TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Hyunnie / Corpse

[C:571352]

De algún modo, todos sus planes habían dado un giro bastante interesante. Aunque claro “interesante” no era la palabra más adecuada teniendo en cuenta los sucesos que habían ocurrido.


¿Cuál sería la manera adecuada para explicar los sucesos ocurridos? Y es que realmente no existía un modo adecuado, una manera correcta. Lo sucedido ni siquiera se encontraba bien, era algo que nunca debía de haber ocurrido… Si tan solo las cosas hubieran ocurrido según el plan la historia sería sumamente diferente, pero no. No era así y allí se encontraba con sus manos llenas de sangre al igual que la playera que vestía.


Dejó escapar de sus labios un largo y pesado suspiro, como si parte de su alma se fuera en él mientras que recargaba su espalda contra una de las paredes de aquella bien iluminada habitación. Cerró sus ojos esperando a que los latidos de su corazón se calmen un poco y normalice el tranquilo palpitar habitual, animándose a sí mismo a abrir nuevamente sus ojos y fijar su mirada en la joven que se encontraba tendida en el suelo. El blanco vestido que vestía poco a poco se iba tiñendo de un rojo carmesí, volviéndose opaco conforme los segundos avanzaban en el reloj.


Evento curioso el paso del tiempo, así como a pesar de que el corazón de tan hermosa joven ya no latía más, había exhalado su último aliento incluso su piel se sentía más fría a lo usual, pero solo parecía encontrarse dormida en un tranquilo y plácido sueño del que despertará en cualquier momento. Claro, si es que se obviaba el agujero de bala que había perforado su abdomen…

- ¿Por qué tenías que interponerte?

Consultó con suavidad, utilizando su dedo meñique para apartar unos cuantos cabellos que se habían desacomodado y caían un poco desprolijos por la frente de su amada, asegurándose de no dejar mancha alguna sobre tan perfecta piel.

- ¡Estás loco!

Ante la intervención de aquel hombre su expresión llena de calma cambió por completo, formando una torcida mueca antes de dirigirle una severa mirada. Apuntó la pistola que cargaba lo más directo que le fue posible antes de enseñar una sonrisa, sin dudarlo, sin titubear presionó el gatillo escuchándose el ensordecedor sonido del disparo acompañado de la queja de aquel hombre que había recibido la bala en uno de sus hombros.

- La próxima irá a tu cabeza.

Se negaba a soltar aquella pistola, acercándose a la mesa que se encontraba a una distancia bastante próxima tomando de esta el ramo de flores que se encontraba en ella. Avanzó hacia la joven que yacía tendida en el suelo siendo cuidadoso al dejar el ramo sobre su vientre buscando el “cubrir” un poco aquel agujero y el daño en el vestido, tomando de manera cuidadosa sus manos para que sujetara las flores.

- Compre este ramo para ti… ¿sabes el significado de la flor Paniculata? -Musitó con suavidad mientras se preocupaba de cubrir el rostro de la joven con el velo que se sujetaba a una pequeña tiara en su cabeza-. Significa amor eterno, como el que siento por ti… Una mujer tan hermosa como tú no necesita de rosas, lirios, margaritas. Claveles o crisantemos, porque las seguirías opacando, solo alguien como tú podría hacer lucir tan hermoso una flor tan pequeña como lo son las Peniculata…


Se encontraba por completo sumido en la imagen de tan hermosa joven, a tal punto en el que no fue capaz de percatarse del momento en el que el otro hombre que se encontraba en la habitación y le atacaba por la espalda consiguiendo quitarle la pistola en medio del descuido. Lo siguiente que sucedió fue que un fuerte dolor atravesó su pecho, acompañado de una cálida sensación sintiendo como sus oídos parecían zumbar y su mirada poco a poco se iba nublando. Una sonrisa se dibujó en sus labios asegurándose de ser aquella hermosa joven lo último que fuese a ver antes de que todo se volviese negro…


Con el corazón golpeando con fuerza contra su pecho, su respiración agitada y su mirada sumida en la oscuridad lo único que pudo percibir en medio de aquella confusión fue la voz de uno de sus compañeros de habitación preguntándole qué sucedía. Y claro, con su compañero de cuarto durmiendo en la parte superior de la litera era normal haberle despertado si se había levantado de golpe después de un sueño de aquella clase.

Texto agregado el 29-08-2016, y leído por 58 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
30-08-2016 Me atrapó de principio a fin. Excelente ***** Nazareo_Mellado
29-08-2016 Algunas palabras repetidas le quitan agilidad pero se deja leer. seroma2
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]