TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / remos / 14. En un cine popular

[C:570595]

Cantalicio leía, en plena Costa Azul, estirado panza al aire en su silla de playa, el libro La mujer y el pelele de Pierre Louys; paladeando una cerveza y admirando, consternado, la dañina belleza de algunas mujeres francesas. Esta sí que es vida para vivirla –se dijo- agradecido de su suerte.
El libro lo llevó a un episodio de su juventud cuando fue a ver una película erótica, supuestamente, en un cine popular de Santiago de Chile.
Se trataba de: ”Ese oscuro objeto del deseo”, film de Luis Buñuel, con dos actrices contundentes y conturbantes: Ángela Molina, españolita de pura cepa y la álgida francesa Carole Bouquet, y Fernado Rey, uno de los mejores actores del cine español y no sólo, en el rol del atormentado personaje masculino, que interpretó soberbiamente.
De buenas a primeras Cantalicio estaba muy perplejo, por no aferrar nada de la historia, si bien la atmósfera lo entusiasmaba, mientras era zarandeado por vertiginosos cambios de planos, por la música clásica, inédita a sus oídos hábiles en las rancheras, movidas cumbias, llorados boleros; casi exclusivamente.
Pero donde más perdió el timón Cantalicio fue en el tratar de encuadrar a la protagonista femenina, Conchita, una chica españolísima, alegre, ardiente, deseable, pero absolutamente inaccesible a su maduro enamorado; el cual cuenta esta historia a sus compañeros de viaje en un tren.
Conchita lo seduce, lo provoca, lo enamora, pero cuando el protagonista cree y se ilusionada que finalmente será su enamorada, ella lo rechaza, escapa, lo mantiene a raya, lo atormenta, angustia. Sufre las penas del infierno.
El golpe de escena buñueliano, que dejó patinando a Cantalicio y no sólo, se produce durante el cambio de carácter de sentimientos de Conchita, porque aparece, al alma del protagonista no solo un mundo interior de la chica, completamente diverso, sino también físicamente, porque el rostro pálido, virginal, dulcemente sensual de la francesa Carol Bouquet, reemplaza al de Ángela Molina, triturando el mundo real. Ese puente, ese pasaje hacia el cambio de dimensión permaneció inaccesible a Cantalicio, como inaccesible fue ese oscuro objeto del deseo, Conchita, la chica de la cual se enamoró perdidamente al otoñal protagonista.
El amor, la pasión, las dudas, los tormentos del amor cambian la fisionomía del alma de Conchita, y el protagonista ve dos mujeres completamente diversas, pero que también lo hacen sufrir en forma diversa. Se acercan y se alejan, son inaferrables, tanto la latina, como la nórdica, durante toda la película.
Este juego terminó no sólo por despertar curiosidad en Cantalicio, sino que lo apreció. Había, tensión, deseo, frutración, dolor auténtico en esta extrañísima historia de amor y pasión que no floreció jamás.
Cantalicio supo, más tarde, que se trataba de cine “surrealista”, palabra que le gustó, y la aplicó de inmediano al contar a sus amigos del bar, lo que sucedió en cuanto la película terminó y comenzaban a encenderse las luces de la sala, ya se iban por el pasillo central un grupo de jóvenes, de esos atorrantes de barrio marginal de la capital, hicieron un comentario surrealístico, según Cantalicio.
El diálogo que llegó a las orejas de Cantalicio, y que lo hizo reír de buenas ganas, sonó más o menos así:
-Chucha la película mala, gueón, era más fome que andar a pie –dijo uno de ellos.
Y otro redondeó la idea:
-Sí, harto mala la huevá, y al final el re’culiao ni se la comió.
Y, con estos recuerdos de un pasado lejano, que lo visitaran de improviso, Cantalicio apuró su cerveza, en la Costa Azul, levantó su larga humanidad y se dirigió al mar, pensando que si en estos últimos tiempos le hicieran una radiografía, le aparecería una silla de playa en los pulmones.
Con un piquero, se sumergió en las azules aguas.

Texto agregado el 24-07-2016, y leído por 99 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
25-06-2017 Me gustó. Me dejó pensando la actuación de la mujer de la película. Dan deseos de buscar el films para verla* * * * * Un abrazo Victoria 6236013
25-07-2016 Ah qué vida la de Cantalicio, de ensueño. Un bravo por la narración, es excelente. Pato-Guacalas
24-07-2016 Varios "modismos" que no me permiten captar la idea en su conjunto, pero me queda la curiosidad por la película, la buscaré. Cinco aullidos cinéfilos Yar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]