intactas a pesar de los años que llevaban enterradas.
Según el médico forense, los cuerpos encontrados eran de dos mujeres supuestamente madre e hija, la pequeña estaba entre los brazos de la mujer.
Habían sido encerradas detrás de una pared de ladrillos hecha con el propósito de que murieran allí, fue imposible saber si murieron antes o después del encierro.
Luego de unos días se supo que los cuerpos pertenecían a Evangelina y a Vera, desaparecidas veinte años atrás.
Por supuesto que el primero en ser notificado del hallazgo fue Michel, la policía lo encontró en su casa acompañado de Anibal, su amigo que no entendía nada ya que la amistad con Michel era reciente y no conocía el pasado de su amigo.
Hicieron pasar a Michel a la Morgue donde estaban los cuerpos de su mujer y su hijita y allí comenzó el calvario para el hombre.
Michel no podía recordar pero tampoco podía ignorar que su esposa y su hija habían muerto en la casa de su madre, todo se complicaría para él cuando la policía lo detuvo para volver a interrogarlo como lo habían hecho tantas veces en el pasado.
Ahora era distinto, ahora no tenía esperanzas, eso formaba parte del pasado y el presente era aún peor.
Michel fue llevado otra vez al manicomio, según la policía era un caso perdido y a la vez, muy claro, había matado a su familia y al darse cuenta de lo que había hecho, perdió la razón, olvidando lo que había hecho.
El médico que poco tiempo antes le había dado el alta, no lo podía creer, Michel había sido un ejemplo durante los años que estuvo internado, no parecía un hombre violento, por el contrario, lo creía amante de su esposa y de su hija, luego de tantas charlas donde el joven le contara lo que recordaba de su vida hasta el momento de la desaparición.
A la única que no recordaba era a su madre, por algún extraño motivo, ésta había sido borrada de su mente, ni siquiera su nombre recordaba y esto llamó poderosamente la atención del médico quien decidió luego de consultarlo con varios colegas, tratarlo mediante la hipnosis.
Michel, a pesar de su estado dio su consentimiento, él quería saber si en realidad había matado a su mujer y a su hijita que tanto quería, necesitaba librarse de una culpa que a lo mejor ni era de él.
Una tarde, el médico acompañado de dos colegas comenzó el tratamiento de hipnosis, Michel estaba calmado pero sin medicamentos, el habérselos dado hubiera resultado contraproducente, el hombre debía estar consciente para que la hipnosis fuera efectiva.
Poco a poco Michel fue retrocediendo en el tiempo hasta que su mente llegó a momento en que ocurrieron los hechos, cuando su mujer desapareció con su hija, pero por más que lo intentaron, de allí no salía, una pared parecía bloquear sus pensamientos pero el médico insistió y lo siguió retrocediendo en el tiempo hasta ubicarlo en el momento de su casamiento.
La felicidad se dibujó en su rostro hasta que de pronto algo lo ensombreció y el médico al darse cuenta le preguntó qué era lo que estaba sucediendo en ese momento.
Michel estaba muy nervioso y poco a poco comenzó a contar lo que veía, su madre miraba a Evangelina con odio y en un momento dado la vio ponerle unas gotas al pastel que luego se lo ofreció a su novia, no entendía qué pasaba pero poco a poco comenzó a recordar, su madre era una mujer muy posesiva y de mal carácter que se acentuó con la desaparición de su esposo, el padre de Michel que los había abandonado para no volver a aparecer jamás, otro acontecimiento en la vida de Michel que empezaba a recordar.
El hombre recuerda ahora, que al ver lo que su madre hacía, comió él el pastel ante la mirada de su madre y ésta comenzó a sentir odio hacia su hijo al ver que prefería a su flamante esposa a ella.
La mujer no podía aceptar aquel casamiento que la alejaba de su único hijo y desde el primer momento pensó en deshacerse de su nuera pero Michel al estar al tanto de todo no se lo permitió.
Aquél día, Evangelina y él, habían tenido una fuerte discusión, ella quería traer a su suegra a vivir con ellos pero Michel que no quería contarle a su mujer cómo era su madre en realidad, se negó, la muchacha ajena a todo, fue directamente a casa de su suegra sin sospechar que caería en una trampa de la que no saldría con vida, ni ella ni su hija.
Ahora todo volvía a su memoria, él no quería llevarlas a casa de su madre, todo lo contrario, quería alejarlas de ella, ahora todo era diferente en su memoria, se daba cuenta de que no estaba loco que la única loca y asesina había sido su madre pero que él tenía tanto miedo que inventó, en su locura que quería llevarlas a casa de su madre.
A pesar del sufrimiento de tantos años, el haber recobrado la memoria y gracias al testimonio de los médicos, Michel volvió a la vida, sólo le restaba olvidar y volver a empezar, la vida a veces nos da una segunda oportunidad y aprovecharla está en nosotros.
Omenia.



Texto agregado el 11-03-2016, y leído por 104 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
11-03-2016 Maravilloso, gracias por compartir.***** blasebo
11-03-2016 El relato mantiene la intriga de los hechos tratando, con cuidado, de no develar la verdad hasta el ultimo párrafo. Muy bien hecho. SALUDOS! TuNorte
11-03-2016 Ufff… Tus historias se tornan cada vez más escalofriantes. Muy buen recurso la vuelta de tuerca que le diste al relato al final. Así, aunque dejaras entrever quién era la asesina, no mostraste, sino en el momento indicado, el cómo y el porqué. Eso denota una buena estrategia literaria para mantener enganchado al lector. Te felicito. Realmente, una historia muy bien contada y desarrollada. Un full abrazo y mis respetos. SOFIAMA
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]