TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Habitante del reino de las plumas

[C:58703]




-Gracias señor Gorrión- dijo la anciana al conserje antes de retirarse. –Que tenga usted un buen nido. El hombre movió su cabeza como diciéndose a si mismo –esta señora está más loca que una cabra.
-Señorita golondrina ¿Cómo está usted? ¿Y sus pichones como se encuentran señora gaviota? ¡Que gusto de verlo señor Cuervo! ¿Y como está su señora Codorniz? La gente la miraba y se sonreía. El señor Águila, que ese era su apellido, debió conformarse con cambiar de especie para transformarse en un cormorán y la señora Gallo pasó a ser lechuza, pero ellos aceptaron esto de muy buen humor ya que se compadecían de la pobre mujer y le permitían todo.
Como la señora parecía estar dañada muy de adentro, había transformado su casa en un enorme nido, se acostaba en un lecho de hierbas secas y sólo comía semillas de maíz y trigo, para digerir de vez en cuando algunos gusanillos que se procuraba escarbando ella misma en los jardines vecinos. Ustedes no van a creer que la señora esta se estaba metamorfoseando poco a poco, sus huesos se fueron ahuecando y su nariz alargando desmesuradamente por lo que, en términos generales, su aspecto era muy similar al de un cóndor. No voy a mentir y decir que a la dama ésta le comenzaron a crecer plumas porque eso no fue así. Ella se mandó a confeccionar un traje que la transmutaba por completo, tanto así que los gatos más golosos se relamían al verla y de no ser ella un pajarraco tan voluminoso, esta historia se hubiese acabado aquí mismo.

Cuando conversaba con sus vecinas, cosa rara porque en cuanto aparecía, las demás arrancaban a morirse, comenzaba a despotricar contra todos: -Ese es un pájaro de cuentas, para mí que ese pájaro raro se trae algo entre las patas, es un pobre pichoncito, más vale un pájaro en la mano que cien volando, pobre ave, pajarito, una golondrina no hace verano, que pajarón más grande y una que otra expresión que no colocaré aquí para no tener algún entredicho con alguien un tanto susceptible.

A tanta llegó su obsesión que un buen día quiso imitar a Ícaro y se lanzó desde un edificio de treinta pisos. Se despanzurró en el suelo la buena señora pero no murió del costalazo sino que de un certero disparo de escopeta realizado por un cazador furtivo que pensando que se encontraba ante un ave gigantesca, quiso ser dueño de tan valiosa pieza. Bueno, lo consiguió porque todos coincidieron que había cazado una rara especie de buitre y él, muy orgulloso, se llevó de un ala a su presa, la cual ahora luce majestuosa en su espléndida galería…








Texto agregado el 23-09-2004, y leído por 193 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
27-09-2004 No me gustó el final, demasiado increíble. Hasta ese momento me había creído todo el cuento como una pajarona. libelula
25-09-2004 Já! Y se salió con la suya nomás, y usted también, mi estimado. Saludos. guy
24-09-2004 ¡esto es una premonición!!!!!! mis estrellas emplumadas anemona
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]