TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / Madame Inés

[C:568891]

Madame Inés.

¡13917!
Aún sonaba en los oídos de Rita la voz del niño cantor, cantando la grande de la lotería de fin de año con doscientos millones de pesos.
Muy lentamente, Rita abrió el billete que tenía en la mano para comprobar que era el mismo número que había escuchado segundos antes.
Su alegría fue tan grande que fue corriendo a comunicárselo a Susana, su mejor amiga y que dicho sea de paso, era la causante de dicha alegría.
Pocos días antes, Susana y Rita, que eran inseparables, paseaban por una callecita de la ciudad vieja cuando de pronto Susana se detuvo frente a un cartel que decía lo siguiente:
___¿No tiene dinero?
___¿Necesita ayuda?
___Madame Inés le resuelve sus problemas.
Rita también se detuvo, se miraron y como las dos andaban mal de dinero, decidieron entrar.
Pagaron unos pocos pesos por la consulta y conocieron a Madame Inés.
Rita no creía en esas cosas pero… nunca se sabe y por acompañar a su amiga, entró.
Madame Inés no se parecía en nada a la imagen que las muchachas tenían de lo que debería ser una adivina, era una señora muy seria que vestía un traje de excelente corte y una blusa de seda, no tenía ninguna bola de cristal, ni cartas ni nada parecido.
Al verla, Madame Inés las hizo pasar y les pidió que se sentaran.
Susana estaba muy alegre pero Rita comenzó a ponerse nerviosa lo que hizo que la adivina le preguntara:
___¿Te sientes bien? Te noto muy nerviosa, dame tu mano.
Rita se la extendió, le dio la mano derecha y la adivina se puso más seria aún, diciéndole:
___Creo que mejor vuelves a tu casa, puede que hoy no sea un buen día para ti.
Rita sorprendiéndose y sobreponiéndose a sus nervios le contestó que deseaba oír su futuro y que si ella podía decírselo le estaría eternamente agradecida.
Madame Inés sostuvo las dos manos de la muchacha que temblaban más que nunca.
Rita le preguntó si veía algo bueno a lo que la adivina le respondió que si pero que en realidad no estaba segura si era algo bueno o malo.
Rita quiso saber y la mujer le dijo:
___!13917!
Al oír el número Rita le dijo que no entendía qué era lo que quería decirle y ella le contestó que con ese número se convertiría en una mujer muy rica.
La muchacha no salía de su asombro pero en seguida se dio cuenta de que era la lotería de fin de año que la sacaría de la pobreza y sin oír más a Madame Inés que le decía estas últimas palabras.
___!Puedes llegar a ser muy rica, pero ten cuidado, el destino suele…
Rita salió corriendo junto a Susana que le decía que ella no había creído mucho en las predicciones de la adivina pero Rita que era la más incrédula, ahora sí, creía y corrió hasta su casa a contarle a su madre y a pedirle dinero para buscar el número que según ella la haría rica.
La madre tenía algunos pesos ahorrados con los cuales pensaba comprar un billete ese año y se los dio. Esa misma tarde las muchachas salieron a buscar el número por las distintas agencias de quiniela.
Después de caminar varias cuadras, lo encontraron, no había sido vendido y el comerciante les dijo que estaba por devolverlo ya que a nadie parecía gustarle.
Con el dinero que tenían sólo pudieron comprar una parte del billete pero si salía, Rita pensaba que tendría suficiente para salir de pobre.
Ya con el número en su poder, la muchacha se sintió distinta, jamás le habían leído las manos ni le habían dicho el futuro pero algo había en la personalidad de la adivina que le hacía creer en ella.
A la noche siguiente sería la gran lotería y Rita no podía con los nervios hasta que llegó la hora y a los diez minutos de haber comenzado se cantó la grande.
¡13917!
Rita no era la misma, luego de ir a lo de Susana a decirle que parte del dinero era de ella, se fue corriendo a lo de su novio.
Diego, el novio de Rita estaba tan asombrado como ella y entre los dos comenzaron a planificar el futuro.
Rita era una peluquera de barrio pero su mayor anhelo era poner una peluquería en Carrasco, zona de gente adinerada, su propia peluquería.
Diego en cambio estudiaba y quería recibirse de abogado pero como aún le faltaba un par de años para recibirse, no podían casarse.
Ahora todo era diferente, con el dinero de la lotería, todo sería diferente.
Pasaron los días y Rita se puso a buscar un local para instalar su peluquería, había renunciado a su trabajo y casi no veía a su amiga, le faltaba tiempo, tampoco veía a su novio, que le parecía muy distante, siempre estudiando y trabajando porque a pesar de que ella era rica, él no tenía ni un peso.
Su madre se había enfermado y no podía trabajar, se veía muy triste y cada vez más delgada a tal punto que hubo que internarla y a los pocos días falleció.
Rita se sentía muy sola, no tenía hermanos ni padre y la familia sólo se acercaba a pedirle dinero.
Luego de dos meses, la vida de Rita había cambiado pero no como ella lo hubiera deseado, todo se le iba de las manos, tenía una gran peluquería en Carrasco, mucha clientela, empleados pero había perdido a su madre, a su mejor amiga que al ver el cambio que se produjo en Rita que ahora era fría y calculadora, también dejó de verla y unos días antes había visto a Diego paseando con una chica.
Rita comenzó a pensar si en realidad el dinero que tenía ahora le brindaba la felicidad que ella deseaba y llegó a la conclusión de que era más lo que había perdido que lo que había ganado.
Esa fue una noche muy larga y agitada, Rita se sentía afiebrada hasta que al fin logró dormirse.
A la mañana siguiente una voz la sacó de sus sueños.
___Rita, es hora de despertarte, tienes que ir a trabajar, Susana ya está aquí.
Rita abrió los ojos y se encontró con su madre y con Susana que le traían el desayuno a la cama, la muchacha aún dormida preguntó:
___¿Qué día es hoy?
Su madre le contestó que era treinta y uno de diciembre y que tenía apurarse para ir a trabajar y comprar el billete de lotería que tanto quería.
Rita al darse cuenta de que todo lo que le había pasado no era más que un sueño, abrazó a su madre y a su amiga, se levantó de la cama y llamó a Diego por teléfono el cual le dijo que la pasaría a buscar cuando cerraran la peluquería.
Todo no había sido más que un sueño y Rita, al darse cuenta y luego de habérselo contado a su madre y a su amiga, se fue a trabajar, pero tenía la curiosidad y se lo dijo a Susana, quería pasar por la calle donde en su sueño estaba Madame Inés.
Las dos fueron a la ciudad vieja que les quedaba de paso ya que era muy cerca de la peluquería donde trabajaban y en el lugar donde antes había un letreo de Madame Inés, ahora sólo había uno que decía “Se alquila”, todo lo demás era igual.
Rita se puso a pensar en las últimas palabras de Madame Inés en su sueño y ahora las recordaba con claridad.
___Puedes llegar a ser muy rica, pero ten cuidado, el destino suele cobrarse con creces lo que nos da en regalía.
Por fin Rita entendía el mensaje y ni siquiera lo pensó, al pasar por la agencia donde tenían el 13917, sonrió y siguió de largo, el presente era ahora, lo más preciado que tenía, ya no le importaba la lotería, tenía a su madre, a su amiga y a Diego, ¿Para qué querría ser rica? El dinero sólo le había traído desdichas seguiría siendo pobre pero la más afortunada del mundo.
Esa noche al llegar a su casa, Rita escuchó la lotería y a los diez minutos exactamente se cantó la lotería, ¡13917!.
Rita soltó una carcajada y se abrazó con fuerza a los suyos, todos estaban felices, dispuestos a festejar el fin de año olvidándose de la lotería y a comenzar un año nuevo.

Omenia

Texto agregado el 20-05-2016, y leído por 100 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
23-05-2016 La vida mientras más sencilla, más hermosa.***** lagunita
23-05-2016 Que buen texto Ome,en realidad muchas veces somos mas felices sin dinero,o sea,con el dinero solo que necesitamos. Lo demás cambia a los seres y para mal. Me encantó***** Besos Victoria 6236013
22-05-2016 Vivir la vida simple. Me gusta los trabajos de Hayao Miyasaki y las historietas de Macanudo de Liniers en ellas veo esa admiración a las pequeñas cosas que muchas veces las pasamos de largo. Un Abrazo y te invito a que leas mis trabajos anteriores. Éxitos y si obtienes el 13917 bienvenido sea. rubencrist
21-05-2016 Como dice nuestra Diosita: "Tu cuento no es puro cuento, es la pura realidad". Felicito tu pluma, me ha gustado mucho tu relato. Un abrazo dulce. gsap
21-05-2016 es cierto, la felicidad siempre está en ese presente que es ahora... pero unos pesitos ayudan a mejorarla seroma
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]