TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / FERMAT / Los problemas que tuvo Felipe II cuando construyo su monasterio

[C:574718]

Los problemas de Felipe II cuando construyo su monasterio
Corría el año 1560 cuando el rey Felipe II decidió construir un gran monasterio para celebrar la victoria que habían logrado las tropas españolas en 1557 derrotando a los franceses en la batalla de San Quintín. Y como el día de la victoria, era el de San Lorenzo, decidió que sería al santo a quien dedicaría el monasterio.
Monasterio que imaginaba grandioso y que soñaba fuera, también, un reflejo del esplendor de su reinado que se extendía por todos los continentes y que vivía el mayor apogeo que se había conocido en la historia.
Su obra, pensaba, debía construirse cerca de la corte a pocos kilómetros de Madrid, y debía ubicarse en una zona privilegiada a la que no le faltara el agua, los bosques, la caza y que no fuera ni muy llana ni muy montañosa.
Por consejo de uno de sus colaboradores, Luis de Requesens, se fueron descartando Manzanares, Aranjuez, Guisando, La Fresneda y, alguna que otra villa hasta elegir finalmente El Escorial. Que reunía todos y cada uno de los requisitos que deseaba el monarca. Quien muy ilusionado, acepto el lugar decidiendo, de inmediato, cambiarle de nombre por el de San Lorenzo de El Escorial.
Y, ante el entusiasmo del monarca, se desplazaron al lugar, en los primeros días de 1563, agrimensores, canteros, carpinteros, maestros de obras, peones y geógrafos dispuestos a comenzar la magna obra que, según todos, iba a ser una de las maravillas del mundo.
Hasta aquí, hemos reseñado brevemente los antecedentes de la obra. Que el rey pensaba seria rápida y fácil, sobre todo, cuando le dijeron que podría terminarse en seis o siete años.
Pero, ni se podía imaginar el muy inocente la cantidad de problemas que tendría a partir de ese día.
PRIMER PROBLEMA, LA LICENCIA DE OBRAS
Cuando todavía estaban solo abiertas una decena de zanjas, una mañana se presento uno de los concejales del pueblo, acompañado de un alguacil, obligando a los obreros a suspender las obras aduciendo que carecían de licencia.
Aquel municipio dependía de Segovia y estaba regido por el comendador Don Bernardino de Velasco, conde de Salazar. El espabilado susodicho había promulgado que el terreno era de interés local y por tanto no edificable y, así lo atestiguaron presentando un documento municipal en el que, además, se decía que según decreto acordado en la última reunión del ayuntamiento, esos terrenos se pensaban dedicar para construir un parque infantil, una zona de expansión para mayores y un centro deportivo, con lo que era totalmente imposible construir en ellos.
Cuando Felipe se enteró, aunque se enfadó mucho, optó por el dialogo y envió una delegación a Segovia para que convencieran al conde argumentando que la villa saldría ganando con el monasterio y, que podía estar seguro, que en el futuro se incrementarían muchísimo los ingresos de la villa gracias al turismo que seguro llegaría.
Pero el astuto comendador no se dejo convencer, bueno si un poco, dijo que cedería el terreno a la corona si le adjudicaban el mayorazgo de Plasencia, la villa de Villalba y el condado de Casarrubias del Monte.
El rey ni quería acceder al chantaje, ni utilizar la fuerza, así que ordenó que continuaran las negociaciones y que el conde cambiara el plan municipal, pero no hubo forma hasta que llego un momento en que se hartó y firmó un real decreto en el que la cedula y el titulo de villa dejaban de depender de Segovia y pasaban a su poder.
Resultado: Criticas de los vecinos por el abuso de autoridad y dos años perdidos en negociaciones.
Pero bueno, como había resuelto el escollo se dio por contento, podían continuar, bueno comenzar las obras.
Pero….
SEGUNDO PROBLEMA, LOS ARQUITECTOS
Apenas llevaban unos meses avanzando en los cimientos, cuando el arquitecto jefe, don Juan Bautista de Toledo, tuvo la mala idea de caer enfermo y después de morirse en el año 1567, dejando todo empantanado.
El rey, con tal de continuar las obras, contrató deprisa y corriendo a otro arquitecto que le recomendó el Duque de Alba, un tal Giovanni Batista Castello, un italiano sofisticado y petulante que llegó con ideas muy, digamos, floridas y sobre todo distintas a lo que el rey quería para su monasterio, nunca llegaron a entenderse y al final fue despedido en 1569.
Y ya habían pasado seis años desde su inicio, casi el tiempo en que le habían dicho estaría lista y vamos ni por el forro.
Esta vez el rey no quiso precipitarse en la elección, dio orden de que continuaran las obras avanzando, como pudieran, según las directrices de los maestros de obras hasta que encontrara el arquitecto ideal, que para su fortuna hallo, acertando de pleno con don Juan de Herrera, que de forma impecable dirigió la obra, no solo siguiendo las ideas del monarca sino aportando las magnificas suyas, llevándola con éxito hasta el final.
Bueno, pues problema resuelto, pensó Felipe, pero se equivocó de nuevo.
TERCER PROBLEMA, LAS CONSTRUCTORAS
La obra la llevaban a cabo dos potentes e importantes constructoras nacionales que se habían asociado en UTE.
.- Fomento de Conventos y Contratas (FCC) y
.- Actividades de Castillos y Servicios (ACS)
Pero, cuando se estaban iniciando la construcción de las bóvedas del monasterio, FCC se vio sometida a una OPA hostil por parte de la compañía Obras y Huellas Largas (OHL), que al final se hizo con su control. Pero de rebote nueva paralización de las obras.
Y aunque el rey, trato de intervenir en el asunto, los accionistas de FCC, que iban a salir beneficiados, le dijeron textualmente “que se metiera en sus cosas” y el rey se achantó y aguantó hasta que acabo la absorción y se reanudaron los trabajos.
Otro añito perdido y ya estaban en 1577
Y cuando parecía que todo ya seria coser y cantar, de nuevo otro incidente y como consecuencia.
Otro parón.

CUARTO PROBLEMA, EL SINDICATO DE LA CONSTRUCCIÓN
Los obreros, de un día para otro, abandonaron sus tareas incitados por su sindicato que se empeño en convencerles que estaban siendo explotados, aunque, a decir verdad, exageraban ya que con el salario que recibían tenían de sobra para pagarse unas sopas de ajo al mediodía (muy populares entonces) y patatas cocidas por la noche e incluso les sobraba dinero para cambiarse de albarcas cada año.
Pero se dejaron dirigir, se enfurruñaron y comenzaron una huelga salvaje, aceptando solo unos servicios mínimos ridículos, que en opinión de Juan de Herrera solo servían para empeorar las cosas.
Y bueno, ya se sabe lo que ocurre en estos casos, discusiones con los representantes, con los jurados de empres y, negociaciones y más negociaciones a partir de ofertas más o menos generosas. No faltando, por supuesto, las amenazas del rey de trasladar el monasterio a otra ubicación, hasta, que al fin, se llegó a un acuerdo ventajoso para los demandantes. Solo trabajarían doce horas al día en vez de las catorce de antes, tendrían medio domingo libre cada seis y recibirían dadivosamente tres huevos al mes para las sopas de ajo.
Y por fin, se reanudo el trabajo aunque ya se iniciaba el año 1579, a partir del cual se entro en un periodo bastante productivo de casi dos años, hasta que..
QUINTO PROBLEMA, ESCASEZ DE MATERIALES
A estas alturas, siendo ya evidente la grandiosidad de la obra, aun inconclusa, y la necesidad que aún tenían de materiales de construcción, no fue raro que los proveedores quisieran sacar tajada del asunto. Así que de la noche a la mañana se produjo un encarecimiento brutal en el precio del hierro, del bronce y de la madera que motivo la inmediata suspensión de las compras previstas al no poderse atender los nuevos precios.
Nueva intervención del rey, que ya estaba embalado y casi todo le daba igual, estando dispuesto a lo que fuera con tal de terminar la obra. Y como vio difícil conseguir que los precios bajaran (eran proveedores internacionales), resolvió el asunto aumentando los impuestos a los ciudadanos, justo a los habitantes de Segovia (que aun se la guardaba por la faena de la licencia de obras), nuevas quejas, pero, al final a callar, consiguiendo así afrontar los nuevos precios.
Pero, lo que no pudo evitar fue la perdida de otro añito. Comenzaba el 1580 y aun no se habían cubierto aguas.
Y todavía le quedaba superar un último escollo antes de la terminación.
SEXTO PROBLEMA. LAS PETICIONES DEL CLERO
Felipe había decidido que la Basílica, y por tanto el control del monasterio, estaría bajo el control de los monjes jerónimos, con los que tenía muy buena relación, pero el Papa, Gregorio XIII, comenzó a ponerle pegas y a dudar de la autoridad del rey para asignar a los monjes de su preferencia, sobre todo aduciendo que Felipe estaba excomulgado por decisión del Papa Pablo IV, que le castigó en represalia por la derrota de San Quintín en la que también habían colaborado tropas del Vaticano.
Pero, a estas alturas, Felipe era mucho Felipe, había vivido mucho y negociado mucho mas, con lo que zanjo la cosa prometiendo que santificaría la Basílica incorporando siete mil reliquias de santos y beatos, que por supuesto compraría, según precio de mercado, directamente a Roma. Y mano de santo (nunca mejor dicho), la tensión bajo, el Papa aceptó que fueran los jerónimos los clérigos que controlaran todo y tan amigos.
Y por fin, en 1584 el monasterio con sus 33.327 metros cuadrados, construido en las laderas del Monte Abantos, a 50 kilómetros Madrid y, a 1028 metros de altitud, con su planta en forma de parilla invertida en honor a San Lorenzo que fue martirizado en una de ellas, con su estilo renacentista y su apariencia monacal y palaciega. Fue terminado.
Y todavía le dio tiempo al rey de disfrutarlo hasta 1598 en que murió.
Fernando Mateo
Noviembre 2016

Texto agregado el 24-12-2016, y leído por 70 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
24-12-2016 Jajajaa...si yo, teniendo en mi haber la construcción de dos casitas me las vi en colores, era lógico que le pasara eso al pobre. Muy bueno. MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]