TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / FERMAT / La mision secreta de Luis Candelas y su banda

[C:569440]

La misión secreta de Luis Candelas y su banda
En Madrid no existe un personaje de los conocidos como picaros más famoso que el bandido Luis Candelas, un castizo y atrevido bandolero nacido en el popular barrio de Lavapiés en 1804 que fue ajusticiado en 1837 en plena juventud.
Este temerario cuatrero en tan pocos años de vida consiguió crearse una hermosa leyenda que ha llegado hasta nuestros días, recordándosele ya para siempre como el buen ladrón, que esquilmaba a los ricos para beneficiar a los pobres.
Y si eso no hubiera sido motivo suficiente para que el pueblo le quisiera y le protegiera de la autoridad, todavía le respetaban mas por su fama de valiente, por no haber nunca cometido delitos de sangre y de posiblemente lo más importante de ser el más galante, mas apuesto, más orgulloso, más atrevido, más amable y mas conquistador de las mujeres de su época, que le adoraban y le perseguían por guapo, por moreno, por valiente, por castizo y sobre todo por chulo, recordándosele aun en algunas coplas que siguen vivas.
. - Debajo de la capa de Luis Candelas
.- Mi corazón amante vuela que vuela
.- Madrid te está buscando para perderte
.- Y yo solo te busco para quererte
En fin este hombre tan singular que no le temía a nadie, que se paseaba sin miedo por el viejo Madrid frecuentando las más típicas tabernas, la del Cuclillo, la de la Paloma, la del tío Macaco, que alardeaba de sus fechorías no teniendo ningún reparo en declarar que la noche anterior con su banda había asaltado la casa de tal ministro o la diligencia de la marquesa de vaya Ud. a saber quién, y que se paseaba con su lugarteniente Paco “El Sastre”, los dos hermanos Cuso, “El Porrillas” por delante de la gendarmería solo para presumir de machos, permitiéndose incluso presentarse en muchas ocasiones en fiestas de la sociedad más rancia del momento amparándose en una doble personalidad que a veces utilizaba con el ficticio nombre de D. Luis Alvarez de Cobo, rico hacendado que según explicaba acababa de llegar de América, pero finalmente para su desgracia choco demasiado con la autoridad y acabo muriendo por garrote vil cuando acababa de entrar en la treintena.
Pero la verdadera razón por la que las fuerzas vivas se volvieron contra él es mas rocambolesca y distinta que la que se dice y que ahora contamos, Luis se había hecho sobre todo en Madrid una gran reputación de hombre aguerrido, carente de temores y capaz de desenvolverse en medios realmente hostiles sabiendo siempre salir ileso, pero fuera de nuestras fronteras no era ni conocido ni despertaba ningún interés especial.
Pero la vida es muy caprichosa y da muchas vueltas y sin esperárselo de pronto se convirtió por casualidad en un héroe internacional gracias a una tal Miss Lancaster una joven inglesa que los Duques de Alcilla se habían traído como señorita de compañía para su hija Susana y ocurría que la buena de Susa que era muy modosita de día, por la noche era otra cosa y se escapaba del palacete paterno con su doncella para pasarla ella con “El Moro” uno de los hombres de Luis y la doncella, bueno con el que podía.
Pero para la desgracia de Susana y no tanto para la inglesa, la familia la pillo y se acabaron de inmediato las aventuras, Susana a un convento de Burgos y la miss a su llovioso país, bueno pues esta tontería que aparentemente es una historia banal, fue la que desato los acontecimientos siguientes.
Resulto que en la victoriana Inglaterra se estaba viviendo uno de esos terribles sucesos sangrientos que les ocurre de vez en cuando, corría el año 1832 y en el mismo Londres se habían cometido en los dos últimos meses ocho crímenes de muchachas brutalmente asesinadas tipo “Jack, el destripador” personaje que fue famoso muchos años después, y ya se sabe el rito de esos “piraos” pobrecitas jóvenes inocentes que pillaban por la noche y que acababan desangradas en un oscuro callejón y ni el “Scotland Yard” que ya se había fundado hacia unos años, daba con el asunto, seguían muy despistados y sin ninguna pista.
La población bullía de excitación y nerviosismo, situación ni medio buena en aquel momento ni para ellos ni para el rey Guillermo IV, que vivía un momento de irregularidad política después de las abdicaciones e inestables gobiernos de sus antecesores y fue en ese momento cuando por la concatenación de casualidades involucrarían en el problema a nuestro Luis Candelas.
Miss Lancaster que ya le había tomado gusto a la vida digamos alegre, se entendía muy bien con Guillermo, el rey, y aunque ella no era la única amiga que el soberano tenia, influía mucho en sus decisiones y fue la que una tarde después del té y antes de irse a…, bueno adonde fuera, eso es lo de menos, le dijo, “Willy conocí en España a unos valientes que o mucho me equivoco o si les haces llamar te resuelven el tema del asesino ese en una semana”
Y o bien por no llevarle la contraria o porque se fio, el rey hizo llamar a través del embajador en España a la cuadrilla de Luis Candelas prometiéndoles sustanciosas recompensas si resolvían el caso y allí se fueron sin dudarlo con sus trabucos y sus navajas de carraca, Luis, “El Sastre”, “El Mojones” y dos o tres más dispuestos a todo y a intervenir en el asunto, pero a lo hombre, a lo castizo, a lo macho, como eran ellos.
En dos días conocían todos los garitos de los bajos fondos londinenses y habían dejado notas en todos los “pub” de lo que pensaban hacer con el que protegiera o encubriera al asesino (Les habían traducido las notas, aunque no fueron capaces de incluir algunas de las expresiones como, le sacaremos los entresijos o le llenaremos el cuerpo de ojales con la faca)
Tuvieron eso sí, que repartir una docena de respetables palizas a todos los que les osaron preguntar, ¿Que quien se creían que eran? o ¿Que porque no se volvían a su tierra?, pero enseguida y después de haber prometido hacerles unos serios cortes en los “mofletes”, todos los marginados colaboraron en la búsqueda.
Y bueno fue mano de santo, pues antes de finalizar la semana habían capturado a siete destripadores y aunque sabían que solo uno seria el culpable acallaron sus conciencias diciendo que los otros quizá estuvieran pensando hacer lo mismo en el futuro.
Bueno pues misterio resuelto, felicitaciones, parabienes, regalos de Guillermo y gorras conmemorativas por cortesía de Scotland Yard con la sentencia “You are de best” que ellos interpretaron como “Sois unos bestias”, opinión que les lleno de orgullo y todavía entusiasmados se volvieron de nuevo a España después de otra semana en que tuvieron que cumplir como buenos machotes con duquesas, baronesas y alguna que otra princesa, vamos lo normal.
Y mira por donde este suceso que Luis y su pandilla pensaron serviría para reivindicarles y conseguir tratos de favor en Madrid, para lo que les valió fue para su perdición, pues cuando se entero Fernando VII, el rey, (Que paso a la historia como el rey Felón), inmediatamente les acuso de conspiradores, de servir a los intereses de otro país y en definitiva de ser unos traidores a la patria, cuando era él el que estaba traicionándola negociando con los franceses, pero de un tipo así solo se podía esperar lo peor, y lo peor es lo que ocurrió, que con unas excusas u otras consiguió que fueran condenados y que acabaran de mala manera con su vida y la de la mayoría de los secuaces.
Y además de por lo que a él respecta, que perdió la vida, se perdió la ocasión de que hubiera seguido tratando de equilibrar la sociedad hasta quizá un más justo reparto.
Pero ya se sabe, la felicidad en ocasiones llega a la casa del pobre, pero nunca, nunca, la riqueza, porque va en contra de la justicia universal, de la naturaleza humana, de la lógica según parece e incluso del equilibrio cósmico.
Fernando Mateo
Mayo 2016

Texto agregado el 11-06-2016, y leído por 73 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
12-06-2016 Fascinante recreación has hecho de este personaje, Luis Candelas, que me era totalmente desconocido. Grato leer una redacción fluida y amena con una historia bien documentada y plasmada. Un fraternal y full abrazo, Fernando. Gracias por enseñarnos. SOFIAMA
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]