TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Jisaen / Ahora

[C:569748]

Tu rostro es la primera imagen que aparece en mi mente al despertar y el último pensamiento antes de dormir. No me sorprende entonces que ahora aparezcas en cada uno de mis sueños, aún en los menos recurrentes.

Algunas noches sueño que puedo volar, corro muy rápido doy saltos enormes cada vez más altos y largos hasta que me elevo para no volver a tocar el suelo. El doctor Hever Kruger, médico psiquiatra del Hospital Cayetano Heredia, me explicaba en medio de una terapia (hay personas que no creen que haya seguido tratamiento especializado, espero que sea porque piensen que no lo necesito), que soñar que uno vuela significa querer escapar de nuestra realidad, que necesitamos un cambio pero no sabemos cual es y buscamos de manera desesperada encontrarlo.

En otro sueño periódico aparezco en medio de una ciudad que no conozco rodeado de gente que habla un idioma desconocido por la humanidad, nadie me entiende y por más que camino y camino por calles cada vez mas angostas, no reconozco ningún rostro. La sorpresa da paso a la angustia para convertirse finalmente en miedo.

Pero si de sueños angustiantes se trata, el peor de todos ocurre en las noches en que mi mente crea escenarios tan reales y cotidianos que se confunden inicialmente con un día cualquiera. En el sueño, me despierto y segundos después me doy cuenta de que es tarde y voy a llegar con mucho retrazo a una cita importante. No se exactamente a donde debía ir o con quien me tenia que encontrar, pero se que era muy urgente y que casi no tengo tiempo para llegar. Me visto apresuradamente y salgo a la calle sin tomar desayuno. Al paradero nunca llega el bus que me llevaría, y si llega pasa de largo. No tengo dinero para pagar un taxi y decido correr. De repente empieza a oscurecer y aunque se que es en vano, tengo la necesidad de llegar cosa que nunca ocurre.

Ahora, aunque los sueños son los mismos, la experiencia de soñar es más placentera. Al poco tiempo de recorrer esa ciudad extraña tratando de interpretar en los gestos de las personas lo que no puedo entender de sus palabras, te veo entre la multitud intentando comunicarte inútilmente con alguien. La impaciencia por llegar a esa reunión tan trascendente y la ira de ver que el tiempo juega en mi contra, se ven recompensadas cuando al ir corriendo por una avenida interminable puedo verte a lo lejos avanzando velozmente en sentido contrario, abriéndote paso entre la gente, tal como yo lo voy haciendo.

Ahora, al elevarme y llegar casi a tocar las nubes, se que no estoy huyendo de alguien, estoy tratando de alcanzarte.

CJVR/01/09/2012

Texto agregado el 23-06-2016, y leído por 63 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
24-06-2016 Cuando se huye de uno mismo es porque se está despertando consciencia. Excelente reflexión. Abrazo. SOFIAMA
24-06-2016 Un texto plagado de sueños recurrentes y anhelos. A mi me encanta cuando en algunos de mis sueños, aparece la mujer que amo. Excelente relato. Saludos. maparo55
24-06-2016 Un trabajo bien redactado y entretenido, bien. Saludos desde Iquique Chile. vejete_rockero-48
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]