TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ome / Una segunda oportunidad.

[C:574041]

Una segunda oportunidad.

A Magdalena le faltaban unos meses para cumplir los treinta y cinco años.
Nunca había sido muy feliz pero ahora sentía que los años se le venían encima y que no había hecho nada con su vida.
Su trabajo, en una oficina, durante el día, la mantenía ocupada pero al llegar la noche la soledad era su única compañía.
El amor no había llegado aún o si pasó no se dio cuenta.
La falta de interés en su persona se notaba en su manera de vestir, de peinarse y arreglarse.
Hasta su nombre le molestaba, Magdalena, le parecía que no era adecuado para los años dos mil, más bien parecía del siglo pasado.
Pensaba que Dios se había olvidado de ella que no sabía para qué había nacido.
Tan vacía estaba su vida que a veces sentía envidia de la felicidad ajena y eso la llevaba a tener pocos amigos hasta que un día, alguien llegó a la oficina, Damián era el nuevo abogado de la firma en la que ella trabajaba.
Alto, buen mozo, de grandes ojos negros, parecía tener el mundo a sus pies, al verlo por primera vez, sintió algo especial que nunca supo decir qué fue pero que le agradó.
Pensó que su vida podría cambiar sólo al verlo y se dijo que era muy ilusa para la edad que tenía pero ….
Damián le fue presentado por su jefe diciéndole que de ahí en más ella sería su secretaria.
Lo primero que hizo fue mirarle las manos y al comprobar que no usaba alianza se sintió más tranquila, no era que no supiera que los hombres suelen quitársela pero se dijo que este no parecía ser el caso.
Los ojos de Damián se cruzaron con los de ella pero en todo momento fue muy formal.
Magdalena no era la única en la oficina, otras dos muchachas muy bonitas y más jóvenes que ella, trabajaban allí.
Esa noche al llegar a su casa, la soledad fue mayor, sentía el calor en sus mejillas solamente de pensar en Damián pero al mirarse sin querer en el espejo, la imagen que vio la hizo sobresaltarse, se sentía una chiquilla pero como el espejo suele decirnos la verdad…. la asustó.
Representaba más edad de la que tenía, tanto tiempo de soledad la habían hecho una mujer dura y los sentimientos que afloraban a su piel la llenaban de temor.
A la mañana siguiente se levantó más temprano, buscó en su ropero algo diferente, ropa más alegre que la que solía llevar a la oficina pero terminó poniéndose lo mismo de siempre, un traje sastre, el mismo peinado y la cara lavada sin maquillaje.
Al llegar a la oficina, notó que sus compañeras parecían salidas de una revista de moda y no pudo menos que esbozar una sonrisa, tendría que esmerarse mucho si quería competir con ellas.
Curiosamente, al llegar el nuevo abogado, no prestó atención a las chicas pero se acercó a ella y le dijo que estaba muy elegante.
Magdalena le agradeció el cumplido con una enorme sonrisa que dejaba ver unos hermosos y parejos dientes muy blancos.
De ahí en más, la soledad pareció irse de su vida Damián y ella se hicieron muy buenos amigos y cuando había que llevarse el trabajo a casa, era a la de ella a dónde iban.
Magdalena sentía que el amor había llegado al fin a su vida pero pasaban los meses y sólo eran amigos, solían salir juntos a cenar o al cine o a boliches pero no llegaba el momento tan esperado por ella.
Una tarde, su antiguo jefe llamó a la oficina para notificarle que por unos días iba a necesitarla otra vez en su despacho, su esposa estaba enferma y él tendría que quedarse con ella y por lo tanto quería que se ocupara de los asuntos personalmente, él no confiaba más que en ella ya que habían trabajado tantos años juntos.
Danilo era el nombre de su jefe anterior, un hombre de cuarenta y cinco años, alto delgado, casado pero si hijos.
A su esposa hacía varios meses le habían diagnosticado cáncer y a pesar de que era una mujer muy joven, éste era terminal.
Magdalena nunca se había fijado en él, era casado y eso bastaba para ella, aunque varias veces ella esquivaba su mirada sin querer.
A veces notaba cómo él la observaba pero jamás le dijo nada fuera de lugar.
Dos días más tarde fallecía la esposa de Danilo y tanto ella como los demás empleados asistieron al funeral, Danilo en todo momento parecía estar tranquilo, sereno pero al retirar el féretro comenzó a llorar como un chiquillo y sólo permitió que Magdalena estuviera junto a él, callada, sosteniendo su mano pero sin mirarlo.
También estaba Damián pero no osaba acercarse demasiado al no saber qué decirle, algunos hombres se sienten incómodos al tener que consolar a otra persona y sobre todo si son de su mismo sexo.
Varios días pasaron hasta que Danilo volvió a la oficina, parecía muy cansado y más delgado que antes.
Le pidió a Magdalena que no se retirara de su despacho, que la necesitaba por algún tiempo y que lo lamentaba por Damián pero iba a tener que compartirla y que tendría que trabajar para los dos.
Los meses siguieron pasando y Magdalena seguía igual y se dijo a si misma que Damián no era el hombre elegido para ella ya que él jamás le declaró su amor y el de ella con el tiempo se había ido gastando.
Y llegó el día de su cumpleaños y un enorme ramo de flores le fue entregado por un cadete, eran de Damián, le alegraron el día y a pesar de sentirse muy sola decidió, ya que era sábado, ir a la peluquería, se cortó el cabello, no se lo tiñó porque al ser pelirroja las canas apenas se notaban y además eran muy poquitas, se maquilló los hermosos ojos verdes y pensó que iría a cenar al mejor lugar donde hubiera mucha gente y se sintiera acompañada, a la noche, al salir de su casa tuvo una sorpresa, Danilo estaba en la puerta con un ramo de rosas y una botella de shampagne, la invitaba a festejar su cumpleaños en la rambla, a orillas del río.
Magdalena se sintió tan halagada por ese simple pedido que se olvidó de sus planes de cenar sola y uno al lado del otro caminaron por la rambla, descorcharon la botella y como dos adolescentes la bebieron, esa fue la mejor noche de su vida.
El lunes al volver al trabajo se llevó dos sorpresas, una de ellas era la carta de despedida de Damián, en ella le contaba que aunque jamás había conocido a una mujer como ella, él no podía amarla en la forma que ella quisiera, ella era mujer y él era diferente, no había nacido para casarse.
Muy triste se sintió Magdalena al pensar que lo que ella creía amor no era más que una simple ilusión por parte de ella.
Damián le pedía que no divulgara su secreto y que entregara la carta de renuncia a Danilo, no tenía el coraje de seguir trabajando allí, volvería a su pueblo pues sabía que alguien lo estaba esperando y que en todos esos meses se había sentido muy solo sin él.
La otra sorpresa se la dio Danilo quien tomándola de la mano y sin decir nada más le pidió que se casara con él.
Magdalena sintió por primera vez esas cosquillitas en el estómago que se sienten una sola vez y sin pensarlo dos veces, le dijo que si.
Al fin lo sabía, siempre estuvo, sin saberlo, enamorada de Danilo pero ahora él era libre y si Dios le había dado una segunda oportunidad desaprovecharla sería un sacrilegio.
Omenia



Texto agregado el 29-11-2016, y leído por 237 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
03-12-2016 Sabes Ome, sonreí cuando dices que Magdalena parece un nombre del siglo pasado. Jajaja. Nunca lo vi de esa manera, pero bueno, merece un análisis. Ah… Y la Rambla en Barcelona, ¿qué mejor lugar para celebrar un cumpleaños? En una oportunidad lo celebré ahí con cantos de flamenco, y olé. Y sí, has explicado muy bien y en una narrativa fluida una historia de vida que sucede más de lo que se piensa. Un rebeso y disfruté la historia. SOFIAMA
30-11-2016 Este IPad, no tiene para poner acentos, (o al menos no se por donde anda). MujerDiosa
30-11-2016 Me encanto, Ome! Un besote. MujerDiosa
30-11-2016 Qué lindo relato, ome querida, a veces, el amor llega sin buscarlo, tú lo explicas muy bien. Felicitaciones por tu narración. Un abrazo dulce. gsap
30-11-2016 Una más de tus anécdotas malcontada mejor deja estos pseudo relatos en tu pc ahí se ven mejor MITNICK
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]