TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Adrianu / Feliz Cumpleaños Suegra

[C:56946]



¡Imposible! e ¡Increíble!. Ahorita, ya en la noche, me estoy preparando para ir a la cena en la casa de mi suegra. Estoy frente al espejo antes de ponerme la corbata roja, y los primeros botones de mi impecable camisa blanca descansan desabrochados. Paso el cepillo por mi pelo…mientras mi esposa también toda de blanco, ciñe tentadoramente un listón azul a su cintura, llega…, ve mi imagen reflejándose ante el espejo y me besa la mejilla. Como un susurro me dice: estas re guapo, pero en el fondo se que en vez, no es por lo “como luzco” que esta feliz sino porque internamente, que eso vale mucho para ella, se siente orgullosa de mi, por haberla complacido en un pequeño petitorio formulado desde hoy por la mañana, y es el que a continuación les contare a todos ustedes:


Corre el rumor que no me apetece mucho la relación con mi suegra, hoy, desde muy temprano, ella (mi esposa), insistió que como era el cumpleaños de ella (mi suegra), podría con un esfuerzo mínimo pero contundente quedar de maravilla. Bueno. Había prometido, pasar en un santiamén, dentro del camino hacia la oficina, pasar a la casa de la suegra para dar las felicitaciones correspondientes y así ganarme un cien. La intuición que todos comparten sobre la idea que tengo sobre mi suegra, con este acto bien podría atenuarse y cambiar el rumbo de los pensamientos más escépticos. Floreciendo mi simpatía natural y ayudándome de una sonrisa mía (ni modo ) se que mi porte lo puedo manejar con la certeza de un hombre de negocios, y crear una situación contundente para desvanecer cualquier duda contraria a mi no afecto. Je, Je. Y todo por el objetivo de fortalecer los lazos fraternos, dejar tranquila, por lo menos en un día, a la mente de mi esposa y/o mi conciencia, en un día tan especial

Hoy, día de su cumpleaños, me dirijo a su casa y al llegar por algún motivo, encuentro la puerta de la calle sin pasador. No entre sigilosamente pero si me percate que nadie noto mi presencia y, en parte no me pareció raro pues desde ya, estaba conteniendo la respiración (apnea submarina) pues ni yo podía comprender como un beso dado por mi esposa por la mañana pudiera conseguir tales efectos, es decir, cumplir a cabalidad sus ordenes y todo por la consaguinidad familiar.

Nunca me ha gustado, nunca lo hago y definitivamente tampoco experimento placer en hacerlo pero cuando me di cuenta había subido hasta el segundo piso y había entrado a la recamara de mi suegra, a quien encontré de espaldas hacia mi, con el pelo todo enmarañado y lucia pura medusa con los largos mechones sueltos y bucles blancos al final de éstos. A pesar que mi andanza era silenciosa, ante tal aparición, solo me recordé, para evitar cualquier desasosiego, del cuadro noruego que acaban de robar del museo, titulado “el grito”, pues no podía ser para menos pero ella debió de percibir mi presencia por el último suspiro de esta mi impresión pues inmediatamente voltio a ver quedando frente a frente. O para dar más el efecto de impresionismo: ojo a ojo.

Como para disimular el momento, como para ocultar lo obvio de la situación, que ya de por si era difícil, ella exclamó, levantando sus manitas rechonchas y toda nerviosa:

- ¡Hay Adrián!, que sorpresa…es que no me he arreglado y así como estoy de plano que te voy asustar.

Por la manera como lo expreso comprendí que estaba conciente de su aspecto, y por supuesto, no lo pudo disimular pues el rictus de su boca también delataba su contrariedad.

Para salvar la situación, se necesita un experto en el análisis de las relaciones humanas, y recordando la fecha de su cumpleaños solo se requiere un buen toque de genialidad genuina. Y por lo que agregue al respecto me di cuenta por la respuesta de lo que había dicho, al observar aterrado la expresión de la susodicha.

- Si, si señora, debo confesar verdaderamente que luce horrible.

Así que sigo poniéndome la corbata con el correspondiente nudo en la garganta, y no precisamente es el de la corbata, al que me estoy refiriendo. Y orando para que mi esposa no me siga besando, ni cuchichiando. Pues cuando lleguemos a la misma puerta sin pasador, por lo que intuyo, ella será la única que desconocerá el desenlace de mi historia, hoy por la mañana.

Texto agregado el 13-09-2004, y leído por 4426 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
30-10-2005 Soy suegra,pero espero no lucir asì ante la presencia inesperada de mi yerno,jeje,aunque me siento mejor que la tuya,perdòn,al menos peinada.jajajj,zule zulema1
25-09-2005 Jajaja, que cosas!!! Espero no ser una suegra tan fea, por dios!!! Pero se lo digo con respeto y cariño ;) (lindo texto) Un beso... Thais
20-07-2005 ohh guauu, excelente, cómo sigue???? Akxa
29-10-2004 Anécdota genial, merecía ponerse corbata. Ojalá pronto escribas el desenlace a tal trance. Palom_a
13-09-2004 jeje tragame tierra toomesi
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]