TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / hippie80 / En el bar.

[C:579065]

Para hablarte cosas que deseaba decirte, pensé que lo mejor era invitarte a un bar, y allí junto a unas buenas cervezas, en un lugar tranquilo, me sentiría inspirado para hablarte de amor y de romance. Nos habíamos acercado mucho y coincidíamos en muchas cosas, tu seducción me atrapaba en los lazos de la magia con gran intensidad.

En el bar pedí cerveza para los dos, no tenían mi marca preferida ni la tuya, el bar-man tuvo que improvisar y nos trajo algo desconocido pero cervezas al fin, también le pedí un naipe y te sorprendí diciéndote que te adivinaría cosas de tu vida.
Al poco rato, las cartas de ese naipe estaban sobre la mesa y comencé a adivinarte… tu nombre, tu cumpleaños, tus estudios, tus deberes y otras cosas más. Por tu sonrisa constante supe que no pude convencerte que yo era un brujo o un adivinador, solo me decías que hacía trampa y que me dabas demasiadas pistas. La verdad sobre ti, está sobre la mesa, te decía intentando convencerte.
Luego algo extraño sucedió, la cerveza me produjo un gran mareo y comencé a sentirme mal, aquello era fatal para mis pretensiones de conquistar finalmente tu corazón.

Fui a la barra a hablar con el bar-man y le dije que su cerveza me había producido mareos, que hiciera algo por remediar la situación, si me podía dar algo que me volviera a la plenitud mental, que la necesitaba para hablar contigo de modo seductivo.
El hombre entonces, luego de mirarme de modo extraño e irónico, me ofreció una pequeña píldora, sanadora según él y que ingerí al instante con un poco de soda.

- En dos o tres minutos, te vas a sentir como un super hombre, ya vas a ver como esa chica se hace tu novia y tu gran amor – dijo el hombre mientras esbozaba una pequeña sonrisa-
Regresé a acompañarte en esa mesa de bar y ahora tú tenias los naipes sobre la mesa y te dispusiste a adivinar mi propia vida.
- Mmm – murmurabas – qué tenemos aquí, un romántico rebelde, un amante de la música que persigue en su fantasía vírgenes griegas, un idealista, ¿un matón de barrio bravo? Un anarquista, un.. mmm

Me reí con tus adivinanzas y te dije que no todo lo que decías era real, pero algunas cosas sí. Me sentí bien con lo que decías y también me sentí bien con la píldora que me había dado el bar-man, ya no tenía mareos aunque sí, bastante calor, lo que era raro en la noche fría aquella.
Te dije que pondría un poco de música en la roccola para hacer más agradable nuestro encuentro en el bar. Te gustaría algo de los Beatles ? pregunté.

- Sí – fue tu sonriente respuesta – Algo de los Beatles. Si tienes "Hold on" mucho mejor, es un tema precioso.

Me acerqué a la máquina de música y quise mirar su semi-esfera desde donde se ven los discos disponibles para reproducir, pero lo que vi fue horrible y asombroso : No había nada de discos sino unas serpientes de gran tamaño que se movían nerviosas y sinuosas dentro de la esfera, y ellas… ellas me miraban amenazantes, con evidente deseo de atacarme.
Regresé inmediatamente a nuestra y mesa y no tardaste mucho en preguntarme :
- ¿Te sucede algo?, estás pálido.
- No, nada – respondí nervioso – nada me sucede, solo que tengo mucho calor
- ¿Calor? Pero si estamos en invierno y la noche de verdad, está bastante fría- fue tu asombrada respuesta -.

- No sé – te dije – quizás el lugar es muy pequeño o el techo está demasiado bajo, no lo comprendo.
Para comprobar mi teoría miré hacia el techo del bar pero éste no existía, en algún momento había volado, desaparecido. Solo me quedé mirando el cielo oscuro y cerrado de nubes de invierno y solo puede reaccionar cuando cruzó ese cielo sombrío un astronauta con su traje espacial, todo como una horrorosa alucinación.
La píldora me digo asimismo, debe ser la culpable de estas alucinaciones, la píldora ¡!
Ese hombre es el culpable de todo esto, maldito bar-man, tendrá que explicarme, qué me dio.

Acudo inmediatamente a la barra, pero en el camino tropiezo con dos payasos que daban volteretas en el suelo, caigo al piso e intento levantarme rápidamente para increpar a esos bufones idiotas, pero al levantarme no veo a los payasos sino a una hermosa mujer vestida de blanco... recuerdo tu cartomancia a través de la cual me dijiste que perseguía vírgenes griegas en mi fantasía. La admiro asombrado pensando que es verdaderamente una diosa, ella tiene un cigarro entre los dedos de su mano derecha, se lleva el cigarro a sus labios y observo que tiene tus mismos bellos y seductivos labios. Aspira el cigarro aquel y luego de sonreirme exhala el humo hacia mí, de ese humo azulado emergen aves hermosas, pajaritos que cantan melodias y revolotean en bandadas hasta escapar por el techo abierto del bar.

Quiero volver a mirar a la hermosa mujer pero ésta ya no existe, por tanto camino nuevamente en dirección a la barra y grito:

- ¿Dónde está usted? ¿qué tipo de píldora me ha dado? Responda de una vez ¡!
Tú te acercas a la barra y estando junto a mí me preguntas nerviosa también :
- ¿Qué te sucede? ¿de qué píldora hablas?
- Regresa a la mesa y espérame en ese lugar mi amor – hazlo por favor.
Tú regresas a nuestra mesa y en ese preciso instante aparece frente a mí el bar-man, pero no es él, sino una avestruz gigante y me habla :
- Bueno, te di lo que pedías, algo que te sanara del mareo y que te ayudara a declarar tu amor a la chica, las dos cosas sucedieron. De qué te quejas de las alucinaciones, ¿no es acaso el amor una alucinación poderosa y permanente?. Tú entraste a este bar alucinado, no hay nada de qué protestar. Paga y vete, ya no hay nada más que puedas hacer en este bar.
Algo convencido de los argumentos del bar-man, o mejor dicho, de la enorme avestruz, pagué las cervezas y fui en tu búsqueda, enseguida te dije que ya debíamos salir del bar aquel.
Antes de salir contigo del lugar, en la puerta de salida del bar pude leer su anuncio comercial : “Agradece su visita el bar LUNES SABADO DOMINGO”.
Es el nombre más raro que he conocido de un bar y te lo comento, también estás de acuerdo de que es un nombre muy raro.
Luego fue un caminar por esas calles nocturnas hasta llegar al portal de tu casa y despedirme.
- Bueno, lamento haber arruinado todo en nuestra cita en el bar aquel – te digo en voz baja y ya libre de alucinaciones - ¿Me podrás perdonar?
- ¿Perdonarte de que me hayas dicho “mi amor”? Regresa a la mesa y espérame en ese lugar mi amor, ¿lo recuerdas? Además si lees solo las iniciales del nombre de aquel bar, ¿qué te queda?
- ¿LSD? – respondo asombrado y comprendiendo muchas cosas en ese instante- LSD !! La droga de los años 60s. Es lo que me dio ese hombre en el bar.
- Así es, te han administrado una pequeña dosis de LSD y has alucinado en nuestra cita – me aclaras en una sonrisa – Yo también alucino contigo y no necesito LSD para decirte… “Buenas noches mi amor” y bueno, ya debo entrar e ir a dormir.
Mis manos entonces rodearon tu cintura, te atraje hacia mí y te di el primer beso, un beso prolongado y tibio, dulce y alucinante. Luego me despedí de ti con tu misma frase : “Buenas noches mi amor”.-

Texto agregado el 10-06-2017, y leído por 125 visitantes. (14 votos)


Lectores Opinan
16-06-2017 Usted está mal de la cabeza escribe tan bonito y habla tantas estupideces, realmente tiene dos personalidades. Como puede escribir esto en mi perfil: "Borra esta basura indio mejicano, soplale la verga a peña nieto. hippie80" Realmente es usted un ordinario y patético poems
11-06-2017 Sos un dulce de leche. Un abrazo tierno. MujerDiosa
10-06-2017 Estimado, me puedes dar la dirección, hay días, como hoy que necesito una cerveza y una pastillita. Si tuviera una chica a mi lado sería mejor. Pero ya sería algo cercano al Paraíso. En general, estoy acostumbrado a no ser tan exigente. La dirección por favor. Déjamela en mis visitas. Gracias. FerdiCartago
10-06-2017 Estimado, me puedes dar la dirección, hay días, como hoy que necesito una cerveza y una pastillita. Si tuviera una chica a mi lado sería mejor. Pero ya sería algo cercano al Paraíso. En general, estoy acostumbrado a no ser tan exigente. La dirección por favor. Déjamela en mis visitas. Gracias. FerdiCartago
10-06-2017 Bien estructurado texto narrativo con un contenido dulce como el amor de un corazón joven. Me encantó. Un abrazo Hippie querido. SOFIAMA
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]