TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / clandestino / Dimonsh set

[C:580585]

Recuerdo que era un amanecer nublado de aquel domingo 7 de mayo cuando horas más tarde toda Francia iría e emitir su voto a las urnas, definiría su rumbo político entre la candidata ultraderechista Marine Le Pen y el centralista-liberal Emmanuel Macron. Le Pen mujer asesorada por su padre Jean-Marie, durante su campaña había propuesto la idea de que Francia debería de seguir el ejemplo del Reino Unido, de abandonar la Unión Europea. Por su parte, Macron apoyado de forma indirecta por el presidente Hollange, proponía un proyecto de “ni de izquierdas ni de derechas”, de ganar se convertiría en el jefe de Estado galo más joven de la historia. Paris hervía de propaganda política, en las principales calles y esquinas la propaganda de Macron sobresalía. Mientras que en las estaciones subterráneas del metro citadino, los anuncios de Le Pen superaban a los de Macron. Lo mismo se observaba en la avenida Campos Elíseos, Plaza de la Concordia y en el símbolo más reconocido de Paris, La Torre Eiffel.
Los turistas que visitaban la ciudad Luz se detenía a tratar de entender que decían los candidatos en su panfletos, les parecía artísticos, había impresos ya destruidos y rayados que sobre la imagen de Le Pen, algún maldoso había escrito “fuera comunista”.
Pero aquí viene lo interesante, la voz del pueblo. Al entrar a un restaurante tradicional en la calle Saint-Michel, encontré lugar en una pequeña y discreta mesa, la conversación de los franceses, obvio, era sobre la elección, un animado grupo externaban sus preferencias políticas, un hombre de edad madura decía: “Le Pen ganará porque propone una política clara para la clase obrera, ella es una luchadora política distinguida”. Un segundo comensal agregó: “Ella busca el voto de los descontentos con la política laboral de Hollange”.
Tomó la palabra un defensor de Macron que minutos antes movía la cabeza en señal de desacuerdo: “ella está bajo investigación judicial por desvíos de fondos, ¿Cómo puedes confiar en una persona así?, Macron no tiene compromiso con ninguna corriente política y eso ha gustado a jóvenes liberales, además sabe de economía y consolidará la banca francesa”. Cuando señaló Jóvenes liberales, sin ser francés, me sentí incluido.
La réplica no se hizo esperar: Macron ne connaissent la misère que par les statistiques. (Macron no conoce la miseria más que por las estadísticas).
Y bajo este mismo tenor siguió aquella apasionada y animada charla de franceses de café que no tenían ningún ápice de prisa por levantarse.
Más tarde, la expectación estaba latente en ambos bandos por conocer los resultados de la elección, para las 8:20 de la noche, el eficiente Ministerio del Interior daba a conocer el triunfo de Macron. En la ex planada del Museo de Louvre miles de seguidores se reunieron para festejaban la victoria. “La tarea que tenemos ante nosotros es inmensa”, señaló ante sus seguidores. Cuando me retiré el festejo continuaba al compás de la Marsellesa, después me enteré que se prolongaría durante todo el día siguiente.
El reconocimiento inmediato de su derrota y la felicitación a su contrincante por parte de Le Pen, hablan de un ejemplo de democracia y civilidad, que no tienen candidatos de otros países cuando el resultado no les favorece y culpan a la institución electoral de fraude; esos aspirantes sólo luchan por el binomio poder-riqueza a toda costa.

Texto agregado el 01-08-2017, y leído por 32 visitantes. (2 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]