TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / huallaga / HUIDA

[C:583982]

Al caer la tarde ya estaban otra vez buscándonos. Sabíamos que en cualquier momento darían con nosotros. Una tortura a la persona indicada y seríamos comida de hormigas y cuanto animal pudiera darse un banquete con nosotros. Así que antes que cayera la noche y el círculo se estrechara salimos por la parte trasera de la casa sin avisar a nadie, buscando perdernos entre la maleza. Escuchamos ladridos de perros acercándose. Nos quedamos callados y el viento empezó a soplar. Se agitaron las ramas con violencia mientras los pájaros buscaban guarecerse. Empezaría la lluvia y eso nos daría facilidad. Volvimos a correr y oscurecía rápidamente. Teníamos que seguir el camino a oscuras sin importarnos nada. Queríamos que empezara a llover porque de ese modo nuestras huellas se disiparían. Recordé a Patricia y a mi suegro cuando los hombres uniformados no tuvieron piedad de ellos. A lo lejos vi los ojitos de mi esposa que se cerraban mientras un maldito le pasaba el cuchillo. ¿Cuál fue su culpa? Ser mi esposa y amiga de Clodoaldo, el hombre que está corriendo conmigo. Querían dar ejemplo. Y seguiríamos nosotros que a veces nos quedábamos con la mercadería para venderlas. Pensábamos que nunca se darían cuenta. Pero eso no sucedió.
No veíamos nada. Las ramas nos golpeaban porque seguíamos corriendo sin rumbo. No distinguíamos el camino. No teníamos miedo de las serpientes ni de los animales feroces. Solo queríamos escapar. El río estaba cerca y una vez ahí nadaríamos hasta un lugar seguro. Bordeamos un pequeño acantilado y Clodoaldo no tuvo suerte. Se cayó sobre una roca y vi que su pierna empezaba a sangrar. “Corre”, me dijo, y el ladrido de los perros se hizo más cercano. Traté de jalarle pero gimió con desesperación. “Corre”, volvió a repetirme. Fue lo último que dijo, dos perros se acercaron y uno de ellos se abalanzó hacia su pierna herida mientras el otro hacía lo propio sobre mí. Yo lo esperé con el machete listo. Lo degollé. Y mientras corría buscando el río, escuché que el grito de Clodoaldo se iba opacando…

Texto agregado el 04-12-2017, y leído por 5 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
04-12-2017 Excelente narrativa que atrapa y mete en la historia. Se percibe el miedo, el deseo de vivir, la desesperación del que huye de la injusticia... Dejo 5* Borarje
04-12-2017 interesante historia yosoyasi
04-12-2017 Un trabajo muy bien logrado con una historia que cautiva al lector, muy bien narrada. Buenos escritos esta noche. Saludos desde Iquique Chile. vejete_rockero-48
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]