TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / raskolnicof / El Vacío

[C:568752]

Transcripción de una carta manuscrita
que un día arrastró el viento hacia mí.

“Me dices que sientes un vacío que habita tus entrañas y que ello te atormenta e incomoda. Quieres saber qué es y que te diga qué hacer para quitarlo.
Buscando las razones de tu desasosiego me pregunto si acaso te cruzaste algún día con un par de hermosos ojos color azabache. A lo mejor te enamoraste de ellos y de su dueña; esa mujer que al pasar por tu lado, te insinuó una mirada tímida aunque sugerente, luego te sonrió entreabriendo sus carnosos labios rojos. Al mismo tiempo te acarició en forma repentina la belleza de unos alineados dientes blancos. ¡Caíste en la trampa! Entonces, pensaste que ella era la mujer de tus sueños y que debías poseerla. Con el pasar de los días, eróticos sueños inquietaron tu dormir ¡La buscaste! ¿No es cierto que la buscaste? Pero no la hallaste. Tu ansiedad aumentó y tu juicio perdió el rumbo de la cordura: enloqueciste. Ya no eras el mismo, la imagen de la bella intrusa se apoderó de tu mente y deambula desinhibida y libre por tus pensamientos. No hay forma de extirparla, intentas hacerlo recordando viejos y gratos amores, pero su terquedad anula tus esfuerzos. Ella se ha impregnado en tus cromosomas y viaja por tu interior huyendo exitosamente. Se ha transformado en espacio, en puro espacio, en espacio puro, que huidizo bajó a tu vientre y se cobijó alerta en un rincón profundo de tu ser, precisamente allí donde sientes ese vacío por el que me preguntas.

Tu problema también puede ser producto de una deficiente alimentación.
¿Vives solo? ¿Estudias o trabajas? ¿Tienes ayuda económica de alguien para sustentarte? No se porqué te hago estas preguntas. Quizá sea el recuerdo de alguna lectura que remuevo en mi memoria. Tal vez es hambre lo que te afecta, aunque alguien dijo que ésta no se transforma en un vacío, sino que retuerce el estómago sin piedad. Otros aseguran que el hambre nace en el seso y desde allí se disemina por todo el cuerpo asemejándose a una sensación que desaparece por momentos para luego regresar con doble fuerza. Para aplacar esos efectos, tal vez sea necesaria una mente capaz de dominar las urgencias del cuerpo al límite de lo divino, aunque se dice con cierta ironía “que el último eslabón de la inanición total es previo al dolor de la muerte, o al placer del suero salvador”. Dudo que hambre sea tu molestia. Delgado no estás. Recuerdo que pese a la pobreza de tus bolsillos siempre supiste echar a tus tripas algo que comer. Además, alguna noticia tuya habría llegado a mis oídos si pasabas aprietos económicos y tú sabes más que nadie que nunca te he negado mi mano solidaria. Por tal razón descarto que tu aflicción sea producto del hambre.

Hablando de la cabeza ¿no será allí donde reside tu problema? A veces la complicación de todos los males se origina en la mente. Ella dictamina nuestros estados anímicos. Nos gobierna como titerera a sus muñecos de trapo, balanceándonos a su voluntad. Recuerda que hay algo que se llama conciencia y que al parecer se encuentra en esa parte del cuerpo. Se cree sentir un mal físico y es ella la que está machacando. Dime ¿hay algo que hayas hecho o dicho de lo cual estés arrepentido? Muchas veces la mentira más inocente azora eternamente nuestro débil espíritu. Mucho, también, se ha escrito sobre eso. Una mentira se transforma en una prisión y una forma de liberarse, si se es creyente, es la prosternación. Ahora si tu caso es más grave podrías tratar de identificar la pureza y ante ella redimirte, pero posiblemente esa pureza nunca la halles porque lo más seguro es que sólo exista en los libros.

Hay un vacío que es molesto, insoportable e indeseado y que yo no sé en qué parte de nuestro cuerpo habita. Se esconde siempre, ora en la mente, ora en el corazón, ora en el estómago. Este vacío, además, nos hace creer que escapa del cuerpo para que no lo descubramos y engañados actuamos como si ya no estuviese en nuestras vidas, pero yace allí dominándolo todo con tanta fuerza y daño que puede destruirnos con mucha facilidad. Si el amor enceguece el raciocinio, el hambre retuerce el estómago y la conciencia mata, este vacío, que es la envidia, corroe el alma y la destruye desde su interior. Yo no he encontrado una defensa exitosa contra ella.
Finalmente te cuento que hace unos días tropecé con una bella desconocida en la calle. Tenía los ojos negros y carnosos labios rojos, además de uniformados dientes blancos. No la he podido sacar de mi mente. Su nombre no importa, pero me dijo que en una ocasión se cruzó con alguien en la calle y que ese alguien se la quedó mirando como un enajenado. Ambos culpamos al destino de nuestro encuentro por lo que acordamos una cita…”.
---------------------------------------------------------------------

A continuación hay un párrafo con varias palabras tachadas e ilegibles, las que he colocado entre paréntesis. Su posible significados es:

1.- “(Del) resultado (de) la cita (y si ésta se concretó o no), mas vale, no decir nada.”
2.- “(Ningún) resultado (tuvo) la cita (ya que ella no llegó). No vale la pena decir nada.”
3.- “(El) resultado (de) la cita (fue que) ésta (se concretó, mas,) no vale la pena decir nada.”

Termina la carta señalando: “No soy quien para dar consejos… y no pienses en leseras, al final el tiempo con su manto implacable lo cubre todo. Déjale ese vacío a él y verás que desaparecerá. Te lo digo por experiencia propia. Adiós”.

Texto agregado el 15-05-2016, y leído por 89 visitantes. (3 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]