TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sombrabl / Una historia entre otras muchas

[C:578027]

Hay quien asegura que la memoria es un mecanismo impredecible con un funcionamiento que, lejos de ser perfecto, a lo largo de los años va almacenando experiencias y aconteceres siguiendo criterios tan opacos e indescifrables que son imposibles de prever.

Al principio, los recuerdos se registran en el acto, diáfanos y frescos, pero es común que, conforme el tiempo discurre, se difumine su entidad, vayan borrándose inexorablemente hasta desaparecer por completo. Otros sin embargo se van transformado día a día y, en un proceso de cambio incesante, acumulan una variación tras otra hasta convertirse en una suerte de imagen ajena, distorsionada, que nada tiene que ver con la vivencia inicialmente experimentada. Pero también hay recuerdos -escasos, singulares- que se inscriben a fuego en la profundidad de la mente y que fulgurantes dejan el sello indeleble de lo que más tarde se manifestará como único, irrepetible.

Si me preguntan qué recuerdo de la noche en que conocí a Eva, poco puedo contestar. En mí sólo persiste la estampa vívida de una joven morena, desenvuelta y exuberante que desprendía una luminosidad inusual mientras entonaba ensimismada un villancico a cappella al resto de amigos, que escuchaban absortos, la contemplaban prendados, en un rincón al fondo del pub habitual. En La insoportable levedad del ser, Kundera explica que son instantes intensos como estos los que terminan por grabarse en la cabeza, dando lugar a lo que siempre nos contaron que es enamorarse.

Eva, siempre Eva, únicamente Eva; ella, la que por la fuerza arrolladora de su presencia, por la magnética esencia de su persona, acabaría convirtiéndose para mí en una especie de eje vital e ineludible, en mi particular obsesión cotidiana, en el centro de un misterio fascinante e inesperado con un poder de atracción hipnótico, paralizante.

Y así cada fin de semana se transformó de pronto en un reto; cada día festivo, en promesa de epifanía: la posibilidad de un encuentro, de aproximarme, poder observarla, su natural donaire, su lozanía, disfrutar de sus gestos vibrantes y desinhibidos, con sosiego y complacencia, sin apremio alguno. Y cada conversación con ella fue oportunidad de descubrir su mundo, de dejarme ser al admirar su locuacidad resuelta y alegre, su chispa vivaz y radiante; ocasión para acertar, una vez más, la clave que suscitara su risa esplendorosa como una mañana primaveral.

No quedó más solución que aprender a nadar en las aguas briosas de esa nueva corriente de esperanza y deseo, afrontando mi sentir y sorteando miedos, superando antiguas inseguridades, mostrándome valiente para ser capaz de irrumpir en su día a día; sorprendiéndola, alentándola, ganándome el privilegio de su compañía, reuniendo la entereza suficiente que permitiera dar forma a una ilusión nueva, a esa quimera cotidiana y accesible que habríamos de compartir alguna vez, que sería semilla de complicidad.

Esperanzas, anhelos, pasiones que recorrieran alguna vez nuestra sangre; transformándonos, moldeándonos, conformando una identidad completa a partir de un mero ideal. Aquello que edificamos con infinito cuidado y paciencia, atendiendo a cada detalle, cada minúsculo detalle. Y que ahora es solamente sombra, reminiscencia, apenas desvaído esbozo de un desbaratado castillo de naipes. Imagen solitaria que refulge en algún recodo perdido de mi pasado. Una imagen como esta:

La rivera de un río cualquiera una imprecisa tarde de verano, una charla casual con Eva, probablemente a solas; confidencias, enojos y risas. Y yo, acaso yo mismo constatando lo que en cierta ocasión había escuchado o quizás leído en un libro de Kundera; que los sueños en algunos casos pueden llegar a cumplirse.

Texto agregado el 27-04-2017, y leído por 131 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
27-04-2017 Por eso hay que tener cuidado con lo que se sueña. glori
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]