TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lilaherthings / Alma decaída [Delirio]

[C:567147]

Cada noche... Cuando las estrellas brillaban

Aparecías por esa ventana, que daba hacia al bosque sombrío...

Más o menos a las doce de la noche de cada día... Exactamente

–Tocabas cuidadosamente la pequeña ventana, las primeras veces siempre me alarmaba, pero en el fondo de mi alma sabía que no me harías daño, tus ojos grises siempre expresaban frialdad, tus cabellos negros –digo en un breve susurro–. Los he olvidado y mi corazón se ha partido en una mitad.

–Cada noche me visitaste, una sonrisa vaga y vacía se asomó por tu rostro la última vez que te vi, ¿Cómo olvidarte si eras mi mentor? –lloré por lo bajo–. Tú me enseñaste muchas cosas de las que sé, pero ese día tú robaste parte de mí.

Mis lágrimas, brotan inconclusas de mi rostro...

En mi eterno delirio permanezco...

Muerto te creí y nunca conocí cual era tu identidad...

–Fue una noche de invierno, muy fría... Tal como tú lo eras conmigo y por eso de ti me enamoré –mencioné en un susurro–. Aquel beso frío que plantaste en mis labios ingenuos, fue el último recuerdo, de que una vez exististe.
–Unas largas batallas se han apropiado de mí, mi dolor no se extingue, mi ser agoniza... Pero de amor eterno, diez años han pasado, diez años te he odiado y diez años te he amado –menciono sin expresión alguna–. Mis versos declinan y tu estocada es la indirecta que hace que caiga de rodillas expresando mi dolor en un grito ahogado.

Hoy he visto a tus ojos grises... Hoy te he visto a ti

Sigues siendo el mismo chico frío de siempre... pero algo en ti ha cambiado...

Tus ojos eran vacíos... Estaba incompleto...

Tu alma ha muerto en la ensenada del agonizar

–Mis labios soltaron un suspiro ahogado–. Todo se hacía gris tanto como tus ojos, me había perdido en un camino sin esperanzas tanto como tú, mi alma había declinado tanto como la canción que tarareabas antes de irte cada amanecer –miro con nostalgia el laberinto gris–. Estuve tantos años,perdida en ti, que mis intentos han sido banales y aparte de ello en vano.

–La canción que sonaba de tus labios, me hacían querer bailar al compás de tu voz, el silencio perpetuo cuan cámara mortuoria que había la mayoría de las veces me hacían sonreír y sentir una extraña calidez en el corazón –toco mi corazón y siento una cicatriz gruesa, que me recuerda que no estoy viva–. Me robaste, me quitaste la vida y ahora estoy condenada en tu mundo.

La impotencia que siento es infinita...

Golpeo los árboles que hay a mi alrededor...

Y caigo inconsciente a tu merced...

–Mi alma ha muerto, ha declinado, ha desaparecido, solo soy un cuerpo sin vida... Tal como siempre quisiste, mi corazón ido, mi cuerpo vacío –me retuerzo en la cama en donde me encontraba, sobándome las sienes–. Aquí estoy, una esclava más, bajo tu crueldad.

–Alessa... Tan pronto me olvidaste –Jacob Ellewood, mandatario de Hellmond, rió de manera estridente–. Eres la misma de hace diez años, aún tengo tu corazón a mi merced –mencionó con ironía en su voz–. Cuanto extrañaba aquella voz ingenua –pronunció sin expresión alguna.

Texto agregado el 25-03-2016, y leído por 49 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
18-02-2018 Muy bueno ! una total entrega en cuerpo y alma! chara
14-05-2016 +++++ crazymouse
02-04-2016 Acaso es un sueño.? foruslegolas
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]