TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / dokini / Un cuento de Navidad

[C:574721]

Un Cuento de Navidad

Las condiciones en el Polo Norte no era de las mejores, un grupo de rescatistas estaban tratando de ayudar a una expedición perdida y lograron dar con el refugio de un viejo loco y hermitaño, que se pasaba todo el año rodeado de renos.

Rudolf, el mas astuto de ellos, cumplía la función de guía de los otros, les estaba dando consejos a su conductor dado lo difícil que les iba a resultar poder atravesar por esas gélidas tierras. Como guía de esta mágica expedición, estaba elaborando el trayecto triunfal por el mundo cuando el grupo de rescate los sorprendió en esa faena.

-Deben salir de inmediato. Ordeno el comandante de nombre Gregorio- Una gran tormenta se avecina y va arrasar con todo lo conocido..

No habían recabado que se encontraban en la comarca del mismísimo Papa Noel.

A los lejos se oyó una risa socarrona y hasta soberbia. Jo Jo Jo . Arrodillado sobre la nieve estaba tratando de cazar un Pókemon,

-Que cosas se inventan los grandes para los niños, no entiendo cómo se pueden divertir, pero en fin, gustos son gustos.

Alzó la mirada y se encontró con los cinco expedicionarios que lo acompañaban.

Estaban exhaustos, con una palidez fruto de la hipotermia provocada por la bajas temperaturas, se sacaban los zapatos por la fuerza de unos pies hinchados, comenzando a padecer alucinaciones. Se lo oyó decir a uno de ellos:

-Ayúdame Papa Noel, ante la hilarante risa de sus compañeros.

-Tengo sueño, apuntó otro, instando a sus camaradas a que descansaran sobre la nieve.

La muerte dulce, el sueño eterno, son las historias contadas por aquellos que estaba a punto de fenecer y que les provocaba un placer y gozo sublime.

Como pudo cargó en su trineo a estos desdichados en un estrecho lugar plagados de juguetes.

-Amigos, hoy tenemos una carga extra. Se lo oyó decir al barbado

Entre las primeras cartas surgió la de Jonás

“Querido Papá Noel:
En esta oportunidad no quiero que me traigas regalos, mi papá Gregorio se halla perdido en las nieves eternas, ya pasó un tiempo y no sabemos nada de él y sus compañeros, fueron a rescatar a un grupo de expedicionarios y aún no volvieron. Quiero tenerlo a él y a todo el grupo en la mesa de Navidad. Ese es el mejor regalo que me puedes hacer.
Con el cariño de siempre, Jonás”


Mientras leía la carta de sus ojos le brotaron las lágrimas. El padre de Jonás y los otros rescatistas no habían podido soportar las bajas temperaturas y yacían inermes en su mágico transporte.

-No puedo fracasar en esta cruzada, soy un embustero, si no puedo hacer feliz a un solo niño, no soy nada.

Recordaba uno por uno los regalos que le había hecho en su vida a Gregorio, también un ruego suyo, ya mayor, pidiendo por aquel hijo que no podían tener. Y siempre había cumplido.

-¿Porqué me piden que sea Dios?

Tomó por primera vez un lápiz y comenzó a escribir:

“Querido niño Dios, se que el misterio de la Navidad todo lo puede, el renacer de la vida, la gloria y la esperanza. En tus manos está el poder de hacer feliz a muchos niños. Hoy te pido por los desamparados, por los que perdieron la fe y por todos los que buscan en ti el milagro de la salvación.
Con el cariño de siempre, Santa Claus.”


OTREBLA

Texto agregado el 24-12-2016, y leído por 98 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
24-12-2016 Precioso tu cuento. Un abrazo con todo el corazón. MujerDiosa
24-12-2016 Está genial!!. ***** grilo
24-12-2016 Muy bonito. Enhorabuena FERMAT
24-12-2016 Hermosa historia y el final es SOBERBIO. Gracias por esa historia tan conmovedora. Feliz Navidad y que el Niño Dios te bendiga. Full abrazo. SOFIAMA
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]