TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / hippie80 / La Boda.

[C:578170]



Sobre la pequeña mesita construyeron el altar, de tela blanca inmaculada, festoneada de cobre y oro , sobre ella, los símbolos religiosos, en el centro dispusieron el crucifijo de tal modo que el Dios de rostro dolorido mirara hacia la ceremonia.
De modo solemne, el sacerdote inició el sacramento con las palabras usuales y tradicionales para tal ocasión:
- Hermanos, nos hemos reunidos esta tarde para unir en santo matrimonio a este hombre y a esta mujer que han decidido unir sus vidas para siempre, en virtud al amor que se profesan. Oremos.
Todo los presente oraron junto al sacerdote quien al terminar aquel rezo, se acercó al novio y le pregunta con solemnidad :
- ¿Aceptas a esta mujer como esposa, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y, así, amarla y respetarla todos los días de tu vida?
- Sí acepto – contestó el novio - con dichosa sonrisa en los labios.
Haciendo lo mismo con la novia, el sacerdote pregunta nuevamente :
- ¿Aceptas a este hombre como esposo, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y, así, amarlo y respetarlo todos los días de tu vida?
- Sí acepto – respondió la novia – con alegría y emoción.
Satisfecho el sacerdote prosigue con la ceremonia , bendice los anillos y declara :
- Ha sido Dios quien ha hecho nacer entre vosotros el amor, y que sea El quien confirme este consentimiento mutuo. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre. Ya sois esposo y esposa. Tomad vuestras manos en símbolo de unión eterna.
Los novios se tomaron de la mano y permanecieron así por algunos momentos, en el pequeño salón, entre los presentes, se pudo sentir algunos sollozos, algunas lágrimas rodaron sin poder ser contenidas.
El sacerdote y todos los que estaban allí, observaban esas manos unidas como símbolo de unión perpetua y sagrada, como realización final de un amor que había transcurrido en el tiempo, como un inicio místico materializado en la tierra y en los corazones.
De pronto, la mano del novio se desprendió de la mano de la novia y cayó inerte, sin voluntad… sin vida. Ella buscó afanosa la mano amada que le había abandonado sin poder hallarla y tras algunos esfuerzos, aquella mano desesperada también quedó inerte colgando piadosa desde la camilla.
Se produjo entonces en la salita, un silencio doloroso, lacerante e infinito que rasgaba los corazones presentes sin piedad alguna.
Uno de los doctores presente en la ceremonia murmuró con respeto :
- Es admirable que los ancianos hayan fallecido con tan poca diferencia de tiempo.
El altar construido en la mesita, se desarmó lentamente, el rostro del Cristo herido, era aún más triste que en otras ceremonias que había celebrado el sacerdote.


Texto agregado el 04-05-2017, y leído por 150 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
04-05-2017 Eres infinito y mágico, querido. Te quiero! Julia_Flora
04-05-2017 Inesperado y genial final de esta historia bien contada.UN ABRAZO. gafer
04-05-2017 Final feliz. Muy bueno. filiberto
04-05-2017 Valia la pena esperar... Que forma mas increíble de dejar esperando un desenlace que en este caso,no fue triste,ellos cristalizaron su deseo y se fueron unidos a esa vida que los creyentes imaginamos existe. Vida despues de la vida Emocionante* * * * * Un beso Victoria 6236013
04-05-2017 genial!!!!!!!!!!!!!!!!! yosoyasi
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]