TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / dokini / Génesis

[C:577575]

Llegamos cerca de las tres de la tarde al Aeropuerto Internacional Mc.Carran, en un apacible vuelo AA 1470 de American Airlines, procedente de Miami.

El comandante nos informa que la temperatura es de 23 grados, con cielo despejado.

Mac Carran, es una estación aérea distante ocho kilómetros de la Ciudad de Las Vegas, la “Capital del Pecado”, o más interesante aun, la “Capital de las segundas oportunidades”.

Alejados incomprensiblemente del mote religioso, entendíamos que el destino nos invitaba a las oportunidades.

Alquilamos un descapotable Audi y partimos entusiastas a la tan publicitada urbe.

Con mi esposa habíamos planeado minuciosamente el viaje. Ni bien llegamos, el objetivo fue dar con el paradero de algunos de los cientos Elvis que pululan por las calles casando parejas y pedirle que nos divorcie.

Tenía que ser regordete, patillas fingidas, anteojos oscuros y poco apego a las tradiciones, que aborrezca su profesión; o sea, cualquiera de ellos.

-¿quinientos dólares por un divorcio?

La sonrisa sórdida del émulo del cantante y una respuesta contundente:

-El sindicato de Elvis de Nevada dispuso tarifas únicas para todo el condado, ahora, si quiere casarse, son noventa y nueve dólares.

-Adelante, entonces-fue la lacónica respuesta.
La ceremonia concluyó con la entonación de “Suspicious Minds Live in Las Vegas”

La Fremont Street recorre el antiguo centro de Las Vegas, contiene la pantalla gigante más grande del mundo, se conjugan las más variadas de las propuestas. Es difícil imaginar el esplendor en la noche de la Vegas en esta tarde, vacía de pobladores, en una desolada calle raída de palmeras

De noche, una peatonal de cinco cuadras con las más diversas atracciones y con neones que ofrecen las ofertas más tentadoras, rodeada del bullicio, con una concurrencia que enmarca el espectáculo.

Cuando cae la tarde, lo que sorprende es la gente, como implantada en un mundo irreal, deambulando como zombies la noche citadina, que miran sin mirar, fascinados con las luces y el sonido. Una ciudad mágica, en el puro sentido de la palabra.

Con suerte de principiantes, unos tragamonedas generosos nos colmaron de billetes, impensados e incomprensibles, que nos aturdieron el raciocinio.

Sin compromisos maritales había cuenta de nuestro divorcio exprés, sumado a las atávicas costumbres en la división de bienes que la situación nos premiaba, decidimos dividirnos el botín por partes iguales.

Como suele suceder en estos casos, nos rodearon los “amigos del campeón”, esa caterva de individuos dispuestos a compartir los “logros”, en la noche siniestra de la ciudad sin gentilicios.

Amanecimos los dos en el desierto de Mojave, mi ex y yo, apenas los pasaportes y los últimos cien dólares, celosamente guardados.

-¿Y ahora qué hacemos?

-Continuar con nuestros planes- acotó Susana

Nuevamente en el aeropuerto, con un Elvis despistado en una capilla improvisada que nos comprometía nuevamente en casamiento. Como marcaba el sindicato nos cobró los noventa y nueve dólares, el último nos quedó de recuerdo.

En la capilla, a la espera de nuestro vuelo de regreso, comencé a leer la Biblia

Genesis 2.18: Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.

OTREBLA

Texto agregado el 09-04-2017, y leído por 86 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
09-04-2017 Genial, Dokini. Derrochas creatividad. Yo me creí la historia. Un besote. SOFIAMA
09-04-2017 Una loca aventura con todos los ingredientes.Y "Lo que se hace en las Vegas,en las Vegas se queda".UN ABRAZO. gafer
09-04-2017 Me ha gustado. elpinero
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]